El catalanismo moderado camina hacia una fusión

El PNC de Marta Pascal, la Lliga y la plataforma Lliures negocian crear un partido e intentan sumar al PDeCAT

11.08.2021 | 00:37

barcelona – El Partit Nacionalista de Catalunya (PNC) que lidera Marta Pascal, la plataforma política Lliures y la Lliga Democràtica negocian su fusión y la creación de una nueva formación política que aglutine al catalanismo moderado y de centro y rehúya los discursos independentistas y de izquierdas. El acuerdo definitivo se intuye que puede quedar cerrado el próximo diciembre e incluso se estudia que el PDeCAT de Àngels Chacón se pueda sumar al proyecto, así como la formación Convergents. Todos ellos partidarios de avanzar hacia una soberanía plena pero en contra de cualquier estrategia rupturista como la acontecida en 2017.

La atomización de las nuevas formaciones ha sido un obstáculo en las últimas convocatorias electorales, como sucedió en los comicios del pasado 14 de febrero, donde no solo el PNC, sino también el PDeCAT, se quedaron sin representación parlamentaria. Antoni Fernández Teixidó, exdirigente de Convergència que ya hace años impulsó la constitución de Lliures como una plataforma nacionalista de corte liberal, encabeza las negociaciones junto a Pascal, que fue coordinadora general del PDeCAT tras su fundación hasta su profunda desavenencia con Carles Puigdemont. A ellos les acompaña, Astrid Barrios, rostro visible de la Lliga. Los trabajos que ya han arrancado se han articulado a través de cuatro grupos de trabajo (estrategia, programa, organización y área municipal), con la idea de que en diciembre se pueda poner fin a la integración y se pueda celebrar un congreso fundacional que reduzca el número de grupos que ha dejado a sus espaldas el procés. El gran estreno podría producirse en las elecciones municipales, donde hay municipios en los que PDeCAT y JxCat también están en conversaciones para ir de la mano para que el mundo convergente no ceda poder.

Esta fuerza nacionalista moderada sería competencia para el PSC y podría restarle votos importantes en la mismísima Barcelona si consigue atraer a la sociedad civil. Lo que sí se descarta es la incorporación al proyecto de Units per Avançar, coaligado a los socialistas en las últimas citas electorales.

noticias de noticiasdealava