Pilar Garrido Coordinadora general de Podemos-Ahal Dugu y diputada

"No queremos excluir al PNV, pero el PSE tiene que tener peso en los Presupuestos"

Líder de Podemos en Euskadi y presidenta de la comisión de Cuentas en el Congreso, Garrido analiza las cuestiones presupuestarias en el centro del debate en la CAV y Madrid

05.12.2020 | 00:58
PIlar Garrido, coordinadora general de Podemos-Ahal Dugu y diputada

¿Tiene Podemos disposición a sumarse a un acuerdo para las Cuentas vascas?

–Siempre hemos dicho que Podemos Ahal Dugu está dispuesto a trabajar por un acuerdo. Más en este momento, cuando es imprescindible sacar unos Presupuestos que sean lo más sociales posibles y que respondan a las necesidades urgentes que tiene la ciudadanía vasca.

¿Qué condiciones son necesarias para que Podemos respalde estas Cuentas?

–Eso hay que sentarse a hablarlo con tranquilidad e intención de acordar. En ese sentido, somos fuerzas políticas distintas y también tenemos proyectos distintos para Euskadi. Entonces, es necesario que el GobiernoVasco se plantee asumir algunas de las reivindicaciones y medidas que creemos que son fundamentales ahora mismo. Podíamos hablar de fortalecer los servicios públicos, la educación pública, la sanidad pública; de empezar a abordar una reforma fiscal, de proteger una industria que tenga valor añadido, y de rechazar la economía más financiarizada y de especulación. También es fundamental el eje verde, la transición ecológica es algo que nos están pidiendo los jóvenes y Podemos Ahal Dugu está muy implicado en esa hoja de ruta hacia una transición verde que sea eficaz y valiente.

¿Hay una buena oportunidad para realizar unas Cuentas expansivas a nivel social y a nivel ecológico?

–Yo espero que sí. Creo que todos tenemos que ser conscientes del momento en el que vivimos, del grave momento de crisis, no solo sanitaria sino también social y económica. Y Podemos es una fuerza política que puede aportar mucho. Lo hemos hecho en el Estado al aprobar los PGE más sociales de la historia con once fuerzas políticas detrás y casi 190 votos. Eso se puede intentar hacer también en Euskadi.

El año pasado llegaron a un pacto presupuestario con el Gobierno Vasco y todo indica que este año habrá unos Presupuestos más expansivos a nivel social. No debería ser tan difícil un acuerdo.

–Habrá que ver si son o no son expansivos. De lo que se trata es de hacer unos Presupuestos que verdaderamente estén a la altura de las necesidades de la sociedad vasca. Si vamos a reproducir unos Presupuestos con cuantías en inversión pública muy similares a las que se hicieron hace uno o dos años, creo que no es asumible. No es asumible que ante una situación tan excepcional no hagamos unos Presupuestos excepcionales.

¿Hay que subir los impuestos?

–Yo creo que hay que abordar en Euskadi una reforma fiscal. Estamos lejos del nivel impositivo, sobre todo a las grandes empresas, que existe en Europa. Por lo tanto, tenemos un recorrido para conseguir una sociedad más justa. Es una asignatura pendiente, hacer una reforma fiscal, que caminemos hacia esa fiscalidad más redistributiva y más progresiva. Espero que también aquí el Gobierno Vasco esté en disposición de dar pasos, porque si no se dan pasos en ese terreno difícilmente vamos a poder abordar las necesidades que tiene la ciudadanía.

¿Será esta una condición de Podemos a la hora de negociar?

–No nos gusta hablar de condiciones o líneas rojas de antemano, pero sí es verdad que si queremos tener unos ingresos en las arcas públicas suficientes para sostener una sociedad de bienestar en Euskadi, hay que abordar esa reforma fiscal para que todos se hagan corresponsables en ese sostenimiento, sobre todo aquellos que más tienen y que durante muchos años han tenido muchos beneficios y no han aportado lo que deberían haber aportado.

Parece que las aguas se han calmado con el PNV, ¿pero sigue teniendo Podemos intención de priorizar al PSE a la hora de negociar enmiendas?

–Vamos a negociar con el Gobierno Vasco. Hay dos partidos políticos y no vamos a excluir a ninguno de ellos. Dicho esto, sí es verdad que acabamos de trabajar y de aprobar unos PGE con el PSOE y compartimos con ellos algunas cuestiones que creo que son fundamentales en este momento. Las dos fuerzas políticas queremos hacer unos Presupuestos vascos progresistas, con medidas sociales de intervención que sostengan lo común, y ahí vamos a estar más cerca del PSOE. Por eso esa intención de hablar con ellos, no porque queramos excluir a nadie. Pero sí es verdad que el PSE es uno de los miembros del Gobierno Vasco y tiene que tener protagonismo intentando acordar con las izquierdas unos Presupuestos más sociales.

Sin embargo, el PSE es el socio minoritario del Gobierno. ¿No es más lógico poner el esfuerzo en la negociación con los departamentos del PNV?

–Una cosa no quita la otra, nos sentaremos a hablar con los dos socios de Gobierno. Pero vuelvo a repetir: creo que el PSE debiera de tener protagonismo en la elaboración de estos Presupuestos porque creo que puede empujar para que sean unos Presupuestos más de izquierdas, más sociales. Entonces yo animaría al PSE a que tuviera una posición valiente y diera pasos para hablar con todas las fuerzas políticas, pero especialmente con Podemos Ahal Dugu porque ya tenemos niveles de acuerdo que sabemos que existen.

¿Está poniendo el lehendakari demasiada presión en Elkarrekin Podemos cuando hay otras opciones como EH Bildu o incluso el PP?

–No, yo no lo percibo. El trabajo de Podemos en los próximos meses será intentar con el Gobierno Vasco los mejores Presupuestos para la ciudadanía vasca, los que respondan a esas necesidades que están ahí y que la sociedad civil reivindica en la calle. Nosotros, como siempre, vamos a hacer de correa de transmisión para intentar que esos Presupuestos respondan a eso.

Otro movimiento en estos últimos días ha sido el del Ayuntamiento de Irun. ¿Es una excepción o buscarán más acuerdos de este tipo con el PSE?

–Yo creo que es un primer paso, y los primeros pasos son costosos y son importantes. Espero que este tipo de acuerdos con el PSOE se puedan llevar a otra instituciones, ese es el trabajo que vamos a hacer y la intención de Podemos.

¿Buscan alejar al PSE del PNV?

–Mi intención no es separar a dos socios de Gobierno. Nuestro trabajo es construir una alternativa necesaria por la izquierda a la existente hoy en día. En ese sentido, tenemos que colaborar y trabajar con las dos fuerzas políticas que son de izquierdas. Eso no quiere decir que en momentos puntuales podamos también hablar, colaborar e incluso acordar con el PNV en algunas instituciones.

¿Se pueden esperar avances relevantes en autogobierno y nuevo estatus en esta legislatura o quedan en un segundo plano por la urgencia del covid?

–Ahora mismo estamos con la pandemia. Yo creo que salir de la pandemia sin dejar a nadie atrás y reforzando nuestro modelo social es la prioridad, por lo menos para Podemos. Eso no quiere decir que, con tiempo (la legislatura es muy larga), también nos podamos sentar a desatar algunos nudos y a abordar cuestiones que tengan que ver con el nuevo estatus jurídico que puede tener Euskadi, y de su relación con el Estado. Yo creo que es una asignatura pendiente, ahora creo que no es el momento, pero la legislatura es larga.

¿Hay buenas vibraciones tras el acuerdo con PNV y PSE alcanzado en la pasada legislatura?

–Yo creo que hay mucho camino por hacer todavía. Hay que sentarse y hay que hablar sobre todo con honestidad y pensando en que todos nos vamos a tener que dejar pelos en la gatera. Vamos a tener que ceder en algunas cuestiones que igual son fundamentales para nosotros y queremos construir un nuevo estatus jurídico que responda a la mayoría de la ciudadanía. Yo creo que un elemento fundamental es que sea muy transversal y que represente mayoritariamente a los vascos. Y para eso hay que sentarse mucho tiempo y abordar los temas tranquilamente y sin demasiadas escenificaciones públicas.

En el Estado español, diciembre empieza con la aprobación definitiva de los PGE. ¿Qué valoración hace de todo este proceso siendo además la presidenta de la Comisión presupuestaria?

–Yo estoy muy contenta, es una alegría porque ha sido un parto largo con muchas dificultades pero el resultado es magnífico. Tenemos los Presupuestos más sociales de las últimas décadas y además con un apoyo muy mayoritario del que yo especialmente me siento orgullosa, al haber tantas fuerzas políticas diciendo que son unos buenos Presupuestos.

¿Ha sido Unidas Podemos el artífice de que Ciudadanos se quede fuera del acuerdo?

–Yo creo que Unidas Podemos ha hecho lo que ha dicho que iba a hacer: intentar fortalecer la mayoría de investidura, porque era la mayoría que posibilitaba unos Presupuestos sociales y seguramente va a posibilitar más cosas en el futuro. Por lo tanto, nuestro trabajo era hacer unos Presupuestos por la izquierda y que respondieran a las necesidades. También sabíamos que esos Presupuestos, si reflejaban lo que nosotros queríamos, iban a ser unos Presupuestos que no iban a ser aprobados por Ciudadanos, porque es un partido político que ideológicamente está en otro mundo. Es un partido más o menos de derechas, liberal, que tiene un proyecto distinto del nuestro.

¿Y no ha quedado el contenido de las Cuentas eclipsado por la polémica artificial sobre el sí de EH Bildu?

–Yo creo que es más una especie de guerra mediática o escenificación que hacen de algo que espero que dentro de poco sea muy natural y muy normal. Quieren llevarnos a discusiones que hoy en día no tienen sentido. Es normal que cualquier fuerza política pueda colaborar y apoyar unos Presupuestos. Esperemos que nos acostumbremos pronto a esa normalidad de pactar y negociar con diferentes fuerzas políticas y que eso no sea visto con agravio o lecturas muy partidistas y feas.

¿Va a ser EH Bildu un actor fijo entre los grupos que sostienen a Sánchez?

–Yo creo que se ha visto a una fuerza política que quería aportar y veía que el Gobierno de coalición y los PGE son importantes, no solo para dar respuesta a las necesidades de las mayorías sociales, sino también para empezar a cambiar algunos elementos básicos del modelo de Estado que es hora de abordar. En ese sentido, estoy encantada de que EH Bildu coja este camino, participe y aporte en las instituciones.

El PNV, por su parte, recela del papel jugado por Pablo Iglesias en los PGE.

–El PNV está nervioso. No debería estarlo, pero lo está porque en Madrid ha sido el agente fundamental vasco y ahora EH Bildu participa y tienen que compartir esa posición en Madrid. También entiendo que el PNV es una fuerza de derechas, y mientras más impulso y más fuerza tuviera Unidas Podemos en los Presupuestos, quizás le gusten un poco menos. Pero entiendo que debiera de relajarse, que no tiene que vernos siempre desde el enfrentamiento y que somos una fuerza política con la que hablan y, si podemos acordar algunos elementos, cuestiones o medidas; estaremos en disposición de hacerlo. Pero entiendo que no le guste mucho al PNV que estos PGE lleven la huella de Podemos.

Prefiere por tanto a EH Bildu como socio en Madrid que al PNV.

–No se trata de quitar ni poner a nadie. Está claro que Podemos es una fuerza de izquierdas; por lo tanto, cuando estamos en una pandemia y tenemos que sacar unos Presupuestos sociales importantes vamos a estar más de acuerdo y a compartir más medidas con una fuerza como EH Bildu, antes que con un PNV que está tratando de proteger esos privilegios de las élites económicas que nosotros creemos que hay que eliminar o achicar, mientras que hay que ampliar el proyecto de protección social. Nuestros proyectos son distintos y, por lógica, tendemos a entendernos más con fuerzas de izquierdas. Eso no quiere decir que en momentos puntuales, y tras hablar y discutir mucho, podamos acordar con el PNV.

Respecto al PP y a Vox, parece que se dedican a exhibir su frustración.

–Vox parece que se han ido de vacaciones y en la comisión de Presupuestos lo he agradecido porque el ambiente ha sido más distendido y se ha dado un debate más sosegado. Por otro lado, el PP está haciendo mucho ruido para, en este caldo de cultivo de cierta frustración, intentar pescar algo. Pero creo que el PP debería cambiar la estrategia y convertirse en una derecha más europea.

"Mi intención no es separar a PNV y PSE, sino construir una alternativa necesaria por la izquierda"

"Estoy encantada de que EH Bildu haya cogido el camino de participar y aportar en las instituciones"

"El PNV es de derechas, y cuanto más impulso tuviera Podemos en los PGE, quizás le gustarían un poco menos"

"Hemos aprobado los PGE más sociales con once fuerzas políticas: eso mismo se puede intentar también en Euskadi"

"Reproducir unas Cuentas con cuantías en inversión pública similares a hace uno o dos años no es asumible"

"Si queremos tener ingresos suficientes para sostener el bienestar en Euskadi, hay que abordar una reforma fiscal"