Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
AJEDREZ

Peones de un deporte fascinante

Álava cuenta con ocho clubes y tan sólo diez licencias femeninas en esta disciplina

Mikel Uriarte Pilar Barco - Miércoles, 3 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Lucía Cabezas, Ane Martín, Ayala Barcala y Eider Velasco en plena partida de ajedrez.

Lucía Cabezas, Ane Martín, Ayala Barcala y Eider Velasco en plena partida de ajedrez.

Galería Noticia

Lucía Cabezas, Ane Martín, Ayala Barcala y Eider Velasco en plena partida de ajedrez.

Vitoria- Pasear un viernes por la calle Herrería y en concreto por el Bar Bodegón es sinónimo de ajedrez. Mesas y sillas ocupadas por ajedrecistas que degustan una consumición mientras echan unas partidas. Nadie se queda sin jugar. Hay oportunidades para todo aquel que se deja ver por allí y los piques están a la orden del día. Que si el alfil puede con la torre, que si el caballo se come los peones… Y en la otra parte de la terraza se suscita un interesante debate sobre este juego: ¿Es el ajedrez un deporte? Esta es una de las grandes preguntas que este periódico ha trasladado a tres de las chicas que actualmente compiten en este deporte y a una de sus responsables. Lucía Cabezas, Ane Martín, Ayala Barcala y Eider Velasco cuentan como es su día a día en torno a un tablero y 16 figuras.

Hay quien defiende que el ajedrez se puede clasificar dentro del marco de los deportes, mientras que otros tantos opinan todo lo contrario. Como no hay esfuerzo físico mucha gente cree que no es un deporte al uso puesto que solo se usa la cabeza. Más allá de ese debate, que hoy en día sigue dándose, es una realidad que se trata de una disciplina algo minoritaria, con pocas licencias a pesar de ser algo que en edad escolar mucha gente aprende y en muchos colegios se enseña. Pero luego, ¿qué sucede?, ¿por qué no hay más ajedrecistas federados? Álava cuenta con ocho clubes, incluido el Danubio de Miranda que completa el calendario provincial. Pero un dato significativo es el escaso número de licencias femeninas -con tan solo diez en todo el territorio- que hay en el ajedrez. Cuatro de ellas son precisamente del Club Martintxo, que tiene 40 socios con 30 fichas. A las citadas Ane y Ayala hay que sumar también a Patricia Arteche y Lorea Azkarate, ya que Lucía todavía no es federada. Patricia es la mayor de todas con 19 años;el resto tiene entre 12 y 15 años. Pero casi a la mitad de su vida la han desarrollado en torno a una práctica deportiva que muchas veces les exprime su cabeza más que un trabajo de clase. Ayala lleva ocho años jugando y se ha recorrido parte de territorio nacional disputando torneos de ajedrez contra rivales de todo tipo y edad. “En el último autonómico en Eibar apenas dormí la noche anterior. Recuerdo también que en Jaca, en un torneo a nivel nacional, le gané a un señor de 60 años e hice más puntos que en el de Euskadi”, desgrana la joven jugadora, a quien lo que más le gusta es “el buen rollo que hay entre todos los competidores. Hay un ambiente estupendo”. Las diversas edades de los participantes es señal de que en el ajedrez no importa la fuerza ni el físico como en otras disciplinas, sino la cabeza de cada uno y sus reflejos para anticiparse a su contrincante. “La gente dice que es aburrido porque no lo prueban, pero cuando realmente juegas un tiempo y te picas acabas enganchado”, apunta Lucía, quien se apuntó en el Colegio San Prudencio hace seis cursos y no ha dejado de mover las figuras desde entonces. Encima tiene tiempo de hacer otros deportes, como por ejemplo la esgrima. “Mi padre fundó el club Saarvi y dos veces por semana entreno en Salburua. Un día lo dedico al ajedrez y la verdad es que me lo paso en grande”, cuenta con 13 años y una pequeña sonrisa.

Falta de apoyo escolar Otra de las cuestiones que salen a relucir en la charla es la poca dedicación que los centros escolares le conceden al ajedrez. ¿Por qué no se incluye dentro de la asignatura de educación física, por ejemplo? “Si se le dedicara una hora a la semana por parte de todos los estudiantes lo conocerían más de los que realmente saben de qué va. No llega a todo el mundo y hay mucha gente que se pierde por el camino. Si los padres no juegan al ajedrez es raro que vayan a apuntar a sus hijos. Sí hay personas con problemas que suelen empezar, pero lo hacen con otros objetivos”, describe Eider, quien como responsable del club tira de experiencia para analizar la situación con más perspectiva. Ella es partidaria de introducir el ajedrez en una asignatura vinculada a las ciencias. “Más que nada por la visión espacial o el cálculo. En algunos centros, de hecho, lo han incluido. Lo que se hace es complementar una hora de matemáticas”, apostilla convencida. A su izquierda, Ayala asiente al tiempo que añade: “Mis amigas lo han probado, pero no les apetece estar sentadas cuatro horas pensando. Dicen que ya lo hacen en clase”, narra. Puede que parte de dicha problemática venga también derivada del entorno, ya que difícilmente pueden experimentar en un deporte del que tienen pocas referencias. Posiblemente sea necesario verlo alrededor y de manera habitual para terminar de probar y luego engancharse. El ejemplo más claro en este caso es el de Ane. Estudia en Mercedarias, pero tiene en su casa a su entrenador. Su padre Raúl pule sus defectos en cualquier momento y, al igual que Lucía, también lo compatibiliza con la practica de la esgrima. “Me entretiene mucho y además me permite conocer otros lugares haciendo una de las cosas que más me gusta. He estado ya en Jaca en un torneo sub’14 por equipos y en Burgos”, manifiesta esta ajedrecista de tan solo 12 años a la que le gustan más las partidas lentas que las rápidas. Ayala, por su parte, prefiere las rápidas “porque no te cansas tanto”.

contratiemposEl cierre de los frontones de Mendizorroza durante varias semanas también les ha salpicado, puesto que las clases de ajedrez de los domingos las dan allí. “Deberíamos haber jugado ya algún torneo y otros que estaban previstos para estas semanas se han tenido que aplazar, igual no los podemos celebrar hasta Navidades”, cuenta Eider. Sin embargo, no tienen mucho tiempo para lamentarse, ya que en octubre y en noviembre jugarán el Campeonato de Álava, tanto sub’16 como sub’18, y en juego estará el puesto para el autonómico de Eibar. En la localidad armera el primer chico y la primera chica tendrán billete para formar parte del Nacional. Estas son parte de las veinte competiciones federadas que tienen a lo largo del año. A ellas hay que sumar diferentes torneos en los que ponen en valor sus habilidades como ajedrecistas.

OBJETIVO

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus