Comienzan las conversaciones de paz intraafganas

El Gobierno y los talibanes se reunen a partir de hoy en Doha para buscar la paz tras dos décadas de guerra

12.09.2020 | 00:47

kabul – Las esperadas conversaciones de paz entre los talibanes y el Gobierno de Afganistán comenzarán hoy en Doha después de sucesivos retrasos en el proceso histórico que busca poner fin a casi dos décadas de guerra en Afganistán.

Al frente de la delegación gubernamental está el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional, Abdullah Abdullah, que se mostró exultante antes de embarcarse rumbo "a la histórica ceremonia inaugural de las conversaciones intraafganas". "Sobre la base de los principios religiosos, los valores humanos y nuestros intereses compartidos, todos buscamos una paz justa, duradera y digna", deseó.

En lo que se presupone será un largo proceso, el equipo negociador estará dirigido por Mohammad Masoom Stanekzai, asesor del presidente afgano, Ashraf Ghani, y exdirector de la principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad.

proceso retrasado Las conversaciones debían haber comenzado en el pasado mes de marzo tras la firma del histórico acuerdo entre Estados Unidos y los insurgentes en Doha el 29 de febrero.

Este proceso se fue retrasando de manera sucesiva por la falta de acuerdo entre el Gobierno afgano y los insurgentes en un punto clave acordado en aquella fecha: la liberación de 5.000 prisioneros talibanes y otro millar de las fuerzas de seguridad afganas.

Los insurgentes afirmaron a finales de julio que habían completado la liberación del millar de efectivos a los que les obligaba el acuerdo, pero no así el Gobierno, que se mantuvo reticente hasta hace un par de semanas. El Ejecutivo afgano, no obstante, se mostró especialmente reticente a poner en libertad al último grupo de 400 talibanes, a los que consideraba peligrosos, y pidió además la excarcelación de 22 militares.

La semana pasada, los últimos prisioneros de ambos bandos fueron finalmente liberados, a excepción de seis insurgentes que el Gobierno mantiene retenidos por presiones diplomáticas de países como Francia y Australia.