Nueva estructura del Gobierno vasco

Artolazabal asume una macrocartera que incluye víctimas, memoria y Emakunde

Tapia también amplia sus competencias y se hace cargo de Medio Ambiente con el foco puesto en la transición energética

07.09.2020 | 00:34
Las consejeras Beatriz Artolazabal y Arantxa Tapia y el nuevo vicelehendakari, Josu Erkoreka, durante una rueda de prensa en Lakua. Foto: Jorge Muñoz

GASTEIZ – Una vez definida la estructura general del nuevo Gobierno Vasco y los consejeros que gestionarán los 11 departamentos, el Gobierno de Iñigo Urkullu comienza a concretar las atribuciones de cada ramo. El Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) publica hoy el decreto con las carteras del nuevo Ejecutivo autonómico, donde se establece que Gogora –el Instituto para la Memoria–, las políticas de víctimas, Emakunde y la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo dejan de estar adscritas al área de Lehendakaritza y pasan a Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales. Estas materias serán asumidas por la consejera Beatriz Artolazabal, que en esta legislatura tendrá una macrocartera con muchas competencias al frente del departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales. También la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, gana peso al asumir Medio Ambiente, con la mirada puesta en la transición energética y la lucha contra el cambio climático.

Ambos departamentos salen reforzados a pesar de ceder Empleo –que incluye Lanbide y la gestión de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI)– e Infraestructuras a los departamentos de Idoia Mendia e Iñaki Arriola, respectivamente. Artolazabal mantiene el área de Políticas Sociales pero asume Justicia, que hasta ahora colgaba del departamento de Trabajo de la anterior consejera socialista María Jesús San José.

La creación por primera vez de un departamento de Igualdad explicitado en el nombre de la consejería provoca también el movimiento de Emakunde, que deja de depender de Lehendakaritza y pasa a la cartera de la consejera alavesa.

El departamento de Artolazabal tomará las riendas de la Administración de Justicia y acogerá la gestión de Gogora y de las políticas públicas de memoria histórica, la atención de víctimas y también asumirá la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo. Ambas materias colgaban hasta ahora de Lehendakaritza, en concreto de la secretaría general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, encabezada por Jonan Fernández.

Una de las funciones que asumirá Artolazabal será la gestión de las tres cárceles de la Comunidad Autónoma Vasca cuando se haga efectivo el traspaso a Euskadi de esa competencia pendiente, tal y como recoge el Estatuto de Gernika. Los gobiernos vasco y español alcanzaron la legislatura vasca anterior un acuerdo para la transferencia de una treintena de materias cuyo calendario no pudo cerrarse por la pandemia del covid-19.

Una vez conformado el nuevo Gobierno Vasco, ambos ejecutivos retomarán la negociación para fijar las fechas de los traspasos. Se espera que antes de mediada esta legislatura pueda hacerse efectiva la transferencia de la gestión de las prisiones de Zaballa, Basauri y Martutene. El decreto con las carteras que hoy se publica concreta la encomienda de Artolazabal en esta materia y señala que se hará cargo de los "establecimientos penitenciarios, en especial su organización, funcionamiento y ejecución de la legislación penitenciaria, asumiendo el ejercicio de las facultades que esta atribuya a los órganos centrales de la Administración penitenciaria".

Con estos cambios la secretaría de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación adelgaza considerablemente sus atribuciones por lo que su futuro es incierto. La pérdida de peso de la materia de paz y convivencia tras el final de ETA ha mermado en los últimos años el catálogo de funciones del área gestionada por Jonan Fernández. De todos modos, la cuestión de los presos de la banda y las cuestiones vinculadas con el final de la violencia en Euskadi tienen todavía recorrido y previsiblemente serán integradas de alguna manera dentro del organigrama de presidencia.

La secretaría general de la Presidencia parece intocable y Txus Peña, un hombre de la confianza total de Urkullu, seguirá al frente de la sala de máquinas del Gobierno Vasco. Asimismo parece improbable que desaparezca la secretaría de Acción Exterior ya que el lehendakari subraya siempre la importancia de la internacionalización y pone el énfasis en la vinculación de Euskadi con Europa.

En el caso de Arantxa Tapia, sus competencias se han visto alteradas con la nueva estructura de gobierno. Su cartera en esta legislatura no incluye las infraestructuras (transportes), una materia que –salvo la Dirección de Puertos y asuntos marítimos– pasa a manos del consejero Iñaki Arriola, que también seguirá ocupándose de Vivienda y Planificación Territorial. Sin embargo, la consejera de Desarrollo Económico añadirá a sus competencias la de Medio Ambiente, con el foco puesto en la transición energética, la lucha contra el cambio climático y la economía circular, además de la política industrial y la transformación digital.

También cambia el orden de la consejería que volverá a dirigir Pedro Azpiazu que pasa a denominarse Economía y Hacienda, y la Dirección de Juventud, que antes dependía de la viceconsejería de Empleo y Juventud, se mantiene en el departamento que lidera Artolazabal.

Tras la publicación este lunes de este decreto, mañana el BOPV incluirá los nombramientos de los consejeros hechos públicos el sábado, así como los ceses de los que no continúan. Mañana tendrá lugar la jura de sus respectivos cargos y el traspaso de carteras en el Palacio de Ajuria Enea. Además se celebrará el primer Consejo de Gobierno del nuevo equipo.

El Gobierno Vasco de la XII Legislatura contará con dos vicelehendakaritzas y once departamentos, según se desgrana en el decreto: el área de Presidencia con las dos vicepresidencias; Seguridad; Trabajo y Empleo; Gobernanza Pública y Autogobierno; Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente; Economía y Hacienda; Educación; Planificación Territorial, Vivienda y Transportes; Salud; Igualdad, Justicia y Políticas Sociales; Cultura y Política Lingüística; y Turismo, Comercio y Consumo.

El PNV gestionará ocho de los once departamentos del nuevo gobierno y el PSE las otras tres. Se mantiene el número de consejerías, aunque dos de ellas se solapan a las vicepresidencias de Erkoreka y Mendia. El nuevo ejecutivo cuenta con cinco nuevos rostros: la propia Mendia (Empleo y Trabajo), Olatz Garamendi (Gobernanza Pública y Autogobierno), Gotzone Sagardui (Salud), Jokin Bildarratz (Educación) y Javier Hurtado (Turismo, Comercio y Consumo). El gabinete estará integrado por cinco mujeres y seis hombres, además del lehendakari Urkullu.

MACROCARTERA

Igualdad

EMAKUNDE. Por primera vez se crea un departamento de Igualdad, lo que provoca el desplazamiento de Emakunde desde Lehendakaritza al departamento de Artolazabal.

Justicia

gogora y víctimas. El departamento de Artolazabal asume la competencia de Justicia que incluirá el Instituto de la Memoria (Gogora), y las políticas de víctimas.

prisiones. También será la responsable de la gestión del traspaso a Euskadi de la competencia sobre las prisiones vascas, previsiblemente antes de mitad de la legislatura.

Pol. Sociales

conciliación e inmigración. Conciliación laboral, servicios sociales, juventud, inmigración, reto demográfico y Cooperación al Desarrollo.