10 gestos cotidianos para combatir el cambio climático

13.01.2021 | 00:36
El consumo de productos locales es uno de los gestos que propone Ihobe.

Ihobe ha elaborado un catálogo con acciones

la prohibición de las bolsas de plástico el pasado año marcó un punto de inflexión importante. Pero antes de ello, estaba en nuestra mano utilizar bolsas reutilizables y contribuir a reducir las emisiones sin que nadie nos lo impusiera. Mínimo esfuerzo y máximo impacto, ya que el uso medio de las bolsas de plástico es de unos 12 minutos y, sin embargo, tardan de 15 a 1.000 años en descomponerse.

Muchas de ellas acaban en los océanos, provocando daños en la fauna y flora marina. Según Ihobe, la Sociedad Pública de Gestión Ambiental del Gobierno Vasco, entre el 10 y el 15% de las aves marinas del Golfo de Bizkaia tienen plásticos en su estómago. Además, tan solo el 35% de estas bolsas se deposita en los contenedores amarillos para su reciclaje y el coste climático de este producto es muy elevado al ser un derivado del petróleo.

Sin embargo, el 34% de la ciudadanía vasca no actúa en mayor medida contra el cambio climático porque piensa que no puede hacer más o bien no sabe cómo hacerlo. La Sociedad Pública de Gestión Ambiental Ihobe ha elaborado un catálogo con 52 gestos cotidianos que contribuyen a reducir las emisiones y combatir el cambio climático.

He aquí diez de ellas y el porqué de su efectividad. Cinco niveles. Del uno al cinco, acciones que requieren un esfuerzo muy pequeño (1), hasta otras que exigen uno muy grande (5) por nuestra parte. Y otros cinco niveles para medir el impacto de cada acción en el medio ambiente: muy pequeño (1), pequeño (2), medio (3), grande (4) o muy grande (5).

1Adquiere los electrodomésticos con etiqueta energética A (Esfuerzo 1, impacto 4)

Los electrodomésticos suponen más del 45% del consumo eléctrico de un hogar. Frigoríficos, congeladores, secadoras, lavadoras y lavavajillas están sujetos a la normativa europea que obliga a etiquetarlos con información sobre su consumo de energía. Conviene elegir electrodomésticos con etiqueta A, ya que consumen menos energía para realizar la misma función. En los últimos tiempos, a la clase más eficiente A se ha sumado la A+ y A+++, aún más eficientes. Un frigorífico de alta eficiencia energética puede conllevar un ahorro económico de 60 euros anuales respecto a uno de 15 años de antigüedad. El consumo de un frigorífico A+++ respecto a uno con clasificación A es de un 60% menos. Así, el gasto de un frigorífico A+++ es de 26 euros/año, mientras que el de uno A es de 69 euros/año.

2Con 20ºC es suficiente; usa la calefacción de forma responsable (Esfuerzo 1, impacto 3)

Si reducimos la temperatura de nuestras casas en 1ºC, podemos ahorrarnos entre un 5 y un 10% de la factura eléctrica y dejar de emitir tanto CO2 como en un trayecto por carretera de 1.600 kilómetros. Programar el termostato, fijando una temperatura inferior durante la noche y cuando estemos fuera de casa reducirá la factura de calefacción en un 7-15%. Cerrar las cortinas y ventanas por la noche harán que se pierda menos calor.

3Haz turismo de cercanía y conoce tu entorno (Esfuerzo, 1; impacto, 4).

El mar, la montaña y los valles protagonizan nuestro paisaje e historia. Disfruta del Geoparque de Zumaia, del Parque Natural de Aralar. Son parajes espectaculares que nos ofrecen experiencias cercanas y accesibles. Acercarnos a estos espacios naturales aumenta la sensibilidad para su cuidado. Y todo aquí mismo, a un paso de tu casa.

