Casado se quita presión tras escenificar su sintonía con la patronal

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, niega "asperezas" con el PP por la reforma laboral, y bromea con reservar una habitación de hotel. El Gobierno español anuncia a la noche que tiene el aval de Bruselas para presionar a los grupos

17.01.2022 | 16:44
El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, con el líder del PP, Pablo Casado

Día de buenas y malas noticias para el PP. En la mañana de este lunes, Pablo Casado se había sacudido la presión de Pedro Sánchez escenificando que su rechazo a la reforma laboral no ha abierto una brecha en la relación con la patronal. Pero, por la noche, el Gobierno español contraatacó exhibiendo el respaldo de Bruselas, que ha realizado una primera valoración "positiva" de la reforma.

Pedro Sánchez había redoblado esfuerzos en las últimas jornadas para que Pablo Casado permitiera la aprobación de la reforma laboral con su abstención. Lo fiaba todo a la sintonía del PP con la patronal española CEOE, que sí forma parte del acuerdo. Pero el líder del PP ha escenificado este lunes que no se ha abierto ninguna brecha con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien quitó hierro a la posibilidad cada vez más clara de que el PP vote en contra de la reforma. Garamendi negó que existan "asperezas o problemas".

Abrazos y confidencias sirvieron para escenificar, al menos en público, que no hay tensiones. Casado se quita la presión de Sánchez. "Ni yo llamo a Pablo para decirle lo que tiene que hacer, ni él me llama a mí, lo quiero dejar muy claro y no sé si deberíamos cogernos una habitación en este hotel para demostrar nuestra relación extraordinaria", llegó a bromear Garamendi.

EL CAPOTE DE MARIANO RAJOY


El mismo día, Casado recibió otro salvavidas: el expresidente Mariano Rajoy, el artífice de la reforma laboral que querían desmontar el PSOE y Unidas Podemos, respaldó a su sucesor en el PP porque el modelo que plantea ahora el Gobierno español es "peor que lo que había", según dijo en Canal Sur Radio.

Hasta la fecha, las voces que presionaban al PP le pedían que diera el visto bueno a la reforma de la vicepresidenta Yolanda Díaz con el argumento de que, en realidad, tampoco hace tabla rasa ni se lleva por delante todos los aspectos que introdujo el PP. Por ejemplo, no se toca la indemnización por despido, que no subirá. Rajoy admitió que, efectivamente, los cambios han sido menores pero, aun así, cree que no deberían haberse producido.

"Hay que dejarse de ideologías y lo que funciona no se debería tocar", sentenció, para añadir después: "No se han cargado la reforma del PP y la que han hecho es peor que la que había y, por tanto, yo no veo ninguna razón por la que el PP tenga que votar eso".


CALVIÑO PRESIONA CON EL AVAL DE BRUSELAS

Pero, por la noche, el Gobierno español esgrimió la baza europea. La vicepresidenta primera de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, avanzó para presionar a los grupos que Bruselas ha realizado una primera valoración "positiva" de la reforma. Lo dijo tras la reunión del Eurogrupo, y espera que la ratifique el Congreso, con el argumento de que Europa, que tiene que liberar los fondos de recuperación, la avala.
 

GARAMENDI "RESPETA" A CASADO

En paralelo, Antonio Garamendi negó que existan asperezas con Casado en la VIII edición del Foro de Innovación Turística de Hotusa. Aunque insistió en que la reforma "es buena para el país y da muchísima estabilidad", dijo respetar al PP. "Yo respeto la posición del PP. Pero nosotros hemos firmado lo que hemos firmado. Hemos hecho el trabajo que teníamos que hacer", dijo, para añadir después que su patronal insiste en que "no se mueve ninguna coma de lo acordado", y no aceptarán otras modificaciones en el trámite en el Congreso.

UGT planteó otra vez una segunda fase de negociación para ampliar los cambios a otros aspectos como las indemnizaciones por despido, pero no tocarlo ahora. En Cantabria, el PRC exige inversiones en cercanías.

noticias de noticiasdealava