Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

¿Es posible construir una memoria inclusiva? ¿Es el momento?

Por Agus Hernan - Lunes, 8 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

El pasado agosto, el señor Joxan Rekondo realizaba en estas páginas una aportación al debate de la memoria. A través de las redes sociales adquirí el compromiso de seguir aportando a este debate esencial para entender nuestro pasado y sentar las bases de nuestro futuro.

El Foro Social reúne en su seno a sensibilidades muy diferentes. Entre las 17 entidades que lo conforman cohabitan personas que estuvieron en pancartas opuestas en momentos de duros enfrentamientos en los años 1993-94. Participan además sindicatos con personas afiliadas muertas por ETA, con torturadas hasta la muerte y con miembros de distintos cuerpos de seguridad. Una asociación de víctimas de la violencia practicada por los Estados y una organización de cristianos de base con una profunda aproximación ética.

¿Cómo cohabitan en el Foro estas realidades? Buscando siempre aquello que nos une más que lo que nos separa. Esa práctica nos permite profundizar en este debate desde ese respeto mutuo y un mismo fin: la construcción de una convivencia democrática.

No somos ingenuos. Es honesto reconocer que en lo que respecta a la “memoria inclusiva” las posiciones están enquistadas. Sabemos que para esta cuestión, a diferencia de otros nudos desatados recientemente, deberá pasar bastante más tiempo.

Desarmar la palabra es un instrumento importante en esta construcción. En el caso vasco las palabras se han convertido muchas veces en tótems luego difíciles de superar. Por ello, hay que encontrar términos inclusivos que nos permitan alejarnos de la batalla del relato que hay quien se empeña en seguir utilizando y que solo pretende ahondar en trincheras que, aunque costará, ya van desapareciendo de nuestra sociedad.

Para el Foro Social, el debate debería responder a la pregunta siguiente: ¿cómo trabajar para sentar las bases de una memoria que, sin pasar página, permita un resultante en que todos los relatos se sientan confortablemente representados? Un resultante en el que ninguna persona se sienta discriminada y que nos permita mirar al futuro sin olvidar nuestro pasado.

¿Es posible este objetivo? Y es que al no haberse logrado el fin de la(s) violencia(s) en el marco de un acuerdo negociado clásico, nuestro país está desarrollando un proceso singular de resolución que ha obligado a buscar soluciones imaginativas y acuerdos parciales.

Yendo al meollo del debate que plantea Rekondo -y otras muchas personas- sobre las consecuencias de la violencia de ETA, aunque siempre es un peligro simplificar, existen tres grandes corrientes de opinión en nuestro país:

-Aquella que piensa que debería haber finalizado (mucho) antes, con relevantes matices sobre el momento: 1979 con el Estatuto de Autonomía, 1982 en el caso de ETA pm, Lizarra-Garazi o Loiola.

Desarmar la palabra es un instrumento importante en esta construcción. En el caso vasco las palabras se han convertido muchas en tótems luego difíciles de superar

-Aquella que entiende que el ejercicio de la violencia de ETA siempre tuvo sentido hasta el fin de su actividad el 20 de octubre 2011.

-Aquella que cree que nunca tuvo sentido. Y dentro de esta, con características propias, la perspectiva ética en torno a la legitimidad del ejercicio de la violencia, que se da en ciertos sectores con el componente ético desde la fe cristiana.

Cada corriente, con sus innumerables matices, representa a un importante sector de esta sociedad. Unas mayores que otras, cierto, pero esta última es una cuestión que no se puede obviar. Se trata de realidades que coexisten hoy en día.

La experiencia internacional nos dice que ninguna sociedad posconflicto puede permitirse construir una memoria imponiendo relatos únicos en el que sectores importantes se sientan discriminados.

Pero hay un punto en el que estamos de acuerdo: hay que construir un futuro basado en una cultura de derechos humanos y de paz y el respeto a la voluntad mayoritaria de los ciudadanos del país expresada libre y democráticamente.

Y ese consenso es ya, de por sí, muy importante para empezar. Un hito en la historia de nuestro país.

Dicho esto, es de recibo constatar que ninguna de las partes parece dispuesta a renunciar a su relato. Es más, nos encontramos en un momento de pie en pared.

Por lo tanto, partiendo de esa enorme pluralidad de relatos, la pregunta que nos hacemos es si existe una posibilidad de construir una memoria inclusiva. Hoy día parece difícil superar ese disenso. Solo parece haber dos alternativas, que uno de los relatos se imponga, con el riesgo de que las condiciones de no repetición se asienten sobre bases frágiles. O aceptar esta realidad actual y dejar que el futuro se escriba sobre una falta de acuerdos mínimos, con lo que ello supondría en la construcción de una convivencia democrática. Cualquiera de las dos nos resulta insatisfactoria.

Estamos a tiempo de evitar que la herida se cierre mal. Toca ahora construir las bases de un contrato social entre instituciones, partidos y sociedad civil que busque el objetivo que decíamos al principio: sentar las bases de una memoria que, sin pasar página, permita un resultante en que todos los relatos se sientan confortablemente representados. Un resultante que, como nos decía recientemente el reverendo Harold Good, puede ser una cohabitación de relatos diferentes como en Irlanda. Desde el respeto y aceptando que nadie posee la verdad única. Pero sin dejar nunca de avanzar en las cuestiones que quedan pendientes de resolver.

Como antes el desarme civil permitió avanzar en consensos sobre las personas presas y la disolución de ETA ha permitido el generoso abrazo entre José Miguel Cedillo y Julen Mendoza en Errenteria, seguramente profundizar ahora en la reparación de todas las víctimas, que evite que nunca más ninguna se sienta abandonada, y dar una resolución a la problemática de las personas presas, ayudaría a dar pasos inclusivos en esta cuestión también.

Son muchas preguntas a las que intentaremos dar respuesta a lo largo de los próximos meses. Todo ello, como siempre, aprendiendo de la experiencia internacional y haciendo recomendaciones lo mas inclusivas y transversales posibles. Por ejemplo, en el V Foro Social de octubre queremos profundizar en los mecanismos de reparación a las víctimas. Seguiremos aportando.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus