Temor y preocupación mundial ante la grave escalada de tensión

El mundo no puede permitirse otra guerra en el Golfo Pérsico", alerta Guterres, secretario general de la ONU

04.01.2020 | 06:22
Marines estadounidenses vigilan la embajada Bagdad.

Vitoria - La muerte del poderoso comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimaní, en un ataque de Estados Unidos ha generado preocupación y un temor generalizado a una mayor escalada de la tensión de consecuencias difíciles de predecir en la convulsa zona de Oriente Medio. "El mundo no puede permitirse otra guerra en el Golfo Pérsico", alertó el secretario general de la ONU, António Guterres, quien defendió una reducción de la tensión en la región y consideró que "este es un momento en el que los líderes del mundo deben ejercer la máxima contención".

En medio de las promesas de venganza de Irán, la comunidad internacional comparte en líneas generales su preocupación por lo ocurrido y sus eventuales consecuencias. Así, los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y Rusia, Vladímir Putin, alertaron de que la acción de Estados Unidos "puede agravar seriamente la situación" en Oriente Medio.

Previamente, Moscú había dado un paso más allá, al calificar el ataque de "paso aventurero que conducirá a un aumento de la tensión en toda la región", y de "corto de miras" con "consecuencias muy negativas para todo el sistema de seguridad internacional".

Por su parte, el Reino Unido instó a "todas las partes" a rebajar la tensión, pues "un conflicto mayor no es de nuestro interés", mientras Italia subrayó que "no se deben escatimar esfuerzos para asegurar una distensión y la estabilidad. Nuevos focos de tensión no son de interés para nadie y podrían acabar siendo un terreno fértil para el terrorismo y el extremismo violento".

Para Alemania, "nos encontramos en una escalada peligrosa y ahora se trata de actuar con contención y calma para contribuir a desescalar la situación", aunque, según una portavoz del Gobierno de Berlín, el ataque de Estados Unidos que causó la muerte en Bagdad de Soleimaní y del vicepresidente de las milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes, fue una "reacción a una serie de provocaciones militares responsabilidad de Irán".

En este sentido habló también el ministro de Exteriores holandés, Stef Blok, para quien "es de gran importancia que se conserve la tranquilidad en la región. Nadie se beneficia de una mayor escalada. Irán promueve la inestabilidad en la región y Soleimaní jugó un papel en esto".

Turquía, al tiempo, mostró su "profunda preocupación" por la "creciente tensión" entre Estados Unidos e Irán, condenó "las intervenciones extranjeras en la región" y advirtió del riesgo de conflicto en el vecino Irak.

En esa línea, el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, pidió evitar a toda costa una escalada de la violencia en Irak y poner fin a las provocaciones y represalias en ese país.

Oriente medio En Oriente Medio las reacciones son encontradas: ante las condenas de países como el Líbano o Siria al ataque, Israel apoyó a EEUU. El Gobierno sirio, del que Irán e Irak son aliados, consideró la muerte de Soleimaní y el vicepresidente de Multitud Popular como una "agresión criminal estadounidense traicionera" que se asemeja a los métodos de "bandas criminales" y que constituye una "grave escalada de la situación en la región".

Beirut, por su parte, calificó lo ocurrido de "asesinato criminal", lo tildó de "violación de la soberanía iraquí y de escalada peligrosa contra Irán que aumentará las tensiones en la región".

Por el contrario, el gobierno israelí, que ha tomado medidas preventivas ante posibles represalias, expresó su apoyo a Washington "en su lucha por paz, seguridad y defensa propia" e, incluso, el primer ministro Benjamín Netanyahu se refirió a Soleimaní como "responsable de la muerte de ciudadanos estadounidenses y mucha otra gente inocente". - Efe

Envío de tropas a Irak. EEUU enviará miles de soldados a Oriente Medio después del ataque en Irak contra Soleimaní y la crisis desatada como consecuencia de ello. El número de soldados que será enviado a la región podría ascender a entre 3.000 y 3.500, según CNN y NBC, que citan fuentes militares y de defensa, pero está aún sin confirmar. Según el diario 'The Wall Street Journal', el despliegue podría producirse a lo largo de este fin de semana.