Solidaridad política con Iglesias y Montero tras sufrir el acoso de la extrema derecha

Varios políticos rechazan las pintadas y mensajes amenazantes en Asturias, que les obligaron a poner fin a sus vacaciones

18.08.2020 | 23:14
Pintada aparecida en la carretera que lleva a la vivienda donde veraneaban Iglesias y Montero. Foto: Twitter

MADRID – El día de ayer estuvo marcado por las muestras de solidaridad por parte de algunos políticos españoles con Pablo Iglesias e Irene Montero, que el pasado lunes suspendieron su estancia vacacional junto a sus tres hijos en Asturias ante las amenazas sufridas por parte de la extrema derecha. Algunas de estas muestras vinieron de parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o del ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Abalos. Así, Iglesias y Montero agradecieron el apoyo recibido y avisaron de que seguirán cumpliendo con su trabajo pese al odio y las amenazas.

"Su odio y sus amenazas no frenarán nuestro trabajo. El ejemplo de la gente corriente, honesta y valiente que no tiene miedo al fascismo es para nosotros la mayor motivación para seguir", escribió el vicepresidente segundo un día después de cancelar su estancia vacacional en Felgueras. Por su parte, la ministra de Igualdad consideró que la extrema derecha sabe que "solo con miedo y odio pueden frenar el avance de la democracia y los derechos sociales", y llamó la atención sobre que la "agresividad" es también su "debilidad". "No perdemos la perspectiva y seguimos cumpliendo nuestra tarea. Los avances sociales y democráticos siempre tienen enemigos. Frente al odio: justicia social y democracia", escribió Montero en su cuenta oficial de Twitter.

Iglesias y Montero tomaron la decisión de regresar a Madrid después de que apareciesen mensajes en las redes sociales –con la ubicación del lugar en el que se encontraban– en los que animaban a pasarse a "saludar". Apareció además una pintada en la carretera en la que se leía "coletas, rata". Además, justo después de llegar a su domicilio en Galapagar, Iglesias y Montero fueron víctimas de otra concentración de varias personas les increparon durante más de una hora.

En este escenario, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, subrayó que "el acoso, las amenazas y los insultos no tienen cabida en nuestra sociedad", y añadió que "frente al odio y la intolerancia siempre defenderemos el respeto, la democracia y la libertad". Por otro lado, el ministro de Transportes dijo que "rebajar la gravedad del acoso" a Iglesias y Montero "equivale a normalizar la intimidación y el fascismo". Del mismo modo, la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, salió en defensa de la pareja y les trasladó su "solidaridad" ante "actitudes que no son admisibles en democracia".

Huye del "victimismo" Iglesias tachó de "grave" ese acoso que les ha obligado a abandonar sus vacaciones en Asturias. "No hay derecho a que mis hijos tengan que sufrir las consecuencias y las tareas políticas de sus padres", se quejó ante los insultos e incluso pintadas amenazantes por parte de las mismas personas que se concentran a diario desde el pasado 15 de mayo frente a su domicilio, y contra cuyo organizador el líder de Unidas Podemos interpuso una querella hace unos días. A juicio del vicepresidente segundo, lo que le hace a su familia "la extrema derecha y ciertos medios" es grave, pero pide "poner cada cosa en su contexto". "Hay gente que ha pagado con su libertad, con su vida o con torturas defender sus ideas y hacer política. No es nuestro caso. No hay derecho a que mis hijos tengan que sufrir las consecuencias del compromiso y las tareas políticas de sus padres, pero hay millares de niños en situaciones mucho más vulnerables. No va conmigo el victimismo", argumentó Iglesias.

En su mensaje, el secretario general de la formación morada reconoce el trabajo de los policías que les acompañaron y da las gracias "a la gente de Felgueras", al restaurante Casa María que les llevó a casa una fabada, y a uno de los vecinos –"Ramón, minero jubilado y rojo que está orgulloso de que su hijo sirva en la Guardia Civil"– que enseñó a sus hijos por primera vez "gallinas, patos, ocas y caballos". Por último, loó a todos los que "no se dejan intimidar por la ultraderecha y sus medios".

El secretario general del Partido Comunista (PCE) y portavoz adjunto de Unidas Podemos en el Congreso, Enrique Santiago, cargó contra esta "campaña de acoso sistemático" bajo la "permisividad" de "las Fuerzas de Seguridad y el Poder Judicial". "No hace falta ser muy inteligente para saber que es un plan sistemático y organizado de coacción, acoso e instigación a la violencia contra una familia con tres menores. Y eso es muy grave", recalcó el dirigente de la formación morada.

"Frente al odio y la intolerancia, siempre defenderemos

el respeto, la democracia y la libertad"

Pedro Sánchez

Presidente del Gobierno

"Rebajar la gravedad del acoso a Iglesias y Montero equivale a normalizar la intimidación y el fascismo"

José Luis Ábalos

Ministro de Transportes y Movilidad

"La gente corriente es la mayor motivación para continuar. El odio no frenará nuestro trabajo"

pablo iglesias

Vicepresidente del Gobierno