Líbano pide precaución ante la tensión fronteriza con Israel

El presidente libanés condena el “ataque del enemigo” sucedido el lunes en la frontera entre ambos

29.07.2020 | 01:10
Uno de los tanques israelíes situados en la frontera con Líbano. Foto: Efe

beirut – El primer ministro libanés, Hasan Diab, pidió ayer "precaución en los próximos días" tras un aumento de la tensión con Israel, país al que acusó de "violar la soberanía del Líbano con una peligrosa escalada militar", después de que el lunes se produjera un incidente en la frontera entre ambos países. "Pido precaución en los próximos días, porque me temo que las cosas empeorarán a la luz de una severa tensión en nuestra frontera", dijo ayer Diab en Twitter al término de una reunión del Consejo Supremo de Defensa y tras encontrarse con el presidente libanés, Michel Aoun.

Asimismo, indicó que "Israel violó la soberanía del Líbano con una peligrosa escalada militar", después de que el lunes se produjera un intercambio de fuego en la frontera entre ambos países por una supuesta infiltración del grupo chií libanés Hizbulá, que negó poco después. Por esta razón, hizo un llamamiento a las Naciones Unidas para que "condenen la agresión israelí e impongan la implementación de la resolución 1701" de la ONU, adoptada por el Consejo de Seguridad en 2006 para poner fin a la guerra entre Israel y Hizbulá, que en 34 días dejó al menos 1.200 muertos del lado libanés, sobre todo civiles, y 156 de parte israelí, en su mayoría militares. Diab también acusó a Israel de "intentar modificar las tareas" de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano en el sur y de intentar "reducir el número de efectivos" de esta misión de la ONU.

Por su parte, el presidente libanés condenó en Twitter "el ataque del enemigo israelí" e indicó que "supone una amenaza para la estabilidad en el sur del Líbano". El lunes, Israel abrió fuego contra lo que aseguró que era un "comando del grupo terrorista Hizbulá" que intentaba entrar en el país y que este respondió con disparos, lo que activó la alerta de seguridad en la zona fronteriza, según la versión israelí. El grupo chií libanés había amenazado con vengar la muerte de uno de sus miembros en un ataque en Damasco la semana pasada, atribuido a Israel. Sin embargo, la milicia chií libanesa desmintió que se hubiera producido un "enfrentamiento o tiroteo", acusó a las autoridades israelíes de una acción unilateral y avisó de que la venganza "está definitivamente en camino".

Israel responsabiliza a Hizbulá y al Líbano de toda acción que llega del país vecino y ayer el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu advirtió de que "todo ataque será respondido con gran fuerza".