Iparralde también se cita con las urnas

07.03.2020 | 01:21
El alcalde de Donostia, Eneko Goia, mantuvo un encuentro en Anglet con miembros del PNV de Iparralde. Foto: Franck Dolosor

Los días 15 y 22 de marzo se celebran en el Estado francés las elecciones municipales, que también renovarán los 158 ayuntamientos de Iparralde, con listas abiertas. La vivienda o el tráfico son las principales preocupaciones de los ciudadanos

Las reuniones públicas, el reparto de programas en los mercados y los debates en los medios de comunicación y en las redes sociales centran la campaña electoral de los comicios municipales que renovarán los 158 ayuntamientos de Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa los próximos 15 y 22 de marzo. La vivienda, la movilidad y la transición ecológica son los temas centrales de la campaña en la inmensa mayoría de las localidades.

La vivienda se ha convertido en un auténtico problema para miles de personas en un territorio en el que el 30% de la población tiene derecho a un hogar de protección oficial. Según la legislación francesa, el 25% de las viviendas tienen que ser de protección oficial pero, dado que casi ningún municipio cumple con este requisito, miles de familias continúan en listas de espera. Además, 1.586 personas esperan una vivienda con carácter de urgencia.

Iparralde cuenta con miles de pisos en alquiler, cerca de 10.000 solo en la plataforma AirBnB, y en localidades como Biarritz, Getaria o Donibane Lohizune la mitad de la vivienda son casas de veraneo. En Baiona, el metro cuadrado alcanza los 3.000 euros, en Anglet mil euros más y en Biarritz el desembolso es de 5.245 euros. Precios que ascienden hasta más de 10.000 euros por metro cuadrado en algunas zonas del litoral. En Biarritz, por ejemplo, los precios han aumentado algo más de un 50% en los últimos cinco años y, en Hendaia, el metro cuadrado alcanza un valor de 3.525 euros. Cada año, 3.000 personas, procedentes sobre todo del Estado francés, se instalan en Iparralde, por lo que los jóvenes se enfrentan a cada vez más dificultades para residir en la costa. Miles de personas deciden trasladarse a localidades del interior, donde los precios, en consecuencia, también se están disparando. Ante este panorama, las carreteras están cada vez más colapsadas, por ejemplo en la comarca de Baiona, donde se concentran la mayoría de los puestos de trabajo. Como consecuencia de este boom inmobiliario, en los últimos 18 años Senpere ha pasado de tener 4.300 vecinos a algo más de 7.000; mientras Uztaritze cuenta con 7.100 habitantes, y el 37% ha llegado al pueblo en los últimos cuatro años.

El 82% de los trabajadores utiliza cada día su vehículo particular para ir a su centro de trabajo, lo que provoca serias dificultades para circular en la costa labortana. Las instituciones locales han invertido 168 millones de euros para reorganizar los transportes públicos en la zona de Baiona, con la puesta en marcha en septiembre de 2019 del autobús eléctrico Trambus, fabricado por Irizar y que circula entre el norte de Baiona y el centro urbano de Biarritz, pasando por Anglet. Sin embargo, el número de vehículos sigue creciendo. Cada día circulan 28.000 en municipios como Bidarte, y otros 6.000 atraviesan la única calle del pintoresco pueblo de Ainhoa.

Son muchos los candidatos que proponen revisar los planes de circulación, dado que muchos habitantes de pueblos vecinos han dejado de acudir a los centros urbanos de localidades como Donibane Lohizune o Biarritz, donde se concentra el 35% de los hoteles de la costa labortana. Que los jóvenes se instalen en el interior tiene su reflejo, además, en la demografía de la zona. En la ciudad balneario de Lapurdi el 60% de la población tiene más de 65 años y, en Hiriburu, el 31% de los vecinos tiene más de 60.

listas abiertas En Iparralde, los candidatos presentan listas abiertas y los partidos políticos ocupan un espacio muy reducido. La República en Marcha de Emmanuel Macron, que suele ganar las elecciones también en tierras vascas, no presenta candidatos y se limita a apoyar a alcaldes salientes. Los cabezas de lista son identificados con una u otra sensibilidad política, algo que bien saben sus potenciales votantes, pero no dudan en conformar equipos plurales. En Baiona, por ejemplo, el alcalde centrista saliente Jean René Etchegaray cuenta en su lista con candidatos conservadores, ecologistas, independientes, un antiguo cabeza de lista del Partido Socialista e incluso la antigua candidata de la coalición de la izquierda abertzale EH Bai en las últimas elecciones legislativas de 2017. En Ziburu, el partido socialista no ha conseguido presentar una lista propia, y la consejera regional de Aquitania Émilie Dutoya se presenta en la lista abierta Ziburu Bizi encabezada por Eneko Aldana, que es miembro de Sortu.

EH Bai apoya 22 listas en los municipios más poblados. En muchos casos son coaliciones con ecologistas y grupos de izquierda. Por su parte, 16 miembros de EAJ-PNB se presentan en listas abiertas en 11 municipios. En una reciente visita en Anglet, el alcalde de Donostia Eneko Goia les mostró su apoyo y explicó que espera poder seguir colaborando con los ediles jeltzales en ámbitos como la promoción del euskera y de la cultura vasca, la movilidad con la llegada de nuevos modos de transporte y una reflexión sobre el turismo sostenible.

La ley de igualdad se aplica en Iparralde desde hace veinte años, y la mitad de los candidatos son mujeres. Con todo, hoy en día solo el 10% de los alcaldes de Iparralde son mujeres, como por ejemplo Fabienne Ayensa en Beskoitze y Marie Josée Mialocq en Arbona, que se presentan de nuevo en las elecciones municipales del 15 y 22 de marzo.

EH Bai apoya 22 listas, en muchos casos coaliciones con grupos de izquierda; EAJ/PNB se presenta en listas abiertas en 11 municipios

En Iparralde, donde suele ganar Macron, los partidos se presentan en listas abiertas y los partidos ocupan un espacio muy pequeño