Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Un gasteiztarra cruzará África en bici por la retinosis pigmentaria

Rubén Alonso dedicará los próximos tres años a recorrer el continente negro

Lucirá la camiseta de la Asociación Begisare para “visibilizar la enfermedad y ayudar a quienes la sufren”

Axier Burdain Pilar Barco - Sábado, 13 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Rubén Alonso, vecino de Abetxuko, posa con la bicicleta Rodriga, bautizada de esta manera porque se la regaló su amigo Rodrigo. Al margen de las alforjas, una parrilla delantera desmontable y un manillar de mariposa, su montura, de la marca Orbea, es como

Rubén Alonso, vecino de Abetxuko, posa con la bicicleta Rodriga, bautizada de esta manera porque se la regaló su amigo Rodrigo. Al margen de las alforjas, una parrilla delantera desmontable y un manillar de mariposa, su montura, de la marca Orbea, es como cualquier otra de serie.

Galería Noticia

Rubén Alonso, vecino de Abetxuko, posa con la bicicleta Rodriga, bautizada de esta manera porque se la regaló su amigo Rodrigo. Al margen de las alforjas, una parrilla delantera desmontable y un manillar de mariposa, su montura, de la marca Orbea, es como

Vitoria- El próximo 25 de octubre, Rubén Alonso dejará atrás Abetxuko para embarcarse en una aventura que le llevará a recorrer el continente africano en bicicleta durante tres años. Veterano en estas lides, este viajero de 45 años ya dedicó hace 8 años otro periodo similar de tiempo a recorrer, también a golpe de pedal, varios países de Asia y Oceanía, aunque en esta ocasión aprovechará para dar visibilidad a una enfermedad un tanto desconocida: la retinosis pigmentaria.

Después de siete horas de vuelo, partiendo desde Loiu y haciendo escala en Frankfurt, aterrizará en El Cairo para dar el pistoletazo de salida a su itinerario. Recorrerá Egipto, pero en lugar de seguir la ruta del Nilo cubrirá la de los oasis hasta la presa de Assuan. Desde allí, la idea es pasar a Sudán a través de una carretera que no figura en los mapas. Visitará durante un mes Sudán -el tiempo máximo que le permite el visado- y desde allí cruzará la frontera de Etiopía. La idea es llegar, si es posible, hasta Eritrea, pero la inestable situación del país tal vez no se lo permita. El listado continuará por Kenia, Uganda, Ruanda, Tanzania, Mozambique, Zimbabue... Luego llegará el momento de decidir sobre la marcha qué camino tomar para llegar a Sudáfrica. “Es muy difícil planear las etapas desde aquí porque la información no es fiable. Sólo sabré hacia dónde me puedo mover una vez que esté allí”, reconoce.

Esa “primera etapa” del viaje le llevará, mas o menos, un año. Desde allí y “si África me ha tratado bien”, proseguirá por Namibia y ascenderá por la costa oeste del continente hasta llegar a Marruecos. En función del tiempo invertido, si aún está dentro de plazos, es posible que cruce el estrecho en ferry y que atraviese la península a lomos de su bicicleta hasta llegar a Vitoria.

La idea de convertirse en embajador de la lucha contra la retinosis pigmentaria surgió a raíz de que una persona de su entorno padece este problema. “Existe una asociación, Begisare, aquí en Álava y están intentando mover el tema para que se conozca más y poder ayudar a otros con el mismo problema”, precisa. Él lucirá la camiseta y hará campaña, tanto a pie de carretera como a través de su web, polikipoliki.tk.

Haciendo balance de la primera experiencia que vivió, recuerda que “me fui hasta el otro extremo del mundo. Salí desde Nueva Zelanda y regresé a Vitoria, lo cual me llevó tres años”. La experiencia resultó positiva casi al 100%. “Dejo un 0,1% fuera porque siempre ocurre algún imprevisto indeseado. Alguna infección o, como me sucedió en Bangkok, que me drogaron con una cerveza y me robaron la cámara con todas las fotos del viaje”, ilustra.

La forma convencional de viajar no casa con las aspiraciones de Rubén. “Siempre tenía como máximo un mes para viajar, y a mí no me daba tiempo a disfrutar de los lugares y, sobre todo, a conocer a la gente. Te vas moviendo de un sitio a otro, haces muchas cosas, pero no te da tiempo a saber cómo está el país ni cómo viven las personas. Yo necesito tiempo y el medio de locomoción que se ajusta a lo que me hace falta es la bicicleta. Te ofrece la facilidad de parar donde quieres y el ritmo de desplazamiento es el más adecuado para ver y escuchar”, expone.

Para hacer posible esta nueva odisea, ha trabajado durante todos estos años en Mercedes y ha ido ahorrando el dinero necesario para financiarla. “He cogido una excedencia de 3 años y dispongo de un presupuesto de unos 15 euros al día. Considero que no está mal para viajar por África. Todo lo que son opciones para el turista, desde los visados hasta los hoteles, pasando por las entradas a los parques naturales, es caro. El resto es mucho más económico, no creo que vaya a tener problema con eso. Además, espero contar con algo de hospitalidad”, valora.

Su montura ha sido bautizada con el nombre de Rodriga -se la ha regalado su amigo Rodrigo- y luce nombre en el cuadro con la grafía de la banda Metallica. Se trata de un modelo de la marca Orbea sin ningún tipo de sofisticación. Rubén le ha agregado algunas piezas, pero nada fuera de lo normal al margen del manillar de mariposa, que permite más opciones de agarre para evitar el cansancio en los brazos. Eso sí, el sillín es de gel porque Rubén reconoce que “no me hago a los de barrita”.

En el equipaje, una tienda de campaña, saco de dormir, esterilla, un hornillo de cocina que funciona con cualquier tipo de combustible, un cargador solar para el móvil, un smartphone, unos mapas descargados en papel pero no demasiado actualizados -la última versión disponible data de 2012-, un filtro potabilizador de agua, recambios para la bicicleta y algo de ropa. Todo se distribuye entre la parrilla de la bicicleta, una bolsa frontal y las alforjas delanteras y traseras.

el viaje

Primera etapa. Partirá el próximo 25 de octubre desde El Cairo y seguirá por Sudán, Etiopía, Eritrea, Kenia, Uganda, Ruanda, Tanzania, Mozambique y Zimbabue. Desde ese país, decidirá “sobre el terreno” qué vía tomar para llegar hasta Sudáfrica. Esta primera etapa le llevará, aproximadamente, un año.

Segunda etapa. Tras recorrer Sudáfrica, ascenderá por la costa oeste del continente a través de Namibia y, poco a poco, la idea es alcanzar Marruecos. Si le da tiempo, tomará un ferry, cruzará el estrecho y es posible que atraviese la península pedaleando hasta regresar a Vitoria.

la frase

Hace ocho años, voló a Nueva Zelanda con su bicicleta e invirtió otros tres años en regresar a Vitoria. La experiencia le confirmó que aquella era la forma de viajar que necesitaba.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus