Reducen de 5 a 2 años la petición de cárcel para Enrich y Luna

Los futbolistas Sergi Enrich y Antonio Luna han mostrado arrepentimiento e indemnizado a la joven a la que grabaron

15.10.2020 | 01:04
Dos de los acusados, ayer durante el juicio. Foto: I. Azurmendi

donostia – Una indemnizacción de 110.000 euros (más de lo que solicitaba la acusación), el reconocimiento expreso de los hechos, sin ningún pero; y su arrepentimiento permitirá a los futbolistas Sergi Enrich, actual capitán del Eibar, y Antonio Luna, ex armero que milita en el Girona de Segunda División, eludir la cárcel y "poder continuar con sus vidas". Así lo reconoció el abogado de este último al término de la vista oral que tuvo lugar ayer en el juzgado número 3 de lo Penal de Donostia. Tanto la Fiscalía, como la acusación particular, en representación de la víctima, rebajaron las solicitudes de condena para estos dos futbolistas tras la declaración de ambos en el juicio: de cinco a dos años, al tener en cuenta como atenuante la reparación del daño y el arrepentimiento. Luna rompió a llorar en mitad de su testimonio: "No pensábamos que todo esto pudiera acabar así. No lo hicimos para hacerle daño".

Ambos admitieron que grabaron el vídeo en el que se les ve manteniendo relaciones sexuales con una mujer en la noche del 18 al 19 de abril de 2016; reconocieron que tomaron las imágenes sin el consentimiento de la joven donostiarra con la que mantuvieron dichas relaciones; más aún: que eran conscientes de que ella había mostrado su rechazo a ser grabada. También que la engañaron al día siguiente, en una "conversación telefónica muy larga", en la que le reiteraron que habían borrado el vídeo. "Pero no lo hicimos en ese momento", admitió Enrich, pese a la insistencia de ella. Es más, aseguraron que esa misma mañana se lo enviaron, "sin consentimiento ni conocimiento de la víctima", a su compañero en el Eibar Eddy Silvestre, actual jugador del Albacete, equipo que milita en Segunda División. Silvestre también declaró ayer en el juicio, acusado de difundir la grabación que se haría viral en todo el Estado español. Sus compañeros de vestuario le señalaban a él desde el principio y así quedó constatado en dos audios registrados como pruebas.

Silvestre lo negó todo y tendrá que esperar a la sentencia para saber si se libra de la cárcel o no. El ministerio fiscal, que destacó la diferente actitud de Enrich y Luna, arrepentidos, por un lado; y Silvestre, por otro; mantuvo para este la petición de dos años y un día, lo que le iría ir a la cárcel, mientras que la acusación particular sostuvo su solicitud de tres años, además de reclamar una indemnización de 30.000 euros a la víctima. Silvestre echó balones fuera. Todo o nada. Si la jueza no da por probado que pasó el vídeo, podría librarse. Si considera que lo hizo, podría ir a prisión.