La Ley de Juventud sigue su tramitación parlamentaria tras no prosperar la enmienda de EH Bildu

El Gobierno vasco vuelve a tender la mano a la oposición para lograr un consenso amplio en esta materia

10.06.2021 | 12:23
Un grupo de jóvenes pasean por una calle.

El proyecto de Ley de Juventud va a seguir su tramitación parlamentaria tras ser rechazada la enmienda a la totalidad de EH Bildu en un pleno en el que el Gobierno vasco ha vuelto a tender la mano para acordar con la oposición y lograr un consenso amplio para tener la primera ley en esta materia en Euskadi.

La Cámara ha debatido y votado la enmienda a la totalidad contra este proyecto presentada por EH Bildu, que considera que el texto no tiene ninguna "ambición", que no es suficiente para solucionar los problemas de los jóvenes, entre ellos la precariedad laboral y la imposibilidad de la emancipación, y que solo pone "parches".

PNV y PSE-EE, los dos grupos que sustentan al Gobierno vasco y suman mayoría en la Cámara, así como PP+Cs y Vox han votado en contra de la enmienda a la totalidad de EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU se ha abstenido, aunque desde la oposición han reconocido que Euskadi necesita una Ley de Juventud y que la norma presentada por el Ejecutivo es mejorable.

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha intervenido para defender las "bondades" del texto del Gobierno y ha aprovechado para tender de nuevo la mano a los grupos de la oposición para colaborar y negociar, y mejorar vía enmiendas parciales el proyecto.

Artolazabal ha recordado que Euskadi no ha tenido nunca una Ley de Juventud y que esta es una oportunidad para rubricar una norma que dé mayor solidez a las políticas integrales de juventud.

La parlamentaria de EH Bildu Eraitz Saez de Egilaz ha opinado que el proyecto se ha quedado corto, que está lleno de "intenciones" pero no ofrece "certezas" ante los grandes retos de la juventud.

"Yo esperaba algo mejor", "medianamente digno", ha lamentado la representante de la coalición abertzale, que también ha censurado que la emancipación no se recoja como un derecho, ni haya herramientas para abordar la precariedad laboral entre los jóvenes.

"No era el momento de ocuparse de hacer una ley sinsorga, sino que era el momento de preocuparse por la juventud y diseñar una ley con y para los jóvenes" y no en "los despachos", ha resumido.

Desde Elkarrekin Podemos-IU Iñigo Martínez ha justificado su abstención a la enmienda de totalidad argumentando que es necesaria una ley pero con garantías, contenido y participación de la juventud. Ha reconocido que el proyecto "llega tarde", tiene "poca ambición" y "no es suficiente" y que si no hay cambios en profundidad no van a poder respaldar esta ley.

Laura Garrido (PP+Cs) ha explicado que no apoya la solicitud de devolución del proyecto pero que eso no significa que estén de acuerdo con lo presentado por el Gobierno vasco. Ha indicado que el texto es excesivamente declarativo, tiene carencias, no reconoce ningún derecho subjetivo y que ellos apuestan por mejorarlo vía enmiendas.

Amaia Martínez (Vox) ha rechazado la pretensión de EH Bildu porque en su opinión la coalición abertzale utiliza a la juventud como instrumento "para ejercer la violencia política" pero ha reconocido también que no está de acuerdo con el planteamiento del proyecto de ley, que ha opinado no será "excesivamente útil".

Eneko Andueza (PSE-EE) ha afirmado que EH Bildu ha renunciado al diálogo porque prefiere la confrontación frente a la propuesta y el contraste de ideas para mejorar un texto y ha opinado que la respuesta a los retos que tiene ante sí a juventud no es una enmienda a la totalidad.

Maitane Ipiñazar (PNV) ha puesto el foco en que todos los grupos ven necesaria una Ley de Juventud, ha reconocido que una norma no va a resolver todos los problemas que tiene este colectivo y ha lamentado la poca intención de EH Bildu para consensuar. Sin embargo ha insistido en que se abre la posibilidad de trabajar las diferencias con la oposición a través de las enmiendas parciales.

El proyecto presentado por el Gobierno vasco tiene entre sus principales objetivos articular medidas que ayuden a que la edad media de emancipación se reduzca en una década en Euskadi de los 30 a los 28 años. Además amplía la definición de joven a la persona entre los 12 y los 30 años, entre otras cuestiones.

noticias de noticiasdealava