La UE trabaja para recuperar los viajes “en un futuro cercano”

Diez países, entre ellos España, acuerdan llegar a una libertad transfronteriza progresiva y coordinada

18.05.2020 | 23:33
Una pasajera consulta su dispositivo móvil en la terminal T1 del aeropuerto de Barcelona-El Prat. Foto: Efe

Madrid – Los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania, Austria y ocho países del sur de la UE, entre ellos España, acordaron ayer coordinarse lo más posible "con vistas a restaurar la libertad de movimiento y los viajes seguros en un futuro cercano", aun teniendo presente que su situación epidemiológica es diferente.

Así lo afirman en una declaración conjunta fruto de una reunión por videoconferencia entre los jefes de la diplomacia de Alemania, España, Italia, Austria, Grecia, Croacia, Portugal, Malta, Eslovenia, Chipre y Bulgaria.

Los ministros sostienen que la libertad de movimiento transfrontreriza puede alcanzarse "de manera progresiva" siempre que la actual tendencia epidemiológica "positiva" lleve a "situaciones epidemiológicas parecidas" a los países de origen y los de destino. Reconocen, además, que es necesaria una atención especial a los trabajadores transfronterizos.

La reunión fue organizada por Alemania y, en una declaración posterior, el ministro Heiko Maas avanzó que la intención de su Gobierno es levantar el próximo 14 de junio su recomendación general de evitar los viajes y sustituirla por avisos particulares país por país en función de su situación en la pandemia. Con esta información los turistas podrán elegir "dónde ir sabiendo lo que les espera allí y si es mejor no viajar este verano", informa la televisión pública ARD.

En la reunión también se habló del levantamiento de las medidas de cuarentena en los distintos países. Según contó después el italiano Luigi di Maio, los ministros han acordado trabajar juntos y no crear "corredores turísticos creados sobre la base de acuerdos bilaterales". "Esto no es aceptable, va contra el espíritu europeo", dijo en su página de Facebook.

La semana pasada, España decretó el cierre de las fronteras internas aéreas y marítimas con los países del área Schengen -las terrestres ya lo estaban-, salvo para repatriación de españoles y otros casos particulares, de momento hasta el 24 de mayo. Además, impuso una cuarentena de dos semanas para todo el que llegue del extranjero durante todo el estado de alarma.

Ahora, la declaración adoptada ayerº por los 10 ministros asume que la mejor manera de alcanzar una "normalización gradual de los viajes transfronterizos" es un enfoque escalonado, coordinado y acordado entre Gobiernos y que la clave es encontrar formas para permitir los viajes y al mismo tiempo, "evitar que se descontrole el riesgo de un aumento de las infecciones".