Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Las caídas crucifican a Landa

El alavés se va suelo en el G. P. Beghelli y se ve obligado a abandonar con un golpe en la espalda, aunque, por fortuna, sin consecuencias graves

César Ortuzar - Lunes, 8 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Mikel Landa, en la pasada edición del Tour.

Mikel Landa, en la pasada edición del Tour. (Foto: N.G.)

Galería Noticia

Mikel Landa, en la pasada edición del Tour.

vitoria- De ser supersticioso, Mikel Landa podría pensar que alguien le ha echado mal de ojo o que padece una maldición. En el G.P. Beghelli donde Landa retornaba a la competición después de su grave caída en la Clásica de San Sebastián, el destino se lo llevó al suelo. Otra vez a golpearse con el duro asfalto, que le muerde, que ha hecho presa en el alavés. Rehabilitado y con hambre de carretera, Landa se alistó al Giro dell’Emilia y al G.P. Beghelli, donde otra vez le visitó el infortunio. Según anunció el equipo Movistar, “en la parte inicial del G.P. Beghelli, Mikel Landa ha abandonado por caída. El alavés de Movistar Team ha sufrido un golpe en la espalda, aunque sin consecuencia serias, y ha decidido no continuar por precaución tras los incidentes que le ocurrieron durante el verano”. Desde el entorno del corredor explicaron a DEIA que el Landa no tiene nada roto, aunque sí un fuerte golpe en las costillas así como erosiones en la espalda y en el brazo derecho.

Las caídas han marcado a Landa con saña. Le han cicatrizado el curso. En el Tour, en la jornada con final en Roubaix, ante el infierno de adoquines, el corredor vasco se cayó de mala manera. A partir de entonces, la carrera francesa arrastró a Landa por el dolor, sin darle sosiego. No había paz para Landa. A pesar del padecimiento por la tortura de una espalda golpeada, el murgiarra, aferrado al coraje, acabó en séptima posición el Tour de Francia. Regresó Landa a casa y se cosió un dorsal para la Clásica San Sebastián, pero una imprudencia de Ben King dio con los huesos de varios corredores en el suelo. Mikel Landa y Egan Bernal fueron los más perjudicados por la caída. El alavés tuvo que ser trasladado al hospital por las consecuencias del golpetazo. El parte médico no dejaba dudas de la gravedad del impacto: fractura sin desplazamiento en la apófisis espinosa de la vértebra lumbar L1. Landa tuvo abandonó el hospital con un corsé.

Durante semanas, en extenuantes sesiones de rehabilitación con un equipo integral de fisioterapeutas y el uso de tecnología punta para acelerar el retorno a la carretera, Landa trató de aferrarse a la esperanza de estar en la Vuelta a España. No pudo llegar a tiempo. Tampoco pudo estar el ciclista en el Tour de Gran Bretaña, el sucedáneo que podía servirle como trampolín para el Mundial, una carrera que le entusiasmaba. Peleando contra su cuerpo, el corredor hizo lo indecible para acelerar su puesta a punto. Deseaba estar en el Mundial de Innsbruck. Después de probarse en carreteras italianas, Landa renunció. Todavía necesitaba tiempo. Su espalda no le dio la tregua suficiente y tuvo que esperar más. En su cuerpo reverberaban los ecos del dolor, amontonado, haciéndose fuerte tras por las severas caídas del Tour y de la clásica de San Sebastián. Ambos accidentes dejaron tres fracturas en la espalda de Landa.

buen comienzoA pesar de todo, el corredor no se resignó a su suerte y decidió combatir con entereza la que ha sido su etapa más dura en un año que prometía un final distinto después de un amanecer luminoso. Convertido en uno de los líderes del Movistar, el corredor de Murgia comenzó el curso con sus señas de identidad intactas y el Tour de Francia como gran objetivo después de quedarse a un solo segundo del podio en la pasada campaña. Landa fue segundo en Alcalá de los Guazules y sexto en la Vuelta a Andalucía, vencedor de una etapa y sexto en la general de la Tirreno-Adriático. Acabó segundo en la Itzulia por detrás de Primoz Roglic y colaboró con su tajo en favor de Alejandro Valverde en las clásicas de las Ardenas. En Julio llegó el Tour y el sol de Francia sombreó a Landa en Roubaix, donde padeció su primera caída. En la Clásica San Sebastián llegó la segunda, que se acumuló a las dolencias del Tour. Se exprimió para volver pero el dolor le arrancó las ilusiones de la Vuelta, primero, y del Mundial, después. En Italia, donde le gusta competir, quería sentir de nuevo el calor de un dorsal, encuadrar el final del año, pero el frío suelo se cruzó en su camino. Las caídas crucifican a Landa.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus