Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

El mapa político de Brasil sufre El ‘efecto Bolsonaro’

El exmilitar irá a la segunda vuelta tras hundir a los partidos tradicionales

En el Parlamento pasa de 1 a 51 diputados y solo el voto útil al ‘lulista’ Haddad puede quitarle la presidencia

C.A. Moreno/E. Davis - Martes, 9 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Simpatizantes del Partido Social Liberal (PSL), partido del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, celebran el resultado frente a la casa del candidato.

Simpatizantes del Partido Social Liberal (PSL), partido del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, celebran el resultado frente a la casa del candidato. (EFE)

Galería Noticia

Simpatizantes del Partido Social Liberal (PSL), partido del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, celebran el resultado frente a la casa del candidato.

Río de Janeiro-Las victorias en las elecciones regionales y legislativas de Brasil de candidatos que apoyan al ultraderechista Jair Bolsonaro, el más votado en las presidenciales y que definirá la jefatura del Estado en una segunda vuelta, modificó por completo el mapa político del país. Mientras que formaciones tradicionales como el Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) perdieron espacio, puestos estratégicos y reductos importantes, fuerzas poco expresivas, impulsadas por el efecto Bolsonaro, surgieron como nuevos actores políticos en Brasil. El ultraderechista, un polémico candidato por su defensa de la dictadura militar (1964-1985) y por sus declaraciones racistas, machistas y homófobas, consiguió el 46,1% de los votos en las presidenciales, muy por encima de lo que pronosticaban los sondeos, y por poco garantiza su elección sin necesidad de acudir a una segunda vuelta.

El candidato del Partido Social Liberal (PSL) tendrá que definir la Presidencia en la segunda vuelta del 28 de octubre próximo con el socialista Fernando Haddad, el sucesor del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT), que obtuvo el 29,2%. Impulsado por el efecto Bolsonaro, el PSL, una formación minúscula y que en 2014 sólo eligió un diputado, sale de las urnas como la segunda mayor fuerza en la Cámara Baja, con 51 diputados, según las proyecciones iniciales. Tan sólo perderá en número de diputados con el PT, que lidera el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y cuya bancada puede caer desde los 70 legisladores elegidos hace cuatro años hasta 57 este año. Eduardo Bolsonaro, hijo del candidato presidencial, se convirtió en el diputado federal más votado de la historia de Brasil al obtener más de 1,8 millones de votos en el estado de Sao Paulo, en donde Joice Hasselmann, otra candidata del PSL, también consiguió más de un millón de votos. El PSL, además, incluyó a tres de sus candidatos en la segunda vuelta para los gobiernos regionales de Rondonia, Roraima y Santa Catarina. Además del PSL, otras formaciones pequeñas y candidatos aliados con Bolsonaro consiguieron importantes victorias. Carlos Roberto Massa, conocido como Ratinho Junior y candidato del también modesto Partido Social Democrático (PSD), fue elegido gobernador de Paraná, con el 60,13% de los votos, tras el impulso que consiguió con el apoyo del ultraderechista.

En Minas Gerais y Río de Janeiro, segundo y tercer mayores colegios electorales de Brasil, dos candidatos neófitos en la política y que recibieron la bendición de Bolsonaro fueron los más votados y disputarán las gobernaciones en segunda vuelta.

El PT fue el partido que más gobiernos regionales se garantizó en primera vuelta, con tres y la posibilidad de conquistar un cuarto en segunda vuelta, pero perdió en Acre, antiguo reducto de los lulistas, y el gobierno de Minas Gerais, hasta ahora el estado más importante que ha gobernado.

el día siguienteAsí las cosas, Bolsonaro y Haddad empezaron a mostrar ayer sus cartas para la nueva campaña, con la extrema polarización como apuesta. Bolsonaro agitó la bandera del “anticomunismo”, mientras que Haddad visitó en la cárcel a su mentor y líder del Partido de los Trabajadores (PT) Luiz Inacio Lula da Silva, preso por corrupción. Esa visita le dio munición al líder de la ultraderecha, quien se vale de las redes sociales para comunicarse con sus seguidores. “Ustedes eligen: ser gobernados por alguien limpio o por aquel mandado por la corrupción”, escribió desde su domicilio, donde aún se recupera de las heridas que sufrió el 6 de septiembre, cuando fue acuchillado durante un mitin.

El Mito, como lo llaman sus seguidores, reiteró que Brasil “no puede” volver a apostar en la izquierda y el “comunismo” y reafirmó que, si gana la segunda vuelta del 28 de octubre, su plan pasa por “reducir el número de ministerios”, “privatizar estatales” y acabar con la corrupción.

Haddad, por su parte, conversó con periodistas tras la visita a Lula, a quien dijo que simplemente le “informó” sobre lo ocurrido este domingo en las urnas, e insistió en que intentará “unir a las fuerzas democráticas” frente al autoritarismo que le achaca a Bolsonaro, un polémico capitán de la reserva del Ejército. Según Haddad, en la segunda vuelta los brasileños elegirán entre dos modelos: “El neoliberalismo que ellos defienden y el estado del bienestar que proponemos, con derechos para los trabajadores”, dijo. También volvió a criticar la intención de Bolsonaro de liberar la venta y porte de armas para civiles y sostuvo que “la seguridad es un servicio público”, por lo que “armar a la población es dejar de prestar ese servicio”.

Haddad confirmó que pretende conversar con algunos candidatos derrotados este domingo, entre los que citó al laborista Ciro Gomes (tercero con 12,5 %) y al socialista Guilherme Boulos, quien sólo obtuvo un 0,58 % de los sufragios.

También manifestó su “respeto” por Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que quedó en cuarto lugar con 4,7% y en cuyas filas ya se insinúa una desbandada hacia las trincheras de Bolsonaro, quien se apropió de casi todo el espectro conservador. El PSDB, uno de las partidos más tradicionales del centroderecha y un histórico adversario del PT, fue aplastado por el efecto Bolsonaro y algunas de las formaciones de centro que apoyaron a Alckmin se han acercado al capitán.

Aunque el PSDB anunció que definirá su posición para la segunda vuelta hoy, algunos de sus dirigentes ya adelantaron que se sumarán a Bolsonaro, como Joao Doria, quien emergió de las elecciones como una de las nuevas referencias del PSDB y disputará una segunda vuelta en búsqueda del gobierno regional de Sao Paulo. El apoyo de Doria puede ser importante para el ultraderechista, pues el socialdemócrata obtuvo 6,4 millones de votos en la primera vuelta para el gobierno regional de Sao Paulo, que disputará frente al socialista Marcio França, segundo con 4,3 millones de sufragios.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus