La negociación a contrarreloj entre Lakua y Podemos llega a punto muerto

Los ‘morados’ no ven “fácil” el pacto, mientras Azpiazu rechaza a EH Bildu por la falta de “realismo” de su propuesta

15.01.2021 | 00:19
El Gobierno Vasco constató ayer la imposibilidad de continuar la negociación con EH Bildu por su falta de “realismo”. Foto: Irekia

vitoria – Punto muerto en la negociación en contra del reloj que mantienen el Gobierno Vasco y Elkarrekin Podemos-IU sobre los Presupuestos vascos. Si el miércoles –día en que los morados presentaron su propuesta– parecía que había buena disposición entre Pedro Azpiazu y Miren Gorrotxategi, ayer las vibraciones fueron algo peores y la propia Gorrotxategi compareció para explicar que el consejero de Economía y Hacienda "no lo ha puesto fácil", en referencia al transcurso de la reunión telemática que ambas partes mantuvieron por la tarde.

Las diferencias son tanto económicas como políticas. En cuanto a los números, la coalición morada considera insuficiente la oferta de 89 millones de euros para 2021 más cinco para 2022 que recibió ayer por parte de Azpiazu –Elkarrekin Podemos presentó una propuesta por valor de 392,9 millones–. En el plano político, Gorrotxategi aseguró que Lakua "ha dejado de lado" cuestiones como la reforma fiscal, la regulación del precio de los alquileres o la prohibición de extracción de gas.

Sin embargo, la negociación no está enterrada y ambas partes se emplazan a seguir hablando durante el fin de semana. Aunque desde el Departamento de Economía y Hacienda trasladaron que hoy tendría lugar una tercera reunión entre ambas partes, en Elkarrekin Podemos-IU lo desmienten a este diario y explican que han propuesto al consejero Azpiazu un encuentro mañana por la mañana.

En cualquier caso, el Gobierno Vasco tiene puestos todos sus esfuerzos en esta negociación con los morados tras descartar ayer Azpiazu por poco "realista" la propuesta de EH Bildu, que presentará la tercera enmienda a la totalidad a las Cuentas de 2021, tras las anunciadas por PP y Vox a principios de semana.

Más allá de diferencias económicas y políticas, el principal problema en la negociación es que no queda mucho tiempo, tan solo el fin de semana, ya que los grupos deben presentar las enmiendas a la totalidad durante este lunes. Así las cosas, el Ejecutivo autonómico y la comisión negociadora de Podemos se ven abocados a intentar solventar los escollos en un plazo de pocas horas.

Por el momento, el Gobierno de Iñigo Urkullu ofrece a la coalición morada partidas por un valor total de 94 millones de euros, la mayoría de ellas relacionadas con gastos extra para Osakidetza y para cuestiones relacionadas con el empleo, el turismo y la hostelería. De esta propuesta, 89 millones serían para invertir este mismo año, mientras que otros cinco millones serían compromisos para 2022. Desde el Departamento de Azpiazu señalan que este ofrecimiento refleja "una perspectiva viable y enmarcada en las competencias del Gobierno Vasco, realista y acorde con las disponibilidades presupuestarias existentes".

No lo ven así en Elkarrekin Podemos-IU, cuya portavoz Miren Gorrotxategi lamentó que el consejero no lo ponga "fácil" en las conversaciones. "Nos queda el fin de semana", añadió la dirigente morada, sugiriendo que apurarán la negociación. "Sabemos que el pacto con el PP hace unos años fue en el último momento", recordó Gorrotxategi, que dijo que su grupo sigue "abierto a explorar" este camino junto al Ejecutivo autonómico.

Los morados critican sin embargo que desde Lakua les hayan ofertado inversiones que a su juicio ya estaban recogidas en el Presupuesto del año pasado: "La mitad de lo que plantean corresponde a partidas que estaban acordadas en el ejercicio anterior y no se han cumplido". Asimismo, a Gorrotxategi le parece escasa la propuesta del Ejecutivo teniendo en cuenta que equivale a alrededor del 0,7% de un proyecto presupuestario de un total de 12.442 millones de euros, según un cálculo de Podemos que, por si acaso, tiene ya preparada una enmienda a la totalidad.

no a eh bildu Respecto al intento de negociación con EH Bildu, Pedro Azpiazu lo dio ayer por enterrado al rechazar la propuesta de la coalición por ser "excesivamente pretenciosa" y por su falta de "realismo". Así, volvió a evidenciarse la falta de sintonía y entendimiento entre el Gobierno y el principal grupo de la oposición que, a juicio del consejero, no ha ofrecido margen para continuar una negociación "con seriedad".

Según informó el Departamento de Economía y Hacienda en un comunicado, han trasladado a EH Bildu que rechazan su propuesta valorada en 429, y en la que, más allá de partidas extra, los de Maddalen Iriarte abogaban por una reforma fiscal en Euskadi y un foro de diálogo permanente sobre los fondos europeos Next Generation. El no del Gobierno Vasco no ha tardado mucho, debido al poco tiempo existente para el proceso de negociación, por lo que Lakua ha preferido no dilatar más un proceso con Bildu que desde el primer momento auguraba poco éxito.

Alega la consejería de Economía que "la oferta socio-económica y el ejercicio político integral" que propone la coalición abertzale "no ofrece un margen real de negociación, mejora y utilidad social para proseguir con seriedad" un proceso de interlocución. De esta manera, la de EH Bildu será la tercera enmienda a la totalidad de los Presupuestos vascos, tras las del PP y Vox a principios de semana, y a la espera de conocer el resultado de la negociación con Elkarrekin Podemos-IU.

Según declaró el propio Azpiazu, la oferta de la formación independentista "no incorpora las dosis de realismo político-económico suficiente para entender el papel que un partido de la oposición debe jugar" respecto a las Cuentas de 2021. En esa línea, explicó que EH Bildu "trasciende con claridad" del marco presupuestario anual y se sitúa en un contexto de medio o largo plazo, tal y como Maddalen Iriarte ha reconocido esta semana. En cualquier caso, el consejero constata que el modelo de negociación que propone la coalición es "de imposible aceptación", al establecer "un punto de partida excesivamente politizado y pretencioso".

Asimismo, Pedro Azpiazu argumentó que la propuesta que EH Bildu le hizo llegar el pasado miércoles recogía peticiones que están fuera de las competencias que tiene el Ejecutivo autonómico, y que son responsabilidad de otras instituciones. Puso como ejemplo los servicios sociales, "que corresponden a los ayuntamientos y entidades forales", administraciones competentes en estas materias.

"Nos llama la atención que el texto no recoge ningún compromiso político"

miren gorrotxategi

Portavoz de Elkarrekin Podemos-IU

"Es una propuesta con perspectiva viable y enmarcada en nuestras competencias"

gobierno vasco

Comunicado

Noticias relacionadas

noticias de noticiasdealava