Chivite rechaza vetar a EH Bildu en la negociación presupuestaria

El PSN desoye la propuesta de abstención de NA+ a cambio de dejar fuera de la negociación a la coalición soberanista

14.10.2020 | 01:07

pAMPLONA – En medio de una ola de coronavirus que está azotando con dureza a Nafarroa, la presidenta María Chivite redobla sus esfuerzos para poder sacar adelante unos Presupuestos de reconstrucción para el año que viene. Ayer mismo se reunió con Navarra Suma (NA+) y EH Bildu para intentar amarrar los apoyos que requiere su Ejecutivo en minoría, y rechazó cualquier tipo de "veto" en la negociación presupuestaria.

Lo hizo al hilo de la oferta que le trasladó ayer NA+, que ofrece al Gobierno del PSN y Geroa Bai su abstención en las Cuentas a cambio de excluir en la negociación y en los acuerdos parlamentarios a EH Bildu. Sin embargo, los socialistas dejaron claro que "no es momento de chantajes, ni de vetos ni de exclusiones de nadie" y reivindicaron que "lo que la ciudadanía nos pide y nos exige es unidad política y unidad presupuestaria para salir juntos de esta situación pandémica". Así lo señaló el portavoz socialista en el Parlamento foral, Ramón Alzórriz, quien defendió que "es el momento para poner por delante las necesidades ciudadanas y desterrar las diferencias políticas" que en otros momentos pueden existir.

Por su parte, la parlamentaria de Navarra Suma Marta Álvarez explicó que la coalición está dispuesta a facilitar la aprobación de los Presupuestos con su abstención si el Gobierno foral no cuenta con EH Bildu, una formación que "no respeta nuestro sistema constitucional" y que "es la coordinadora del no a todo lo que suponga el desarrollo de Navarra".

La portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, por su parte, censuró la postura de Navarra Suma y consideró que la coalición de UPN, Ciudadanos y PP "se equivoca cuando lo que plantea es un veto de facto a una formación con la que se podrán tener diferencias más o menos hondas". Desde EH Bildu, Adolfo Araiz afirmó que tienen una actitud "absolutamente abierta y dispuesto al diálogo, y si es posible al acuerdo". Además, censuró el planteamiento de vetos de Navarra Suma, "un chantaje político hacia el Gobierno", y dijo que el Ejecutivo debe ser consciente de su "coste político" si lo acepta.