Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Un estanque celtibérico en el parking

La balsa más grande de la Edad del Hierro europeo está en Laguardia

La instalación puede ser visitada cómodamente

Pablo José Pérez - Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El azar quiso que unas obras dejasen al descubierto una estructura inédita por estos lares. Desde hace unos años, los conservadores han logrado rescatar un tesoro de la historia que se puede visitar y del que se pueden aprender muchas cosas sobre el pasad

El azar quiso que unas obras dejasen al descubierto una estructura inédita por estos lares. Desde hace unos años, los conservadores han logrado rescatar un tesoro de la historia que se puede visitar y del que se pueden aprender muchas cosas sobre el pasado en el territorio.

Galería Noticia

El azar quiso que unas obras dejasen al descubierto una estructura inédita por estos lares. Desde hace unos años, los conservadores han logrado rescatar un tesoro de la historia que se puede visitar y del que se pueden aprender muchas cosas sobre el pasadUn estanque conservado

Laguardia- En uno de los extremos de Laguardia, oculto en el interior del aparcamiento subterráneo de La Barbacana, se encuentra lo que es el mayor estanque construido en la Edad del Hierro en Europa, un gran depósito, hoy seco, que podía suministrar abundante agua a los primitivos habitantes de aquel cerro, gracias a su capacidad de almacenaje de 300.000 litros.

Su localización fue fruto del azar y no estuvo exento de peligros de desaparecer para siempre. Ocurrió a finales de los años 90 del siglo pasado, cuando se iba a proceder a la construcción del mencionado aparcamiento, una residencia de personas mayores y unas viviendas que continúan sin ser edificadas desde entonces, todo ello con una inversión municipal de 537 millones de las antiguas pesetas.

Como es habitual en todas las actuaciones que se realizan en Laguardia, previamente al comienzo de las obras se encargó el estudio arqueológico del lugar a un especialista, el profesor Iñaki Pereda, por 19 millones de pesetas, y para sorpresa de todos, tras eliminar el viejo instituto y el cuartel de la Guardia Civil que estaban en ese lugar, al excavar apareció este estanque que se mantenía tal y como lo dejaron los primitivos pobladores, sin los cambios, principalmente impulsados por los romanos, que se han acometido en otras instalaciones similares de otras partes del mundo.

El problema es que lo que se localizó no era pequeño. El estanque tiene 218 metros cuadrados y trastocaba los planes urbanísticos que se querían acometer. Fue entonces cuando se sucedieron dimes y diretes que estuvieron a punto de que se perdiera para siempre este importante yacimiento. En un principio, el arqueólogo buscó alternativas para mantener el estanque en su lugar, sin embargo, posteriormente, la Diputación Foral planteó la posibilidad de trasladar el estanque completo, con su tierra de relleno, a otro lugar, una medida que contó con el apoyo del ayuntamiento y del responsable foral de Cultura, Mikel Mintegi y a la que se sumó también el arqueólogo. Sin embargo, el Consejo Asesor de Arqueología del Gobierno vasco emitió un informe en contra y la propia Universidad del País Vasco hizo lo mismo. De esta manera, finalmente se decidió mantener el estanque, ya que la superficie que ocupa es el equivalente a unos 60 coches, que se podía suplir con otra planta baja.

Gracias a esas últimas actuaciones, el Estanque Celtibérico ha podido llegar hasta nuestros días, ocupando un espacio que se ha cerrado hasta convertirlo es un museo en si mismo, ya que el lugar se ha dotado de vitrinas, iluminación y hasta maniquíes caracterizados para mostrar cómo pudo ser su uso.

Según las investigaciones realizadas por los historiadores, cuando los habitantes de La Hoya se vieron obligados a abandonar el poblado, que había sido incendiado en una de las habituales incursiones de otras tribus, decidieron subir al cerro sobre el que se asienta Laguardia. Allí, en un extremo, el que mira hacia Lapuebla de Labarca, construyeron hace 2.100 años un estanque con unas medidas de 18x16 metros y un muro perimetral que tenía una altura entre 0,85 y 3,10 metros de mampostería en seco, ya que dispone de dos vasos interiores: el inferior de 126 metros cuadrados y el superior de 92 metros cuadrados. El Estanque se alimentaba de un manantial que surge en la zona más alta de la colina y era capaz de mantener el abastecimiento de 300.000 litros que tiene el depósito.

Cuando se dejó de utilizar se mantuvo como estaba y esa es la razón por la que ha llegado hasta nuestros días tal y como era. Tan solo es reseñable la existencia de un molde de campana que se instaló en una de sus orillas con destino de alguna iglesia, hay también un viejo aljibe, y se localizó un ara romana dedicada a las Matres, una evocación celta asociada a manantiales o acuíferos minero-medicinales o termales.

En la actualidad ese espacio cuenta con unas rampas y paseos que rodean el estanque para que pueda ser visitado con comodidad. A la entrada de la sala se ha situado un punto de información, con varios despachos y servicios, uno de ellos adaptado y, sobre las paredes que cierran el recinto, pintadas de azul se han situado paneles y vitrinas con restos aparecidos en el lugar e información sobre lo que el visitante puede ver en ese lugar. Para consultar cualquier tipo de información sobre horarios de visita -son fijos y no es necesario pedir cita previa-, actividades o visitas grupales puede llamarse al número de teléfono 699538730.

unos datos

Azar. La aparición del estanque de La Barbacana tuvo su origen en la casualidad. No en vano, ocurrió a finales de los años 90 del siglo pasado, cuando se iba a proceder a la construcción de un aparcamiento subterráneo, una residencia de personas mayores y unas viviendas que continúan sin ser edificadas desde entonces, todo ello con una inversión municipal de 537 millones de las antiguas pesetas.

Espacio expositivo. El estanque celtibérico ha podido llegar hasta nuestros días, ocupando un espacio que se ha cerrado hasta convertirlo es un museo en sí mismo, ya que el lugar se ha dotado de vitrinas, iluminación y hasta maniquíes caracterizados para mostrar cómo pudo ser su uso.

Historia. Para sorpresa de todos, el estanque apareció tras eliminar el viejo instituto y el cuartel de la Guardia Civil que estaban en ese lugar.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus