El SPD prepara su era post Merkel volcado en el centrista Scholz

Las elecciones, en septiembre de 2021, serán las primeras desde 2005 sin la actual canciller alemana

15.08.2020 | 23:16
El ministro alemán de Finanzas y candidato a la Cancillería alemana por el SPD, Olaf Scholz. Foto: Efe

berlín – El Partido Socialdemócrata alemán (SPD) se ha adelantado al bloque conservador en la planificación de la era post-Angela Merkel, volcado en mostrar cohesión en torno a su nueva gran esperanza, Olaf Scholz, tan centrista como la canciller.

Scholz, ministro de Finanzas y vicecanciller en la gran coalición, fue designado el lunes candidato del SPD a la Cancillería alemana. Un puesto al que, hasta ahora, solo llegaron tres socialdemócratas –Willy Brandt, Helmut Schmidt y Gerhard Schröder–.

Queda más de un año hasta la fecha prevista para las elecciones generales –un domingo de septiembre de 2021, probablemente–. Ninguna otra formación ha definido su candidatura. Del bloque conservador lo único que está claro es quién no será: Merkel, quien desde 2018 asegura que no optará a otro mandato.

Serán las primeras generales desde 2005 sin Merkel. El SPD ha visto cómo caían derrotados ante ella cinco de los suyos –Schröder en 2005, Frank-Walter Steinmeier en 2009, Peer Steinbrück en 2013 y Martin Schulz, en 2017–. El primero, desde su posición de canciller; el segundo y el tercero, siendo ministros de Merkel –Exteriores y de Finanzas–; el último, tras dejar la presidencia de la Eurocámara.

Scholz fue designado con el voto unánime de la presidencia del partido. Desde el SPD se insiste en que precisa ninguna votación de ratificación dado ese fuerte respaldo. En marzo celebrará el SPD su siguiente congreso federal, donde simplemente se definirá el programa con el que Scholz entrará formalmente en campaña.

Hay un consenso tácito en limar asperezas. Desde tiempos de Schröder en la cancillería, el SPD ha visto diez relevos en su presidencia –algunos, como Andrea Nahles, la penúltima en la lista, cayeron entre zancadillas internas–.

Que Scholz no lograra hace nueve meses ser elegido como presidente del partido, derrotado por un tándem teóricamente marginal –Saskia Esken y Norbert Walter-Bojans, ambos del ala izquierdista– no parece importar.

Dicha elección estuvo precedida por un gran cásting entre 16 aspirantes, que desfilaron por sucesivas conferencias regionales; hasta el congreso del SPD marzo no se prevé ningún proceso interno similar, aunque sí visitas de Scholz a delegaciones regionales.

No hay ruido de sables contra Scholz. Quien fue su azote constante como líder de las Juventudes del partido –los Jusos–, el eterno rebelde Kevin Kühnert, también respalda de pronto a Scholz, tras años cuestionando su línea centrista y supeditando a consultas entre las bases la continuidad o no a la gran coalición.

Kühnert está volcado en su propia carrera al Bundestag (Parlamento federal), donde aspira a entrar en 2021. Otros nombres del partido están asimismo con su pugna por un puesto de diputado –como el alcalde-gobernador de Berlín, Michael Müller, que no aspirará a su reelección en las regionales de la capital y ciudad-estado, previstas también para 2021–.

Las corrientes del SPD se están reorganizando. Y ello favorece la armonía en torno a Scholz. Como titular de Finanzas tiene ante sí un semestre duro, con Alemania ejerciendo la presidencia de turno de la Unión Europea (UE) y el desafío de materializar el fondo de reconstrucción post-pandemia.

la clave

El rival inmediato, Los Verdes. El SPD ha subido ya alguna posición tras la designación de Scholz. Su primer desafío es superar a los ecologistas, que durante meses ocuparon la segunda posición en intención de voto –tras los conservadores de Merkel– y que reclamarían para sí el liderazgo, de formarse un bloque entre SPD y Verdes, probablemente respaldado por La Izquierda, capaz de alcanzar la cancillería.

la frase

merkel"la pandemia va a transformar la situación de muchas personas en todo el mundo"

La canciller alemana Angela Merkel advirtió ayer en su mensaje de vídeo semanal sobre el posible empeoramiento de las emergencias humanitarias en todo el mundo a consecuencia de crisis actuales como la pandemia.