Estudio de la Universidad del País Vasco

Las infecciones víricas afectan a la progresión de la diabetes

Un estudio de la UPV/EHU desvela que los genes no codificantes pueden jugar un papel relevante

04.05.2020 | 22:48
Un virus

donostia – Un estudio de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha determinado que el origen y progresión de la diabetes se ve influida por las infecciones víricas, además de la genética. El trabajo concluye que "los genes no codificantes, y, por tanto, no muy estudiados hasta la fecha, pueden ser importantes en la patogénesis de las enfermedades".

Al estudiar el efecto que tiene uno de esos genes en las células productoras de insulina, han concluido que una infección vírica puede "activar ciertos procesos que podrían llevar a la célula a su destrucción". La prestigiosa revista científica PNAS ha publicado el estudio.

La UPV/EHU recordó ayer que la diabetes tipo I, o insulinodependiente, aparece en la juventud o la infancia. Alrededor del 10-15% de los tipos de diabetes son de esa categoría. "Se trata de una enfermedad autoinmune, inflamatoria y poligénica muy compleja. Las personas que la desarrollan tienen una genética particular, pero sabemos que otra serie de factores también pueden participar en la activación de la enfermedad", explicó. Los responsables del estudio han encontrado "una interacción entre las infecciones víricas y un gen no codificante que puede incrementar el riesgo de desarrollar la enfermedad".

La profesora de Bioquímica y Biología Molecular de la UPV/EHU Izortze Santin Gomez ha investigado "la influencia de un polimorfismo que aparece en el gen Lnc13, un gen no codificante relacionado con la diabetes tipo I", en colaboración con la investiga'dora Ikerbasque y miembro del Departamento de Genética, Antropología Física y Fisiología Animal de la UPV/EHU Ainara Castellanos-Rubio.

"Los polimorfismos de la zona no codificante del genoma, que hasta ahora no se han tenido en cuenta, pueden tener importantes funciones y pueden estar relacionados con la aparición de ciertas enfermedades, por lo que es posible que a partir de ahora tengamos que comenzar a tenerlos en cuenta", explicó Satin. Si bien es "muy pronto" para variar el tratamiento médico, la investigación abre un interesante camino a estudiar.