Irak rechaza convertirse en un “campo de guerra”

El presidente iraquí se pronunció ayer sobre los ataques entre Estados Unidos e Irán dentro de su territorio

09.01.2020 | 06:23
Imagen tomada el 25 de abril de 2009 de la base Ain Al Asad.

Bagdad - El presidente iraquí, Barham Saleh, rechazó ayer los recientes ataques en el país y deseó que Irak no se convierta en "un campo de guerra", después de que Irán lanzara de madrugada un ataque con misiles contras dos bases militares con tropas estadounidenses en el oeste y el norte de Irak.

"La Presidencia reitera su rechazo de las violaciones repetidas de la soberanía nacional y que el país se convierta en un campo de guerra para las partes beligerantes", dijo la oficina de información de Saleh en un comunicado citado por la agencia de noticias estatal iraquí INA. El jefe de Estado llamó a "evitar cualquier choque militar en el territorio de Irak y meter a los iraquíes en una nueva guerra".

Saleh no condenó directamente el ataque iraní de la madrugada contra las bases aéreas de Ain al Asad (oeste) y Erbil (norte), en respuesta al asesinato del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución, Qasem Soleimaní, por parte de EEUU, en un bombardeo selectivo en Bagdad el pasado viernes. El mandatario pidió moderación y "autocontrol" para que los países que están protagonizando la escalada de tensión "no se dirijan a una guerra abierta que amenace a toda la región".

Por primera vez, Saleh hizo referencia a la salida de tropas extranjeras del país desde que el Parlamento iraquí aprobara una moción, a petición del Gobierno, para poner fin a su presencia y revocar la misión de la coalición internacional liderada por EEUU que lucha contra los yihadistas. "Las fuerzas de la coalición internacional están presentes en base a acuerdos firmados. Su destino, así como su permanencia, son un asunto interno iraquí", señaló.

Por su parte, el presidente del Parlamento iraquí, Mohamed al Halbusi, mostró su rechazo "categórico" al ataque iraní y pidió al Gobierno que tome "las medidas políticas, legales y de seguridad necesarias para detener tales ataques", así como trabajar para "preservar la soberanía iraquí".

erdogan y putin, preocupados Mientras, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, afirmaban estar "profundamente preocupados" por la creciente tensión entre EEUU e Irán, tras una reunión en Estambul. Ambos líderes señalaron que el asesinato del general iraní Qasim Soleimani, "socava la seguridad y la estabilidad en la región". Durante la inauguración ayer de un gasoducto que abastecerá de gas ruso a Turquía, Erdogan y Putin mantuvieron una reunión bilateral para tratar la situación en Irán, Siria y Libia. - Efe