Primarias en el Partido Democráta en EEUU

Biden cocina alianzas contra Sanders durante el supermartes

Acapara los apoyos de Buttigieg y Klouchar, que renuncian para impedir el triunfo del senador

04.03.2020 | 02:17
Bernie Sanders, junto a su mujer, Jane, emiten su voto en un colegio electoral de Burlington, Vermont

Washington – Catorce estados participaron ayer en una megavotación de primarias, conocida como supermartes, animada por al reacomodo de las fuerzas en el Partido Demócrata en el que se presenta como favorito el senador Bernie Sanders, mientras el exvicepresidente Joe Biden sigue sumando apoyos. La jornada es crucial y no es para menos: 1.357 delegados estarán en disputa y podrán definir al futuro candidato, que deberá sumar en total 1.991 delegados para alzarse con la nominación.

De ahí que la atención está concentrada en estados como California, que con sus casi 40 millones de habitantes reparte 415 delegados en el proceso demócrata, y Texas, que otorga 228. También se votará, bien sea primarias o caucus, en Colorado, Carolina del Norte, Virginia, Alabama, Arkansas, Maine, Massachusetts, Minesota, Oklahoma, Tennessee, Utah, Vermont y en el territorio de la Samoa estadounidense.

Sanders aparece este martes con las apuestas a su favor en al menos ocho de esos estados, incluidos los grandes premios de California y Texas, además de en otros importantes del oeste como Colorado y Utah. Después de cuatro elecciones en Iowa, Nuevo Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, el veterano senador cuenta con 60 delegados.

Pero esta votación pondrá igualmente a prueba la fortaleza de las alianzas que se tejieron en las horas previas a la apertura de los puntos de votación. La senadora Amy Klobuchar y el joven exalcalde de South Bend (Indiana) Pete Buttigieg abandonaron en vísperas del supermartes de ayer sus aspiraciones, contra todo cálculo, para sumarse a la de Biden, quien visitó Texas este lunes robustecido por su victoria en Carolina del Sur.

Biden recibió igualmente en la víspera el apoyo del excandidato y excongresista texano Beto O'Rourke y de otras tantas figuras demócratas, como el senador por Nevada Harry Reid o el exastronauta y candidato al Senado por Arizona Mark Kelly. Estos apoyos y la abierta simpatía de la comunidad afroamericana hacia el exvicepresidente del primer presidente negro de Estados Unidos Barack Obama (2009-2017), pueden ser decisivas este supermartes, en el que parece dispuesto el terreno para enfrentar a moderados contra el ala más izquierdista del Partido Demócrata.

Bloomberg, la gran incógnita La gran incógnita del supermartes sigue siendo qué conseguirá el multimillonario y exalcalde de Nueva York Mike Bloomberg, que se sumó tarde a la contienda demócrata, se estrena en unas primarias tras haber decidido no competir en los cuatro primeros estados en votar.

El exalcalde de Nueva York lleva a cabo una ingente campaña publicitaria con anuncios de televisión, radio y medios por internet, y se ha ofrecido a gastar hasta mil millones de dólares de su fortuna para derrotar al presidente republicano Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre, incluso si finalmente no es elegido como el candidato demócrata.

Bloomberg afirmó ayer martes en Miami que no piensa retirarse y subrayó que para poder ganar al presidente, Donald Trump, en estados "críticos" como Florida se necesita un candidato que pueda forjar una "coalición amplia".

A su juicio, esa coalición debe ser de "demócratas, independientes e incluso republicanos moderados".

Bloomberg eligió pasar en Florida el supermartes, que en su caso marca además los 100 primeros días de su campaña. Las encuestas nacionales sobre intención de voto le sitúan en tercer o cuarto lugar, pero Bloomberg aseveró que puede derrotar a Trump y hacer de él a un "presidente de un solo mandato".

El exalcalde neoyorquino participó en un acto de campaña celebrado en la Pequeña Habana de Miami y tiene previstos para más tarde actos en Orlando, en el centro de Florida, y en West Palm Beach, en la costa este del estado. Hoy estará de nuevo en Miami en un acto con la comunidad venezolana denominado Ganamos con Mike 2020.

En declaraciones a los periodistas que estuvieron en el acto en La Pequeña Habana, Bloomberg reconoció que sus posibilidades de ser el candidato presidencial demócrata radican en la Convención Nacional del partido, que se celebrará en Milwaukee a mediados de julio, más que en las votaciones de las primarias. "No tienes que ganar estados, tienes que ganar delegados", subrayó cuando le preguntaron dónde creía que iba a obtener victorias en el supermartes.

Según una de las pocas encuestas realizadas hasta ahora sobre las primarias de Florida, que se celebrarán el 17 de marzo, Bloomberg es el único candidato demócrata que puede vencer al presidente Trump en este estado, considerado clave para las elecciones de noviembre próximo. El sondeo de la Universidad del Norte de Florida (UNF), publicado el 20 de febrero, reveló que el 50% de los electores floridanos entrevistados votarían a Bloomberg, frente al 44 % que dijeron que lo harían para mantener al republicano en la Casa Blanca. En una entrevista con Univision, Bloomberg dijo el lunes: "Todos tenemos derecho a ser candidatos", y consideró natural que el voto moderado demócrata esté dividido. –

Supermartes. El Gobierno de EEUU pidió a sus ciudadanos horas antes del supermartes de primarias –donde 14 estados están llamados a las urnas simultáneamente– "que sean conscientes de que actores extranjeros –a los que no identificó– continúan tratando de influir" en sus comicios. Así lo expresaron en un comunicado conjunto el secretario de Estado, Mike Pompeo, el fiscal general, William Barr, el secretario de Defensa, Mark Esper, y el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, además de los jefes de Inteligencia Nacional, el FBI y la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de Infraestructuras.

Alerta. "Los estadounidenses deben ser conscientes de que actores extranjeros continúan intentando influir en el sentimiento público y moldear la percepción de los votantes. Estos países difunden información falsa y propaganda sobre el proceso político y los candidatos en las redes sociales con la esperanza de causar confusión y crear duda", expresaron en el escrito. Añadieron que desde la Administración "se mantienen alerta y listos para responder contra cualquier esfuerzo para alterar las elecciones".

Hay influencias extranjeras

La casa blanca advierte