Condenan a 44 años de cárcel a un etarra por el asesinato del empresario Inaxio Uria

La Audiencia Nacional ha condenado a Iurgi Garitagoitia por el asesinato del empresario el 3 de diciembre de 2008

22.03.2021 | 14:51

La Audiencia Nacional ha condenado al miembro del comando Ezuste de ETA Iurgi Garitagoitia a 44 años de cárcel por el asesinato del empresario Inaxio Uria el 3 de diciembre de 2008 en Azpeitia dentro de la campaña de la banda terrorista contra la construcción del AVE.

Así lo acuerda este tribunal en una sentencia en la que absuelve por falta de pruebas al colaborador de este grupo Ugaitz E., quien también estaba acusado de participar en los hechos.

Además de la pena de cárcel la Sala condena a Garitagoitia a indemnizar junto con los ya condenados por estos hechos Manex Castro, Joanes Larretxea y Beinat Aginagalde con 160.000 euros a la viuda del fallecido y con cantidades de entre 40.000 y 80.000 euros para cada uno de sus cuatro hijos.

Los magistrados consideran probado que ambos acusados, Iurgi Garitagoitia y Ugaitz E. eran miembros de ETA, el primero como integrante y el segundo como colaborador del talde Asti integrado en el comando Ezuste, que estuvo operativo en Esuakdi desde agosto de 2008 hasta marzo de 2009, cuando fue desarticulado por la Ertzaintza.

Tren de alta velocidad

La resolución explica que ETA decidió matar a un empresario relacionado con la construcción del tren de alta velocidad y en concreto Garitagoitia y los etarras ya condenados fijaron su objetivo en Inaxio Uria Mendizabal, consejero delegado de una de las empresas adjudicatarias de la construcción de la referida línea ferroviaria.

De esta forma el 3 de diciembre de 2008 al menos dos miembros del comando viajaron en un vehículo hasta un aparcamiento de la localidad de Deba y una vez allí se dirigieron a un ciudadano que se encontraba en el interior de su coche y se lo llevaron al monte, donde lo introdujeron en el maletero.

Con el vehículo sustraído condujeron de nuevo hasta el parking donde le obligaron a permanecer durante varias horas custodiado por Iurgi Garitagoitia y otro miembro del comando. Mientras tanto, otros dos miembros del grupo, Joanes Larretxea y Beinat Aguinagalde, se dirigieron hasta Azpeitia y mataron al empresario de tres disparos a bocajarro cuando se subía en su vehículo.

Mientras ocurrían estos hechos Iurgi Garitagoitia y otro integrante del grupo condujeron al hombre que tenían retenido hasta una cabaña donde lo dejaron atado, siempre según la sentencia.

El tribunal da poca credibilidad a las manifestaciones de Garitagoitia en el juicio, en el que negó conocer a los demás miembros del comando. Señala que son unas afirmaciones que "no responden a la realidad" pues sus restos biológicos fueron hallados en el vehículo utilizado en los traslados para la comisión del atentado.

Otro de los indicios que tiene en cuenta la Sala es la sentencia de la Audiencia Nacional por el atentado contra un repetidor en Hernani en el que se encontraron restos biológicos del procesado, "lo que le vincula de forma inequívoca con los demás miembros del comando ya condenados".

La Sala reconoce que no puede situarlo materialmente en el lugar del atentado, Azpetitia, o en el monte Itziar donde fue retenido el testigo protegido previamente secuestrado.

Pero aclara que a efectos de su implicación en el atentado es indiferente por cuanto estima probado que participó en el acuerdo previo de acabar con la vida de Ignacio Uria y posteriormente destruir el coche sustraído para no dejar rastros ni vestigios.

noticias de noticiasdealava