Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Baskonia 85 - 66 GBC

Matinal de servicios mínimos

Sin alcanzar la combustión plena y pese a su pájara previa al descanso, el Baskonia impone la lógica ante un limitadísimo GBC

Oscar San Martín - Lunes, 8 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Voigtmann, mejorado respecto a su pésimo papel en Burgos, se estira para atrapar un balón suelto en pugna con Gutiérrez.

Voigtmann, mejorado respecto a su pésimo papel en Burgos, se estira para atrapar un balón suelto en pugna con Gutiérrez.

Galería Noticia

Voigtmann, mejorado respecto a su pésimo papel en Burgos, se estira para atrapar un balón suelto en pugna con Gutiérrez.Shengelia, ayer suplente en el Buesa, se levanta por encima del visitante Bobrov para capturar un rebote.

pedro martínez

Castigo a Vildoza. Hizo un reparto equitativo de minutos entre su plantilla, si bien relegó al ostracismo al argentino -desacertado en su aparición del segundo cuarto- tras el intermedio. Apostó de inicio por Huertas y Voigtmann, necesitado de confianza tras su aciago papel en Burgos. El alemán y Poirier coincidieron durante muchos minutos ante un GBC que no supone hoy en día una vara de medir.

las claves

Dos realidades opuestas. El derbi plasmó la abismal diferencia existente entre los dos vecinos vascos. Sin meter una alta marcha y sudando lo justo, el Baskonia tuvo suficiente.

Sin velocidad de crucero. El equipo vitoriano fue más práctico que plástico en una matinal donde impuso la lógica pese a algún intervalo de desatenciones defensivas y ceguera en ataque. Tras el intermedio, subió líneas y el GBC se desmoronó.

Grave desconexión El Buesa Arena vivió un sobresalto en el segundo cuarto cuando los guipuzcoanos aprovecharon una monumental pájara local para igualar contra todo pronóstico a 32 un partido que arrancó de forma negativa para sus intereses.

Vitoria- Sensación de placidez absoluta y situación bajo control pese a un inquietante intervalo de ceguera ofensiva y desorden en los minutos previos al intermedio que estrechó el marcador. Uno de los derbis más descafeinados de la historia moderna, fruto del sideral desequilibrio existente entre dos plantillas antagónicas, se desarrolló bajo el guión previsto y acabó de la única manera posible entre dos contendientes que viven realidades opuestas. Y todo ello aderezado de la frialdad de un Buesa Arena casi desértico que asistió entre bostezos a un partido escasamente atractivo por las terribles limitaciones del forastero donostiarra en manos de Sergio Valdeolmillos, cuya determinación de haber abandonado la compañía de Pedro Martínez para volar en solitario en un firme candidato al descenso puede haber sido una de las más arriesgadas de su carrera en los banquillos.

Para un Baskonia de servicios mínimos y que dio la sensación de sudar lo estrictamente necesario, se trataba de facturar un triunfo que todos daban por descontado y también recuperar las buenas sensaciones tras el inesperado tropiezo en Burgos. Pues bien, se quedó a medio camino y no satisfizo plenamente su objetivo por mucho que el holgado marcador final pueda trasladar la impresión de lo contrario. Sin entrar nunca en combustión plena y con el freno de mano puesto, el equipo vitoriano se contagió en varios tramos de la mediocridad guipuzcoana. Nunca corrió peligro el resultado, pero ello no es óbice para pasar por alto algunas desatenciones defensivas que frente a conjuntos más opulentos tendrán consecuencias fatales.

Pese a exhibir una consistencia a años luz de la que se presupone a un aspirante a la Final Four de la Euroliga, el Kirolbet apenas padeció sobresaltos ante un rival que difícilmente escapará de las turbulencias de la ardua pelea por la salvación tras lo visto ayer en el Buesa Arena. Aún lejos de su mejor versión, la suficiencia con la que el Baskonia resolvió un trámite resultó manifiesta. El bautismo continental previsto este viernes en Kaunas supondrá un termómetro más fiable para calibrar las constantes vitales azulgranas. Esa sí promete ser una buena vara de medir para un grupo que, tras el subcampeonato en la Supercopa, no termina de alcanzar la velocidad de crucero pese al plácido calendario de estos albores ligueros. Hubo más seriedad que brotes de buen juego ante el GBC. Más gotas de practicidad que espectáculo a borbotones para los paladares más exigentes.

preocupante pájaraObviando pequeños detalles de Hilliard, el intento de Voigtmann por reconciliarse con la grada tras su desesperante actuación en el Coliseum burgalés, la dictadura interior de Poirier o el oficio de Huertas, muy poco hubo que rescatar ante un GBC de trazos muy preocupantes en la presente temporada. Porque, en líneas generales, la matinal tampoco dejó descollantes actuaciones a nivel individual y el Baskonia solventó el trámite sin grandes alardes. Un aseado trabajo de pico y pala frente a un humilde que protagonizó un meritorio intento de insurgencia en el segundo cuarto pero se estrelló contra la cruda realidad tras el intermedio en cuanto el anfitrión apretó las tuercas a nivel defensivo.

Fue una matinal de contrastes y dientes de sierra por parte de un Baskonia que pasó en un breve lapso de tiempo de soñar con una paliza de escándalo (30-16) ante un Delteco entregado a sufrir una desconexión inesperada y verse en aprietos en el marcador tras encajar un parcial de 2-16. Al buen arranque azulgrana, presidido por la búsqueda del pase extra y la perfecta circulación de balón, se sucedió una caída generalizada en el rendimiento a nivel colectivo. Perdió agresividad la defensa, se sucedieron los ataques pastosos y el GBC se metió de lleno en el partido gracias a la pegada de Nevels y la puntería del francotirador Corbacho desde el 6,75.

El Kirolbet recondujo de nuevo el rumbo tras el intermedio con buenos minutos de Huertas en el timón. El brasileño fue de largo el base más estable de la tripleta en manos de Pedro Martínez, que asiste preocupado a las dudas e indecisiones de Granger y Vildoza. Con el uruguayo y especialmente el argentino en cancha, la solidez se resintió en exceso. Tanto que el segundo se convertiría en un espectador de lujo durante los segundos veinte minutos.

la figura

Amo y señor bajo los aros ante un GBC que precisamente no dispone de interiores de pedigrí. Poderoso e intimidador en una matinal donde no se vio nada exigido por sus pares.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus