El censo de víctimas de la Guerra Civil ya tiene 21.039 identificados

Los familiares podrán buscar en Internet la ficha con datos de los muertos en la contienda y durante el franquismo

26.10.2020 | 23:02

vitoria – Es una de las medidas más llamativas del departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales que dirige Beatriz Artolazabal: la puesta en marcha de un censo de fallecidos en el contexto de la Guerra Civil que se puede consultar de forma sencilla en Internet. Todo aquel que sospeche que tiene un familiar que pudo morir en la guerra, ya fuera como combatiente o como civil, podrá buscarle en la Base de Datos de las Víctimas Mortales de la Guerra Civil, tal y como avanzó este medio el pasado viernes.

La consejera desveló ayer en su comparecencia parlamentaria que ya hay identificadas 21.039 personas fallecidas con nombre y apellidos, y de los que se dispone de algún testimonio acreditativo. Con esta iniciativa, el Gobierno Vasco se ha adelantado además al Ejecutivo español de Pedro Sánchez, toda vez que la nueva Ley de Memoria contempla impulsar un Censo Nacional de Víctimas, sobre todo de los fusilados, represaliados y exiliados durante la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista.

La base de datos del Gobierno Vasco se ha elaborado en colaboración con la UPV/EHU y la Sociedad de Ciencias Aranzadi mediante un volcado del registro civil, el eclesiástico y toda la información que hayan podido aportar familiares, incluyendo fotografías. El archivo aporta la identidad de la víctima, su procedencia y las circunstancias de su muerte, hasta donde se haya podido esclarecer. Abarca a su vez a los vascos que perdieron la vida en Euskadi, pero también en otros frentes de todo el Estado, y se refiere en una primera fase al periodo 1936-1939, aunque forma parte de un informe más amplio que se extendería hasta 1978. En el caso de los fallecidos que están en una fosa común sin identificar, aparecerán en la ficha siempre que se haya confirmado que fallecieron en el contexto de la guerra o como consecuencia de la represión durante la dictadura.

Este censo incluye a los gudaris y milicianos, los fallecidos del bando golpista y las personas que perdieron la vida en la cárcel, en bombardeos como el de Gernika o que fueron fusiladas, así como algunos casos sin esclarecer.