Navalni ingresa en un hospital de Berlín en estado “crítico pero estabilizado”

Rusia cede a las presiones y autoriza el traslado del opositor a un centro especializado en intoxicaciones

23.08.2020 | 01:52
Paramédicos alemanes atienden a Alexéi Navalni a su llegada a la clínica Charite de Berlín, Alemania. Foto: Efe

madrid – El opositor ruso Alexei Navalni se encuentra en estado "crítico, pero estabilizado" tras el primer día de ingreso en el hospital Charité de Berlín, donde fue trasladado ayer por la mañana en estado de coma desde Rusia tras ser objeto de un posible envenenamiento según su portavoz, aunque médicos rusos afirman que se trata de un trastorno metabólico.

"Las buenas noticias es que ha llegado estabilizado a Berlín", explicó a Bloomberg Jaka Bizilj, cofundador de Cinema for Peace, la organización que se encargó de su traslado, costeado con fondos privados. "Los contribuyentes alemanes no pagan nada, todo se pagó con fondos privados, no se involucraron fundaciones ni fondos públicos", declaró Bizilj, en comentarios previos recogidos por la agencia oficial de noticias rusa Sputnik.

Bizilj aseguró que el Gobierno de Alemania no participó en esta "misión humanitaria" Sin embargo, reconoció que las declaraciones de la canciller Angela Merkel, en las que declaraba su ayuda al opositor, "jugó un cierto papel en su traslado". La portavoz del hospital, Manuela Zingl, confirmó que Navalni recibió un examen exhaustivo y que primero la familia y después los medios serán informados de su estado. "Es un hombre fuerte y fue a nadar el día antes de caer enfermo", explicó Bizilj, productor de cine eslovaco.

Así, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier declaró ayer que resulta esencial descubrir los motivos de la enfermedad de Navalni, según DPA. "Espero que quienes puedan aclarar esta cuestión lo hagan. Y espero que el señor Navalni no solo se recupere rápido, sino que lo haga por completo, para que pueda recuperar su salud y seguir trabajando", declaró desde Austria, donde acude al Festival de Salzburgo.

Navalni, que lleva en coma desde el jueves, partió ayer a primera hora rumbo a un hospital de Alemania, después de que los médicos del centro sanitario de Omsk autorizaran su traslado. El avión llegó el viernes desde Núremberg hasta Omsk para trasladar a Navalni a este hospital de Berlín, un centro especializado en desintoxicación. La autorización del traslado se produjo después de que Rusia cediese a los llamamientos dentro y fuera del país para autorizar el traslado a Alemania del líder opositor ruso, Alexéi Navalni.

El traslado no estuvo exento de polémica, pues al principio los especialistas que trataban al político, ingresado desde el jueves en el Hospital de Urgencias Nº 1 de Omsk, se negaron a autorizar su salida del centro médico por posibles repercusiones para la salud del paciente, pese a las demandas de la familia y los compañeros del opositor. El director del hospital siberiano, Alexandr Murajovski, dijo en un principio que el traslado de Navalni era demasiado arriesgado y podía provocar "alteraciones hemodinámicas" durante el despegue y el aterrizaje de la aeronave. A su vez, los correligionarios del opositor se quejaron de que Rusia posponía a propósito su salida del país para ganar tiempo, ya que en unos días sería imposible detectar posibles sustancias tóxicas en el organismo del político. La situación cambió cuando la mujer del opositor se dirigió al presidente ruso, Vladímir Putin, con la petición de que autorizase el traslado. "Me dirijo oficialmente a usted con la exigencia de autorización para su traslado. Considero que Alexéi necesita asistencia cualificada en Alemania", señala un mensaje remitido por Yulia Naválnaya a la Presidencia rusa y publicado en redes sociales. La petición por escrito del entorno de Navalni se produjo después de que el Kremlin informara de que no se opondría a la salida del opositor del país si recibía tal solicitud.

El 20 de agosto, Navalni se sintió mal durante un vuelo de la ciudad de Tomsk a Moscú, lo que obligó a los pilotos a realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk. El opositor ruso fue ingresado en la UCI de un hospital local, donde seguía en coma y con ventilación mecánica.

Las claves

Estrasburgo pide un informe. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) anunció ayer que ha solicitado al Gobierno ruso el informe médico del líder opositor ruso Alexéi Navalni. La Corte europea también quiere información sobre el tratamiento que recibió en el hospital ruso de Omsk y sobre su estado actual.

Preocupación internacional. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, expresaron con anterioridad su preocupación por el estado del líder opositor ruso y ofrecieron su ayuda para tratarle en Alemania o Francia.