Víctimas de torturas y malos tratos toman la palabra frente al silencio y el olvido

El Gobierno Vasco reconoce a 35 víctimas de abusos policiales en un emotivo homenaje contra un sufrimiento injusto

27.06.2021 | 00:40
Artolazabal entrega una de las resoluciones favorables durante el acto de ayer. Foto: O. González

"Fuisteis objeto de torturas y malos tratos". Esta frase, en apariencia sencilla, tuvo una enorme resonancia ayer en boca de la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal. Porque resume una de las mayores aspiraciones de las víctimas de la violencia por motivos políticos en Euskadi: que se saque a la luz estas vulneraciones de derechos humanos, que se pueda hablar de las mismas sin tapujos tras décadas de silencio forzado y, como consecuencia, que no se vuelvan a repetir estos casos de abusos policiales.

Unas torturas y malos tratos que se produjeron durante la dictadura y la Transición, pero también con la democracia ya plenamente instaurada. El homenaje a 35 de estas víctimas celebrado en el Palacio Euskalduna fue un buen ejemplo de ello al abarcar el periodo entre 1960 y 1985. Treinta de ellas o sus familiares estuvieron presentes en el acto, y el momento en que se levantaron para recoger de manos de la consejera los dictámenes en los que se les reconoce la condición de víctimas marcó el pico de emoción.

"Fuisteis víctimas de una violencia injusta y sois, como todas las víctimas de la violencia y de vulneraciones de derechos, víctimas de primera; porque no hay víctimas de segunda", aseguró Artolazabal en una jornada, 26 de junio, que fue declarada por Naciones Unidas como Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura. Pocas veces se habrán expresado en un acto institucional términos como "bolsa, bañera, pato, rueda o quirófano", que según explicó la consejera, "adquirieron para vosotros y vosotras desde entonces una doble y traumática significación". Muchos de los protagonistas del acto fallecieron como consecuencia de los abusos o no han llegado a tiempo de "ver restaurada su verdad y su dignidad". Se trata de Koldo Arriola, Felipe Suárez, Felipe Carro, Felipe Laraudogoitia, María Josefa Bilbao, Mikel Azpillaga, José Mari Madariaga, Juan Mari Zuloaga, Ion Arretxe e Idoia Aierbe. Un minuto de silencio en su memoria contribuyó a la sensación general de sobrecogimiento.

Una emoción apenas contenida que se transmitió desde la actuación de Kukai Dantza que inauguró el acto: el canto enmarcado en una respiración ahogada y la interacción al ralentí de dos cuerpos con el torso desnudo, vigilados y guiados por otra figura vestida enteramente de negro. "Memoria, verdad, reconocimiento, reparación y garantía de no repetición", enumeró Artolazabal, haciendo suya la frase que presidía el escenario. Así, destacó la losa añadida que ha supuesto "el dolor del paso del tiempo" causado por "el olvido, el silencio, la negación" e incluso la "estigmatización".

"La verdad", prosiguió, es el principio que vertebra este reconocimiento, fruto del trabajo de la Comisión de Valoración que ha resuelto de forma favorable los expedientes sobre 35 víctimas en el marco de la ley vasca de abusos policiales entre 1978 y 1999. La verdad de las víctimas, por tanto, "ha de ser la verdad social, de todos y todas. No más silencio, no más olvido". Durante su discurso, la titular de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales afirmó que los expedientes instruidos, en los que se abordan al detalle los abusos, llevan a una conclusión incontestable: "Se torturó". Y la misma debe suponer un "compromiso colectivo: no volverá a torturarse".

Finalizó que la verdad de las víctimas tiene que incorporar un "reconocimiento explícito de su injusticia y de restauración de la dignidad", lo que debe redundar al final en una "mejor convivencia". Tras la exposición de tres testimonios de primera mano de víctimas, Kukai Dantza cambió el recogimiento y el color negro por la efervescencia y el blanco, apuntando así a un futuro mejor y poniendo el punto y final.

Lección de dignidad Beatriz Artolazabal estuvo acompañada por el viceconsejero José Antonio Rodríguez Ranz, la directora de Derechos Humanos, Monika Hernando, y la directora del instituto Gogora, Ain-tzane Ezenarro. También acudieron la vicelehendakari y secretaria general del PSE, Idoia Mendia, y los parlamentarios Eneko Andueza (PSE), Iñigo Iturrate (PNV), Julen Arzuaga (EH Bildu) y Miren Gorrotxategi (Elkarrekin Podemos-IU). En un comunicado, Arzuaga se refirió al Día contra la Tortura afirmando que "no conocemos sino la punta del iceberg" y que "se mantienen las estructuras de tortura".

El punto de vista técnico también estuvo presente con la intervención de la letrada Juana Balmaseda, presidenta de la Comisión de Valoración, que agradeció la confianza y sinceridad que les han mostrado las víctimas durante sus encuentros. Este órgano, formada por expertos como el antropólogo forense Paco Etxeberria, presentó el pasado miércoles en el Parlamento Vasco su informe anual, que incluye los 35 dictámenes favorables, un trabajo que sigue abierto. Balmaseda subrayó que "somos conscientes de la individualidad de cada caso y respetamos enormemente su particular sufrimiento y dolor". Destacó además el cuidado extremo que se ha tenido en evitar que se produjera una revictimización –"no estamos para eso, todo lo contrario", dijo–, y agradeció a las víctimas que "nos habéis dado una lección enormemente grande de dignidad".

Egiari Zor

Una pequeña pieza del puzzle

Primer paso. La Fundación Egiari Zor valoró que el reconocimiento a 35 víctimas de la violencia por motivos políticos supone solo "una pequeña pieza del puzzle". Consideró por ello "imprescindible que toda persona que ha sufrido esa violencia presente la solicitud de reconocimiento antes de final de año". "Este ha sido un importante primer paso para seguir construyendo el puzzle de la violencia de la que se ha valido el Estado en el contexto del conflicto político vasco", insistió.

Superar la discriminación. Egiari Zor recordó que ha ayudado a muchas de estas personas con los trámites para presentar las solicitudes de reconocimiento, por lo que estuvo presente en el acto del Euskalduna. Concluyó que "el reconocimiento oficial de las víctimas del Estado traerá consigo el superar la situación de discriminación que durante largos años han sufrido, y pondrá en vías de reparación las vulneraciones sufridas".

"Somos conscientes de la individualidad de cada caso y respetamos su particular sufrimiento"

Juana Balmaseda

Presidenta de la Comisión de Valoración

"Como todas las víctimas de vulneraciones de derechos y de la violencia, sois víctimas de primera"

Beatriz Artolazabal

Consejera de Igualdad y Justicia


noticias de noticiasdealava