Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
estelar

Calleri o como ganar una guerra desigual

El ariete argentino se basta para poner en jaque a las defensas rivales y oxigenar a sus compañeros

Txema Sierra - Lunes, 8 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Calleri fue una pesadilla constante para la zaga del Real Madrid.

Calleri fue una pesadilla constante para la zaga del Real Madrid. (Foto: Josu Chavarri)

Galería Noticia

Calleri fue una pesadilla constante para la zaga del Real Madrid.

Vitoria- El gol que rubricó la épica victoria del Deportivo Alavés sobre el Real Madrid no llevó su firma pero lo cierto es que Manu García perfectamente podría cederle un buen porcentaje de la autoría de este histórico tanto. Y es que aunque Jonatan Calleri no tuvo la fortuna de alojar la pelota en el fondo de la portería de Courtois sí ofreció durante los noventa minutos largos de contienda una auténtica exhibición de cómo se puede ganar una guerra pese a afrontarla en clara inferioridad.

El esquema planteado por Abelardo para recibir al vigente campeón de Europa en Mendizorroza apostó por reforzar el centro del campo con la presencia del trivote compuesto por Pina, Brasanac y Wakaso. Como inevitable contrapunto, la vanguardia albiazul se debilitaba contando con el argentino como único integrante. Sobre él recaía la complicada tarea de tratar de sorprender a la zaga blanca y obligarle a trabajar más de lo deseado.

Poco menos que una misión imposible para la mayoría de los mortales pero que el doce albiazul dejó claro desde el pitido inicial que no estaba a dar por perdida bajo ningún concepto. Y el desenlace desde luego fue acorde a esta carta de presentación. Pese a la evidente inferioridad numérica en la que tuvo que competir en la mayoría de las ocasiones, Calleri salió victorioso prácticamente en todos los duelos que disputó. Pero es que además, no contento solo con eso, se convirtió en el primer defensor alavesista y de su incansable esfuerzo en la presión se beneficiaron todos sus compañeros. Directamente por los múltiples balones que recuperó e indirectamente porque les permitió disfrutar de unos segundos extras de oxígeno al dificultar hasta el extremo el inicio de la creación blanca.

A buen seguro que más de un zaguero del Real Madrid tuvo pesadillas en la noche del sábado con el futbolista argentino. El delantero albiazul, que se incorporó a la escuadra del Paseo de Cervantes pocos días antes del inicio de la competición y sin haber completado la pretemporada, ofreció un auténtico recital en todos los aspectos del juego y no participó en una sola acción sin criterio. Cuando tocaba desgastarse en la presión lo hizo de manera incansable y sin arrugarse ante los intentos de Ramos por sacarlo del partido. De hecho, el sevillano bien pudo haber sido expulsado en los minutos iniciales tras cometer dos claras faltas sobre Calleri que el colegiado no quiso castigar con las tarjetas amarillas que merecían.

Pero es que en las pocas ocasiones en las que El Glorioso pudo combinar y acercarse al área madrileña también fue una pieza clave para buscar los remates obligando a los centrales merengues a estar muy pendientes de él en todo momento. Es verdad que no disfrutó de ocasiones especialmente claras para poder batir a Courtois pero no lo es menos que de la atención que atrajo sobre él se beneficiaron otros compañeros que gozaron de menos vigilancia.

Y cuando más lento se movía el reloj para el Deportivo Alavés y su rival lo tuvo embotellado en su propio área sin oxígeno ya para buscar las contras veloces que le caracterizan, entonces apareció el Calleri más efectivo. Cada despeje en largo de la zaga albiazul -auténticos melonazos en la mayoría de los casos- era capaz de controlarlo. Y no solo eso, sino que en la mayoría de los casos lo protegió entre los numerosos defensores blancos que trataban de arrebatárselo y que únicamente eran capaces de hacerlo cometiendo faltas que valían en ese momento su peso en oro. De hecho, el córner que propició el gol de Manu García tuvo su origen en una increíble falta sacada por Calleri en el centro del campo. En definitiva, una auténtica demostración de cómo se puede terminar ganando una guerra pese a afrontarla en clara inferioridad.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus