Violencia vicaria, cuando el machismo se ceba en los hijos

El caso de Olivia y Anna es un nuevo episodio de la violencia ejercida contra los niños con el único objetivo de hacer daño a la madre

11.06.2021 | 10:56
José Bretón.

La violencia vicaria es una de las expresiones más crueles y salvajes de la violencia machista. El caso de Olivia y Anna es un nuevo episodio de la violencia ejercida contra los hijos con el único objetivo de hacer daño a la madre. Aunque se considera violencia vicaria la ejercida "sobre cualquier otra persona unida de modo estrecho" a la mujer, a menudo son los hijos el principal objetivo de esta crueldad machista.

En el caso de la desaparición de Olivia y Anna, el principal objetivo del padre, Tomás Gimeno, ha sido hacer daño a la madre a través de sus propios hijos. Los niños fueron vistos por última vez el pasado 27 de abril. Gimeno recogió a sus hijas a las cinco de la tarde, tal y como había pactado con Beatriz, madre de las niñas. Aunque debía entregarlas a las nueve de la noche, nunca llegó a hacerlo. A partir de entonces se suceden una serie de llamadas en las que Gimeno advierte a Beatriz de que no las volverá a ver nunca más. También envía mensajes de despedida a su padre y a amigos.



El caso Bretón fue otro de los salvajes crímenes cometidos en el marco de la violencia vicaria, después de que José Breton quemase el 8 de octubre de 2011 a sus hijos de 6 y 2 años tras conocer que su mujer quería divorciarse.

En Moraña, Galicia, David Oubel Renedo asesinó el 31 de julio de 2015 a sus hijas de 4 y 9 años degollándolas con una sierra radial. Su propósito, como los anteriores casos, hacer daño a la madre, en la que es una de las expresiones más crueles de la lacra de la violencia machista.

La delegada del Gobierno contra la violencia de género, María Victoria Rosell, ha lamentado ante el hallazgo del cuerpo de Olivia que Tomás Gimeno "no es un loco o un asesino en serie, es la cara del machismo de ese hombre que no tolera la libertad de la mujer o su igualdad".

Rosell ha advertido de que "son ya muchos" menores asesinados por violencia de género, 41 desde 2013 y 4 huérfanos este año "todos con el mismo patrón", ha dicho en una entrevista en RNE.

"No es un loco o un asesino en serie, es la cara del machismo de ese hombre que no tolera la libertad de la mujer o su igualdad y contra eso debemos luchar las instituciones y toda la sociedad todos los días no solo cuando sucede lo peor", ha manifestado.
noticias de noticiasdealava