Italia inmoviliza el barco 'Sea Watch 4' después de realizar una inspección a bordo

El buque lleva fondeado 14 días de cuarentena preventiva frente a Palermo

21.09.2020 | 00:46
El barco de rescate 'Sea Watch 4'. Foto: Efe

ROMA – La autoridades italianas inmovilizaron el barco Sea Watch 4, de la homónima ONG alemana y Médicos Sin Fronteras (MSF), en el puerto de Palermo (Sicilia, sur), tras realizar una inspección el sábado, comunicó ayer la organización alemana. "Sea Watch 4 está inmovilizado en Palermo. Era lo que esperábamos tras una inspección cuyo claro propósito era encontrar razones falsas que nos impidieran volver a salvar vidas. El nuestro es el quinto barco humanitario que paralizan en cinco meses", criticó Sea Watch en las redes sociales. MSF por su parte condenó la actuación de las autoridades italianas, que bloquean al barco después de que haya permanecido durante 14 días fondeado frente a Palermo para que su tripulación cumpliera las dos semanas de cuarentena preventiva por la pandemia del coronavirus.

La directora de las operaciones de búsqueda y salvamento de MSF, Ellen van der Velden, lamentó en un comunicado que Italia impida con "obstáculos, tecnicismos y barreras" a otro barco salir al mar para "salvar vidas". El 15 de agosto, el Sea Watch 4, operado conjuntamente por Sea Watch y MSF, salió de España en su primera misión conjunta hacia Mediterráneo central. Entre el 22 y el 24 de agosto, la embarcación Sea Watch 4 rescató a unos 200 migrantes y el 29 de agosto acogió a bordo a los más de 150 salvados por el buque Louise Michel, financiado por el artista de arte urbano británico Banksy, después de que este segundo barco declarara el estado de emergencia y no pudiera navegar debido a un exceso de capacidad peligroso. Once días después de su primer rescate, las autoridades italianas asignaron Palermo como lugar seguro y dieron instrucciones para trasladar a las 353 personas rescatadas a un ferry en Palermo. En anteriores ocasiones los guardacostas italianos inmovilizaron barcos de ONG por "anomalías" relacionadas con la seguridad de la navegación o el cumplimiento de la legislación sobre protección del medio ambiente marino. Por otro lado, los 133 migrantes rescatados el sábado por el barco humanitario Alan Kurdi, de la ONG alemana Sea Eye, esperan frente a las costas de Lampedusa un puerto en el que poder desembarcar, dijo ayer el responsable del barco en las redes sociales.

62 menores y un bebé El Alan Kurdi salvó el sábado a 133 migrantes en el mar en tres operaciones de auxilio distintas, entre ellos un bebé de cinco meses, y ayer se dirigió a las proximidades de Lampedusa (sur de Italia), a la espera de que algún país europeo le autorice un puerto. "El barco Alan Kurdi de la ONG alemana Sea Eye llegó a Lampedusa con 133 migrantes rescatados en tres intervenciones diferentes: 62 son menores y familias. El bebé más joven tiene 5 meses", escribió el responsable del barco, Gordon Isler, en las redes sociales. Sea Eye por su parte criticó que ninguna autoridad de Libia, Italia, Malta o Alemania hayan respondido a sus comunicaciones. El rescate del Alan Kurdi se produjo horas después de que las autoridades italianas permitieran el viernes a los 150 migrantes a bordo del barco de la ONG española Open Arms que atracaran en Palermo (sur de Italia), tras diez días de espera en el Mediterráneo.

"Necesitan seguridad, deben ser evacuados

y no objeto de negociación

entre los países de la UE"

Gordon isler

Responsable del barco 'Alan Kurdi'