Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Denuncian otro caso de una exhumación errónea en el cementerio de el salvador

Los servicios municipales identificaron mal un nicho y los restos acabaron en el osario común
El Consistorio ha vendido la sepultura sin permiso de la familia

Axier Burdain - Martes, 9 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Carmen, una de las hijas, posa en la imagen junto al nicho en el que reposaban los restos de su madre.

Carmen, una de las hijas, posa en la imagen junto al nicho en el que reposaban los restos de su madre.

Galería Noticia

Carmen, una de las hijas, posa en la imagen junto al nicho en el que reposaban los restos de su madre.

Vitoria - De nuevo, un error administrativo del Ayuntamiento de Vitoria ha acabado con una sepultura vaciada en el cementerio de El Salvador, los restos de una persona en el osario común sin posibilidad de ser identificados, y con una familia que pierde el enterramiento que ha costeado. durante muchos años. En este caso, la equivocación del Consistorio afecta a un nicho que, otra vez a causa de una confusión a la hora de ser identificado, ha sido desocupado y vendido sin el conocimiento ni el permiso de sus legítimos dueños. Los afectados han recibido una carta de disculpa de la Administración local y la oferta de entrega de un nuevo nicho o, en su lugar, de la devolución del dinero que en su día abonaron por la concesión más la actualización por razones de inflación. La familia no está de acuerdo con el proceder municipal y ha decidido emprender acciones legales contra el Ayuntamiento. “Estamos indignados”, aseguran.

Su enfado inicial se ha visto acrecentado en los últimos días, después de que se informaran a través de DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA de que se había producido un incidente prácticamente idéntico al suyo en el mismo camposanto. “Estamos convencidos de que hay más casos y no entendemos cómo el Ayuntamiento no es capaz de mantener el control sobre un asunto tan delicado como éste. Mi deseo era que, cuando muriera, me enterraran junto a mi madre. Y eso ya no va a suceder. El nicho de mi madre estaba justo debajo del de mi padre, y ahora el Ayuntamiento nos ofrece otro en otro lugar. No es lo que queremos ni lo que merecemos”, explica Rosa, una de las propietarias del nicho vaciado de forma irregular. Ella, junto a sus seis hermanos, ha decidido llevar el asunto ante los tribunales “hasta las últimas consecuencias”.

El pasado abril, cuando la familia fue a visitar el nicho, se llevó una desagradable sorpresa. La lápida, que además del nombre de la fallecida mostraba una fotografía y un pergamino en bronce, había desaparecido. En su lugar, una losa sin ninguna indicación al margen del número de localización dentro del cementerio, sellaba la sepultura. “No comprendemos cómo pueden equivocarse cuando hay un nombre, una fotografía y elementos que identifican perfectamente qué persona está enterrada allí”, lamenta Rosa.

Cuando pidieron explicaciones en la oficina que hay en la entrada de El Salvador, recuerda que el responsable que les atendió “se rió”. “No me quiso contar lo que había sucedido. Dijo que el nicho estaba a nombre de mi hermano y que no me podía informar, mientras se reía”, afirma. Acto seguido, llamaron a la Ertzaintza y los agentes, a su vez, llamaron al cementerio. “La segunda vez ya no se reía. Nos dijo que se había producido un error y que los restos no eran identificables porque estaban en el osario común, pero que no sabía nada más”, añade. La Ertzaintza les remitió a la Policía Local.

Acudieron a Agirrelanda para presentar una denuncia. “Nos dijeron que al no existir vandalismo ni robo, no podíamos tramitarla. Todavía no lo entendemos, porque para nosotros sí que nos han robado. No sabemos dónde están los restos de mi madre y nos han quitado nuestro nicho”.

Finalmente se presentaron en el Ayuntamiento y presentaron una queja, detallando lo sucedido. Tiempo después recibieron una carta certificada en la que se les pedía disculpas y se les planteaba la posibilidad de recibir a cambio otro nicho o el dinero de su importe. Ni una palabra sobre posibles compensaciones por los daños morales causados. Cuando la familia reclamó su nicho original, los responsables municipales les aseguraron que aquello era “inviable, porque no podían cometer el mismo error con la familia que había adquirido el nicho”.

En cualquier caso, la losa que a día de hoy cubre el nicho en el que hasta este año reposaban los restos de la madre, permanece vacía. “No hay ningún nombre, nada en absoluto. Han pasados bastantes meses y no hay una lápida que indique quién está enterrado allí. Todo nos resulta de lo más extraño”, explica.

segundo casoEste es el segundo caso de vaciado de un enterramiento “por error” que se conoce en el cementerio de El salvador. La semana pasada, este diario informaba de que el Consistorio había procedido a la exhumación de los restos de tres personas que también acabaron en el osario común, por lo que su recuperación también fue imposible. Tal y como se reconocía a través de un decreto, la equivocación se produjo cuando un ciudadano renunció a la concesión de una sepultura -lo cual revirtió la titularidad al Ayuntamiento- y la Administración identificó mal el enterramiento porque los apellidos de las dos familias eran muy similares entre sí.

Los responsables de la unidad municipal de cementerios retiraron la lápida, vaciaron la parcela y vendieron la sepultura a otra familia. Los afectados reclamaron 60.000 euros al Ayuntamiento por los daños morales y éste les ofreció una indemnización de 20.000 euros. No hubo acuerdo y el asunto se encuentra pendiente de resolución en los juzgados.

las claves

Identificación errónea. Hasta el momento se han conocido dos casos de identificaciones erróneas en el cementerio de El Salvador. En ambos casos, el Ayuntamiento ha vendido dos enterramientos que no le pertenecían y trasladado los restos humanos que contenían al osario común, donde su identificación y recuperación resulta imposible.

Nicho vacío. En el último caso conocido, la familia comprobó el pasado abril, durante una visita al cementerio, que el nicho en el que reposaban los restos de su madre había sido vaciado sin su permiso.

Queja ante el Ayuntamiento. Después de tratar en vano de denunciar lo sucedido ante la Er-tzaintza y la Policía Local -en ambos casos les informaron de que ninguno de los dos cuerpos era competente en esta materia-, la familia presentó una queja ante el Ayuntamiento.

Carta de disculpa. La familia recibió una carta certificada del Consistorio en la que reconocía el error cometido y ofrecía un nicho distinto. No se les planteó ninguna compensación por los daños morales causados.

la frase

La familia cree que surgirán más denuncias por situaciones similares y critica la falta de control en el cementerio de El Salvador.

la cifra

20.000

Euros. En el primer caso, en el que se exhumaron los restos de tres personas, el Ayuntamiento ofreció una indemnización de 20.000 euros, que la familia no aceptó.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus