catalunya tras las elecciones al parlament

Los morados piden “valentía” a ERC y que levante el veto al PSC

Albiach rechaza participar o apoyar un Govern con JxCat porque son “incompatibles en términos ideológicos”

15.02.2021 | 23:23

barcelona – La líder de En Comú Podem, Jéssica Albiach, pidió ayer "valentía" y "generosidad" a ERC para que levante su veto al PSC y negocien a tres bandas la formación de un Govern de izquierdas, al tiempo que cerró la puerta a participar o apoyar un ejecutivo en el que se incluya a JxCat. En una rueda de prensa, anunció que pedirán a Esquerra que se siente en una mesa de negociación junto al PSC, a pesar de que los republicanos han descartado ya cualquier posibilidad de acuerdo con los socialistas. "Somos tozudas porque consideramos que es la alternativa real para darle una salida a la crisis por el lado social y a través del diálogo", dijo.

Albiach insistió en que existen "muchas fórmulas" de Govern, que no quiso detallar, e instó a ERC a "estar a la altura" de la ciudadanía en lugar de apostar por un ejecutivo "débil" que se vea condenado a "hacer malabares toda la legislatura con una aritmética perversa". También apeló a la "valentía" de los socialistas para que "avancen" en la resolución del conflicto catalán con la aprobación de los indultos para los líderes independentistas encarcelados, entre otros, y poder así tejer una "alianza" entre fuerzas progresistas en la Generalitat.

Asimismo, rechazó de plano participar o dar apoyo a un Govern con JxCat porque, según afirmó, son "incompatibles, en términos ideológicos" con los comunes. Criticó por tanto "la deriva de este espacio político" y censuró al candidato de ERC a presidir la Generalitat, Pere Aragonès, por "insistir en una fórmula que sabe que no prosperará".

Por otro lado, la cabeza de lista de los comunes pidió al cabeza de lista del PSC, Salvador Illa, que antes de presentarse a la investidura busque "los apoyos necesarios y hable con otras fuerzas progresistas" para evitar intentos "fallidos". Instó por último a los grupos a acordar una "alianza estratégica antifascista" para evitar que Vox ocupe cargos y tenga visibilidad en el Parlament, estableciendo un "cordón sanitario a la extrema derecha".