Australia admite crímenes de guerra en Afganistán

El Ejército, que “exento de presión bélica” asesinó a civiles, se disculpa por sus delitos entre 2005 y 2016

20.11.2020 | 00:45

Sídney – Soldados de élite australianos asesinaron a 39 civiles y prisioneros afganos, ninguno de ellos ocurrió "bajo la presión del combate" y muchos fueron como parte de rituales de iniciación de nuevos soldados, según un informe presentado ayer por el jefe de las Fuerzas de Defensa de este país, Angus Campbell.

"Pido perdón al pueblo de Afganistán, en nombre de las Fuerzas de la Defensa Australiana, por cualquier crimen que hayamos podido cometer", dijo Campbell.

El informe final de la Inspectoría General de las Fuerzas de la Defensa Australiana, se realizó a raíz de varias denuncias por crímenes cometidos por soldados australianos entre 2005, año en que el país reforzó su presencia militar en Afganistán, y 2016, cuando se ordenó la investigación.

Los investigadores han pedido que se investigue a 19 soldados de élite por participar en 23 incidentes sobre los que hay "información creíble" para creer que violaron leyes internacionales de guerra y leyes sobre el trato a los no combatientes.

código de silencio El texto revela que los asesinatos ilegales, en su mayoría perpetrados en 2012 y 2013, no se produjeron "bajo presión en el fragor de la batalla", y que incluso los comandantes obligaron a los soldados más jóvenes a matar a prisioneros afganos en rituales de iniciación.

La investigación indica que tras las ejecuciones se colocaron armas y equipos de combate junto a los cadáveres para presentarlos en fotografías como blancos legítimos y encubrirse.

El documento apunta que los soldados de bajo rango sufrieron en algunos casos intimidaciones o descrédito para impedir que denunciasen los crímenes y veían a los comandantes de sus patrullas, generalmente sargentos o cabos, como una especie de semidioses.

Campbell aceptó todas las recomendaciones del informe, que incluyen derivar los casos de presuntos delitos a la oficina especial para buscar el procesamiento de los responsables.

El jefe del Ejército anunció que pedirá al gobernador general de Australia que retire las condecoraciones a los presuntos criminales que las recibieron por sus servicios al país.