4Usa el transporte público (Esfuerzo 2, impacto 4)

El transporte público es fundamental en la ciudad: contamina menos, supone un ahorro económico para quien lo utiliza, disminuye el número de vehículos en circulación, reduce el riesgo de accidente en itinere, es accesible para la gran mayoría de la población, y ocupa menos espacio público. Las emisiones por persona en vehículo particular son de 208 g CO2e/km; de 135 g CO2e/km en autobús urbano y de 25 g CO2e/km en Metro Bilbao. Herramientas como www.moveuskadi.com permiten planificar viajes en transporte público entre diferentes puntos de Euskadi.

5Al comprar un vehículo analiza el certificado de emisiones (Esfuerzo 2, impacto 5)

Desde 2015 en la Unión Europea la media de emisiones de CO2 de los coches nuevos no puede superar los 130 gramos por kilómetro. La clasificación del parque móvil tiene como objetivo discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y ser un instrumento eficaz en políticas municipales, tanto restrictivas de tráfico en episodios de alta contaminación, como de promoción a través de beneficios fiscales.

6Evita el 'stand by' de los aparatos (Esfuerzo 2, impacto 4)

El consumo de energía por puesto de trabajo en una oficina supone unos 8.000 kWh/año. Este consumo de energía es el doble de lo que cada persona consumimos en nuestra vivienda y provoca la emisión de unas 4 toneladas de CO2/año. Se necesitan tres hectáreas de bosque para eliminar el CO2 que producimos en nuestro puesto de trabajo por consumo de energía. Utiliza regletas con interruptor.

7Consume productos locales (Esfuerzo 3, impacto 4)

La agricultura de proximidad evita grandes desplazamientos del producto e innecesarios envasados. Transportar alimentos en avión de un lugar a otro del planea genera 1.700 veces más emisiones de CO2 que transportarlos 50 kilómetros en camión. En términos estrictos, el transporte puede suponer hasta un 80% de la huella de carbono de la alimentación. Por cierto, los productos locales son más sabrosos porque maduran en el campo y no en las cámaras frigoríficas. Además, el comercio de proximidad contribuye a reducir la contaminación ambiental, porque evita el desplazamiento, el gasto en combustible y la contaminación atmosférica. Por cada litro de combustible que quema el motor de un coche, se desprenden más de dos kilos de CO2 a la atmósfera.

8Compra de forma responsable (Esfuerzo 4, impacto 5)

Vivimos en una sociedad de consumo. A lo largo del día recibimos decenas de estímulos para que compremos y consumamos bienes, aunque no sean necesarios. El consumo masivo lleva al consumismo, que es la demanda exagerada y compulsiva de bienes y servicios. Compra con cabeza: planifica las comidas, haz listas de la compra y evita las compras impulsivas, no te dejes seducir por la presentación. Apuesta por productos y servicios ecológicos, y de comercio justo y ético, así como de alta eficiencia energética. Rechaza los productos de usar y tirar y descarta aquellos bienes con envoltorios innecesarios.

9Aísla adecuadamente tu casa (Esfuerzo 4, Impacto 4)

La ausencia de aislamiento provoca que la temperatura exterior y la interior tiendan a igualarse. Cuanto mejor se aíslen las paredes y las ventanas de la vivienda, menores pérdidas energéticas se generan. Las pérdidas de calor a través de las paredes, del tejado y del suelo suelen constituir más del 50% de las pérdidas totales.

10Contrata energía de fuentes renovables (Esfuerzo 5, impacto 5)

Generar la energía directamente o contratar electricidad de origen renovable 100% son las dos opciones para consumir electricidad renovable. Los principales sistemas para producir electricidad renovable en el hogar son la instalación de paneles solares fotovoltaicos o la instalación de minigeneradores eólicos. Estas soluciones no siempre resultan sencillas, pero sí es fácil contratar energía eléctrica de origen renovable 100%.

Para consultar los 52 gestos: https://www.ihobe.eus/publicaciones/52-gestos-por-cambio-climatico-2.

noticias de noticiasdealava