Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

El único Miguel Ángel fuera de Italia

'La Madonna', del genial artista, se conserva en una iglesia de Brujas y en su día sufrió la rapacidad de Napoleón y Hitler

Mónica Faro - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h

‘La Madonna’ de Miguel Ángel, una joya del renacimiento en la iglesia de Brujas.

‘La Madonna’ de Miguel Ángel, una joya del renacimiento en la iglesia de Brujas. (Foto: M-F.)

Galería Noticia

‘La Madonna’ de Miguel Ángel, una joya del renacimiento en la iglesia de Brujas.

Brujas - La iglesia de Nuestra Señora de Brujas esconde la única obra de Miguel Ángel que salió de Italia durante su vida, una Madonna de mármol que sacaron de Bélgica Napoleón y Hitler y que un grupo de soldados americanos devolvió al país al final de la Segunda Guerra Mundial.

La escultura, una virgen con niño de mármol de Carrara, conocida como la Madonna, fue un encargo de un comerciante rico flamenco, Jean Mouscron, que encomendó en 1506 la obra al artista, a quien había vendido ya algunas telas en Italia, con el objetivo de colocarla en la iglesia donde quería ser enterrado.

La conservadora del museo de Brujas, Kristel Van Audenaeren, explica que, según se deduce de las cartas del polifacético artista, Michelangelo Buonarroti (1475-1564), “la obra pudo ser concebida para el altar Piccolomini de Siena”, un proyecto monumental del papa Pío III al que Miguel Ángel contribuyó finalmente con cuatro esculturas de santos, y que está inacabado.

“Por alguna razón Miguel Ángel quiso esconder esa escultura y fue traída a Brujas por encargo de los hermanos Mouscron. Es una rareza en Brujas por ser una obra renacentista, muy moderna para Flandes en la época, que inspiró después a artistas locales”, subraya la experta.

Mouscron, quien pagó 100 ducados por la obra (de 1,23 metros de alto y 500 kilos) redactó un documento en el que estipulaba que esa escultura no debía moverse nunca de la iglesia flamenca, pero la historia decidió lo contrario: después de la revolución francesa, Napoleón se la apropió para su “gran museo nacional de París”, donde hoy se encuentra el Louvre.

Desde 1794 Napoleón fue sustrayendo piezas de sus campañas en Bélgica, Holanda y Alemania, posteriormente de Italia y también en España, con cuadros que le regalaría su hermano José Bonaparte.

Tras su caída en Waterloo en 1815, las obras fueron devueltas a sus países de origen y la estatua viajó de nuevo a Brujas, pero un siglo más tarde Hitler se volvió a “encaprichar” de ella para un sueño similar, el “Museo del Führer”, un proyecto nunca realizado por el que se incautó de centenares de obras de arte durante la Segunda Guerra Mundial.

La escultura fue devuelta a Brujas por los Monumment Men, cuerpo militar de EEUU que restituyó a sus dueños las obras robadas por los nazis

Esa es la historia de los llamados Monuments Men (los hombres de los monumentos), un grupo de soldados del Ejército americano, expertos en arte, que libraron la batalla de recuperar esas obras en Europa, cuya hazaña fue llevada al cine en 2014, en una cinta dirigida y protagonizada por George Clooney junto a Cate Blanchett y Matt Damon.

La película es fruto de la investigación de Robert Edsel, que ha escrito varios libros sobre esta historia y creado la fundación Monuments Men para Preservación del Arte, dedicada a esos héroes de guerra y especialmente a quienes perdieron su vida por rescatar joyas del arte durante el avance aliado y restituir las piezas robadas por los nazis.

La Madonna fue encontrada por dos de estos particulares soldados, el arquitecto Robert Kelley Posey y el dramaturgo Lincoln Edward Kirstein, en las minas de sal de Altaussee, en Austria, un complejo subterráneo con kilómetros de túneles y cavernas donde el ERR (la organización nazi encargada de ensamblar las piezas del gran museo) había decidido esconder miles de obras.

Dentro de estas minas, en mayo de 1945, Posey y Kirstein hicieron su mayor hallazgo: junto a la Virgen de Miguel Ángel se escondían El Astrónomo de Vermeer, sustraído del Louvre, el Altar de Gante de Van Eyck y miles de obras que fueron evacuadas a Múnich, clasificadas por este grupo de expertos y restituidas a sus lugares de origen al término de la guerra.

un tesoro escondido “Dos años después de la película mucha gente empezó a preguntar por la obra, incluso gente de Brujas que no sabía que estaba aquí. Es un tesoro escondido y queremos que siga siendo así”, afirma la conservadora.

De hecho, pese al éxito de la película, el número de visitantes se ha reducido de 1,8 a un millón debido a la decisión del Ayuntamiento de Brujas de establecer una entrada de pago para esa parte de la iglesia, y evitar así el turismo masivo.

Algunas localizaciones del film son reales, pero la iglesia de Nuestra Señora fue recreada por ordenador, ya que en el momento del rodaje “estaba en proceso de restauración”, explica Van Audenearen.

Tras el ataque a la Pietà de Miguel Ángel, en el Vaticano, en 1972, que dañó gravemente la escultura, los conservadores decidieron proteger la Madonna con un cristal policromado;pese a las vicisitudes de su historia, ha logrado mantenerse intacta, y conserva esa expresión de serenidad y pureza con la que fue realizada hace cinco siglos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus