Bolaños se reunirá este domingo con el Govern para intentar reconducir la crisis del espionaje

El ministro de la Presidencia mantendrá un encuentro con su homóloga en la Generalitat, Laura Vilagrà, en plena polémica por el escándalo

23.04.2022 | 14:44
El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, viajará este domingo a Barcelona para reunirse con la consejera de la Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà, para "continuar con el diálogo" tras el escándalo por el espionaje a más de 60 políticos independentistas a través del software Pegasus.

Fuentes gubernamentales han informado en un comunicado de que en los últimos días se han venido produciendo diversos contactos entre el Gobierno español y el Govern de la Generalitat que han dado lugar a la celebración de la reunión que tendrá lugar este domingo "para continuar con el diálogo entre gobiernos".

El encuentro empezará a las 10.00 horas en el Palau de la Generalitat y está previsto que después hagan declaraciones a los periodistas de manera separada.

Para el Ejecutivo español es "muy importante" que se siga manteniendo "la misma voluntad de diálogo" que se ha venido practicando hasta ahora con Catalunya desde que Pedro Sánchez es presidente. "Este Gobierno apuesta y seguirá apostando por el diálogo y el acuerdo", han asegurado.

"Es importante recordar de dónde venimos y dónde estamos en las relaciones entre el Govern de Catalunya y el Gobierno de España para darnos cuenta de que ese es el camino a seguir: cooperación institucional y diálogo. Los catalanes, en particular, y toda España lo agradecerán", han trasladado desde el Ejecutivo.

En Barcelona, el ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, ha advertido a la Generalitat que "no hay alternativa al diálogo", pese a las turbulencias surgidas a raíz de la denuncia de espionaje a través del programa de Pegasus.

Ha recordado que la semana que viene está prevista la comparecencia en el Congreso de la ministra de Defensa, Margarita Robles, "que es de quien depende el CNI", al que desde el independentismo se señala como presunto responsable de espionaje.

Ante los llamamientos de la Generalitat a dar explicaciones sobre este caso, Iceta espera que "se pueda producir un contacto entre el presidente de la Generalitat y el del Gobierno de España", aunque ha puntualizado que "la explicación política en nombre del Gobierno la hará la ministra de Defensa" en el Congreso.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha exigido al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que dé explicaciones de una vez por este caso y ha cargado contra Robles por sus declaraciones "insuficientes y contraproducentes".

En declaraciones a los medios en el Palau de la Generalitat, con motivo de la Diada de Sant Jordi en Catalunya, Aragonès ha considerado "inadmisible que aún no haya explicaciones claras" por parte del Gobierno español.

Por su parte, el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha reclamado nuevamente que el Ejecutivo asuma responsabilidades y ha recordado a Sánchez que en otros casos similares de espionaje en el pasado hubo dimisiones.

Junqueras ha considerado que, a pesar de ser un día de fiesta, "no se puede olvidar que la represión continúa y sigue afectándonos a muchos de nosotros", como en este caso de espionaje, que en "cualquier democracia que se diga mínimamente avanzada debería comportar la asunción de responsabilidades políticas".

"Es evidente que cuantas más horas pasan sin que se asuman responsabilidades, más difícil tiene el Gobierno reconstruir la confianza perdida ante la sociedad catalana, los demócratas españoles y los medios internacionales de prestigio", ha afirmado.

El portavoz de JxCat, Josep Rius, ha afirmado que el "silencio" de Sánchez le hace "sospechoso" de ser "cómplice" del espionaje a líderes independentistas y reclamado responsabilidades.

Según "The New Yorker", al menos 60 líderes independentistas catalanes y vascos fueron víctimas del sistema de ciberespionaje Pegasus, que sólo se puede vender a gobiernos, entre ellos el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y los expresidentes Artur Mas y Quim Torra y el entorno del expresident Carles Puigdemont, así como la presidenta del Parlament, Laura Borràs, y el propio Rius.

Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha asegurado que el Gobierno "está trabajando" para preservar el "diálogo" con la Generalitat.

En declaraciones a los periodistas en el tradicional desayuno con motivo de la Diada de Sant Jordi organizado por el Ayuntamiento de Barcelona, Díaz ha señalado que la denuncia de espionaje no debe estropear la relación con el gobierno catalán.

"La política es dialogar. Lo otro no tiene ningún sentido, ya lo hemos vivido en Catalunya durante demasiado tiempo", ha remarcado.

Aunque ha señalado que debe ser "discreta", ha garantizado que "el Gobierno de España está trabajando" para facilitar ese diálogo: "Vamos a encontrar salidas, como siempre hacemos".

No obstante, ha reconocido que el espionaje denunciado "no es soportable en una sociedad democrática" y que teme que la puedan espiar cuando habla por teléfono. La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha reclamado "ir más allá de las explicaciones" y que haya "dimisiones".

Malestar en JxCat

Mientras, JxCat ha recibido con malestar la reunión anunciada para este domingo entre el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y la consejera de la Presidencia, Laura Vilagrà, para abordar la denuncia de espionaje.

Fuentes de JxCat han explicado a Efe que "no dan por válida" esa reunión, que califican de "cita menor", y recuerdan que esta semana el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, dio por congeladas las "relaciones políticas" con el Gobierno de Pedro Sánchez, a la espera de que dé explicaciones y "depure responsabilidades" por la denuncia de "espionaje político" a independentistas.

"Para Junts en el Govern, el único anuncio que esperamos del Gobierno español es la apertura de una investigación sobre el espionaje", ha remarcado en un comunicado JxCat, uno de los dos socios de la coalición de gobierno en Cataluña.

JxCat ha querido marcar así el terreno a ERC, formación a la que pertenece la consellera Vilagrà, mano derecha de Aragonès en el Govern.

Según JxCat, mientras el Gobierno no anuncie una investigación sobre el caso, "tal y como se pactó entre los dos socios de Govern el pasado martes, mantenemos congeladas las relaciones y, por lo tanto, las reuniones políticas bilaterales".

noticias de noticiasdealava