Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Márquez el Mutante

El catalán gana en Tailandia “a lo Dovi” en un duelo con el rival italiano que dejó once adelantamientos en las cuatro últimas vueltas para sentenciar el título

Eduardo Oyarzabal - Lunes, 8 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Marc Márquez cruzó la meta del Gran Premio de Tailandia con la rueda delantera levantada, ante Andrea Dovizioso (04) y Maverick Viñales (25).

Marc Márquez cruzó la meta del Gran Premio de Tailandia con la rueda delantera levantada, ante Andrea Dovizioso (04) y Maverick Viñales (25). (Foto: Efe)

Galería Noticia

Marc Márquez cruzó la meta del Gran Premio de Tailandia con la rueda delantera levantada, ante Andrea Dovizioso (04) y Maverick Viñales (25).

bangkok-“Márquez puede batir mis récords”, admitía el sábado Valentino Rossi. Horas después, Marc Márquez acariciaba su séptimo título mundial. Después de bautizar con victoria el Gran Premio de Tailandia, solo tiene que quedar por delante de Andrea Dovizioso o no perder más de dos puntos con el italiano en alguna de las cuatro carreras que quedan por celebrarse. “¿El título? Lo tengo, pero bueno, calma”, manifestaba el catalán. Aunque seguido corregía, porque hasta que no se agarra, mientras no coja polvo en la vitrina y exista la esperanza ajena, lo políticamente correcto es respetar esas opciones, no vaya a ser que… “Hay muchos factores: riesgo, lesión, caídas… puede pasar de todo”, rectificaba. Sus sensaciones internas, bien fundadas, le jugaron una mala pasada.

De su discurso se intuye que son cuatro carreras residuales, meros trámites para disfrutar, para estimular la gula, para engordar esos números que le elevan a los altares del motociclismo. Ayer, sin ir más lejos, con su séptima victoria de la temporada, igualó los 68 entorchados de Jorge Lorenzo. Ambos se mecen en la historia como los quintos pilotos con más trofeos;la diferencia son los 25 años del catalán y los 31 del mallorquín. Cuando abrace la séptima corona, únicamente Ubbiali (9), Hailwood (9), Rossi (9), Nieto (13) y Agostini (15) otearán desde mayores cotas.

“Afrontaré el fin de semana (del 19 al 21 de octubre en Japón) igual que este. Si tengo que arriesgar hasta el último metro, lo haré”, aderezaba en su discurso posterior a la carrera. Como se observa, poco o nada teme el riesgo de un percance. Tampoco dudó en el circuito de Chang, donde se apoyó con el codo para enderezar su Honda y rebasar a Dovizioso en la última curva. Esa patente suya del invento del cuarto punto de apoyo, ese estilo que ha introducido en el campeonato y que muchos copian con esas protecciones en las coderas. Aunque, como explicó, ayer ganó con el Dovi Style, el estilo Dovi. “Ha sido difícil, sobre todo cuando sabes que en las últimas vueltas, contra pilotos Ducati, hemos perdido”, reflexionaba. Cuando no puedes con tu enemigo, alíate con él;en este caso, haz como él. Imítale. Dale de su propia medicina. “Había perdido todos los duelos con Ducati y lógicamente eso me afectaba un poco”, confesaba.

¿Qué es eso del Dovi Style? Decidir en los metros finales, en la última curva a poder ser. “Me había ganado ya tres veces así”, decía Marc. “He puesto todo al rojo en la última vuelta y me ha ido bien”. Jugó a la ruleta y saltó la banca. En las apuestas hay riesgos, los azares de once adelantamientos repartidos entre Márquez y Dovi en las últimas cuatro vueltas en Burinam. La bolita se detuvo en el rojo. Ganó el catalán un duelo respetuoso llevado al límite, con las renacidas Yamaha merodeando de espectadoras.

