La Fiscalía pide 121 años para Kote Cabezudo

El Ministerio Público acusa al fotógrafo donostiarra de varios delitos de agresión sexual

23.12.2021 | 00:28

Donostia – La Fiscalía de Gipuzkoa pide penas que suman 121 años y medio de cárcel para Kote Cabezudo en la causa principal contra el fotógrafo donostiarra por 32 presuntos delitos de índole sexual, pornografía infantil, estafa y contra la integridad moral de 16 de sus modelos supuestamente cometidos entre los años 1992 y 2013.

En su escrito de acusación, el Ministerio Público demanda además distintas compensaciones económicas para las chicas perjudicadas, que en conjunto ascienden a un millón de euros.

En concreto, la Fiscalía imputa al fotógrafo tres delitos de abuso sexual con acceso carnal; una agresión sexual agravada; un delito de abuso sexual con abuso de superioridad; siete delitos de utilización de menores en la elaboración de material pornográfico y facilitar la difusión del mismo; un delito de pornografía de menores en concurso ideal con otro contra la integridad moral; once delitos contra la intimidad agravados por la difusión de material audiovisual, cuatro delitos de estafa, y cuatro delitos contra la integridad moral.

El Ministerio Público explica que, aunque era "estomatólogo-odontólogo de profesión", desde finales de la década de los ochenta del siglo pasado Cabezudo ejerció trabajos como "fotógrafo de moda", una "tarjeta de presentación" de la que presuntamente se aprovechó "para satisfacer su interés libidinoso" mediante la "realización de material pornográfico con mujeres jóvenes, sin importarle que las mismas fueran menores de edad".

"De la misma manera", prosigue el documento, y "prevaliéndose del ascendente" que le daba sobre las modelos su "notoria diferencia de edad" y la posición de dirección de las sesiones que ejercía en su condición de fotógrafo, presuntamente "aprovechó" para "mantener relaciones sexuales" con ellas. Detalla todos y cada uno de los presuntos delitos y describe una forma de actuar similar en casi todos los casos en los que las chicas, algunas de ellas menores, firmaban un contrato en el que no eran informadas "suficientemente" de lo que iba a hacer con el material.

noticias de noticiasdealava