Alerta sanitaria

Noche de cierre ‘caliente’

Grupos bebiendo en la calle y negacionistas se llevan un puñado de multas por incumplir la normativa

24.01.2021 | 00:51

Bilbao – Durante la primera noche del cierre perimetral y sin bares de Bilbao, las patrullas de la Ertzaintza que realizaron controles sobre el cumplimiento de las medidas para evitar contagios de covid-19, detectaron grupos de personas bebiendo alcohol en la calle y una concentración de negacionistas. Una sola patrulla de la Ertzaintza que realizó un control en Elorrieta y vigiló parques y plazas para que se respetaran las medidas restrictivas llegó a poner 15 denuncias por beber alcohol en la calle, fumar sin respetar la distancia y por estar en grupos de más de 6 personas.

El suboficial de la Ertzaintza de esa patrulla explicaba que quienes realizan ese tipo de vigilancias "han empezado a notar el hastío y la relajación de la gente" ante las medidas contra la pandemia y que entre los denunciados "hay personas de todas las edades". Según datos del Departamento de Seguridad, desde el 26 de octubre hasta el 19 de enero, la Ertzaintza y las Policías locales han interpuesto 42.158 denuncias. En Bilbao, la Ertzaintza ha puesto 3.142 denuncias y 5.707 la Guardia Urbana.

La pasada noche, en un Bilbao sin bares y con lluvia, patrullas policiales se acercaron a personas en la calle para recordarles que no pueden beber alcohol en la calle y que, si van a comer o a fumar, deben mantener al menos dos metros de distancia con otras personas. Y todos los conductores pudieron acreditar la conveniencia de salir o entrar de la ciudad.

En el parque de Doña Casilda, punto habitual de botellón, no pudieron sancionar a nadie porque salieron huyendo. Los agentes vigilaron también una concentración de negacionistas en la plaza Arriaga, lugar en el que se multó a un joven por beber alcohol y fumar sin respetar la distancia, y cerca de ahí, en la Plaza Nueva, pusieron denuncias a dos chicas también por beber alcohol en la calle. Además, un vecino de la Plaza Euskadi llamó a la Ertzaintza para alertar de la presencia de unos 60 jóvenes en esa zona y, ante la llegada de la patrulla, esas personas huyeron del lugar, si bien los agentes pillaron a un grupo de 12 jóvenes que fueron multados.