Porque fue Rossi el primer pujante. En los días previos el italiano decía que Chang era un circuito aburrido. Presto a despejar lo anodino, asumió el liderato en la quinta vuelta, cuando adelantó a Márquez, quien donó su ventaja de poleman: “He tirado cuatro vueltas, he visto que no podía y he dicho: ‘que me pase en la recta’”. En 2018, Rossi había sido líder de carrera solamente cuatro vueltas;ayer sumó una decena más. Hasta que Dovi cobró protagonismo a 16 vueltas del desenlace. Entonces la carrera se hizo debate de dos. Porque aunque Rossi y más tarde Viñales bebieron de los rebufos de la pugna por la victoria, nada más pudieron hacer que ser testigos privilegiados del duelo.

duelo márquez-doviziosoCon 16 vueltas por delante, Dovi asumió el liderato. Márquez también se deshizo de Rossi y se instaló a rueda de la Ducati, su némesis. Márquez, chico aplicado, capaz de regenerarse y mejorar, dedicó tiempo al estudio. Analizando, esposado a la templanza, incluso cortando el gas en la recta de meta, dejó que los giros se agotasen. Hasta que sonaron trompetas de guerra. Restaban cuatro vueltas.

Aunque parece que rueda en triciclo por la sencillez que transmite, Márquez es además de talento un piloto trabajado, que se reinventa. Ayer se reprimió. Otrora era visceral, irreconciliable con la prudencia;ahora es más perfecto, ahora piensa además de correr. “Era estrategia”, subrayaba. Pero a cuatro vueltas del final se abandonó la planificación. Se agarró el corazón. La táctica dio paso al desboque, igual que los soldados abandonan la trinchera para emprender el combate cuerpo a cuerpo, sin cábalas sobre el devenir, sin tiempo para la reflexión. “Cuando quedaban siete vueltas, tenía claro que pasaba a Dovi en la curva 5, y lo he pasado en todas partes menos en la 5”, explicaría Márquez, ciego por la gloria.

El intercambio fue el sueño de todo amante del motor. Una sucesión de once adelantamientos sin repliegue. Márquez-Dovi, Dovi-Márquez. A pecho descubierto. Brindis por el riesgo. Generoso espectáculo. Y salió rojo, no rojo de la costumbrista Ducati, sino de la furia de Márquez. Amparado en su codera, perdido el liderato en la última frenada de la carrera, Márquez alzó temprano la moto al dejar atrás el ángulo definitivo. La virtud del cuarto punto de apoyo. Su as. Dovi se fue largo al atacar por el interior y el favorecedor reprís propiciado por el rápido y ágil enderezamiento de Márquez dio el triunfo al catalán. A lo Dovi. Mutante Márquez. Una variedad más para su excelso repertorio. Luego aparecían, algo dignificadas, las Yamaha de Viñales, tercero, y Rossi, cuarto. Cerca pero lejos aún.

GP de Talandia

Carrera de MotoGP

1. Marc Márquez (Honda) 39:55,722

2. Andrea Dovizioso (Ducati) a 0,115

3. Maverick Viñales (Yamaha) a 0,270


Mundial de MotoGP

1. Marc Márquez (ESP) 271 puntos

2. Andrea Dovizioso (ITA) 194

3. Valentino Rossi (ITA) 172


Carrera de Moto2

1. Francesco Bagnaia (Kalex) 39:00,009

2. Luca Marini (Kalex) a 1,512

3. Miguel Oliveira (KTM) a 1,651


Mundial de Moto2

1. Francesco Bagnaia (ITA) 259 puntos

2. Miguel Oliveira (POR) 231

3. Brad Binder (AFS) 157


Carrera de Moto3

1. Fabio di Giannantonio (Honda) 38:10,789

2. Lorenzo dalla Porta (Honda) a 0,135

3. Dennis Foggia (KTM) a 0,466


Mundial de Moto3

1. Jorge Martín (ESP) 204 puntos

2. Marco Bezzecchi (ITA) 178

3. Fabio di Giannantonio (ITA) 175

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus