Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

El regreso de una pesadilla

Latinoamérica emerge como posible destino del reo fugado
Emitida una orden internacional de detención

A. Burdain/ Efe Efe - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Vitoria- La consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, respondía que, ante la posibilidad de que el asesino y violador fugado del penal cántabro de El Dueso, Guillermo Fernández Bueno, pudiera encontrarse en Euskadi, que la Ertzaintza no descartaba ninguna posibilidad y que, hasta que se le localice, participará activamente en su persecución. Las últimas informaciones difundidas apuntan a que podría haber cruzado el Atlántico rumbo a Latinoamérica junto a su pareja sentimental, vecina de Torrelavega, y que también está en paradero desconocido. Lo cierto es que no se tienen noticias ciertas sobre su paradero. Ni los ciudadanos de los municipios del entorno de Santoña, enclave en el que se localiza la cárcel de la que se ha fugado, ni los vecinos del barrio gasteiztarra de Santa Lucía que fueron testigos hace 18 años de su crimen más atroz, respirarán aliviados hasta que las autoridades le devuelvan a prisión.

Durante las primeras y más determinantes horas de la fuga, las imágenes del reo distribuidas por la Policía resultaban, cuando menos, confusas. Mostraban a un Guillermo Fernández Bueno más joven y con el pelo largo, una imagen algo desfasada de la que podría mostrar en la actualidad. No fue hasta el viernes, cuando ya se hablaba de que podría haber abandonado España, que se facilitó una fotografía más reciente y acorde con su posible aspecto actual. En la instantánea, el preso huido aparece con el pelo corto y sonríe a la cámara. Al mismo tiempo, la Policía Nacional emitía una orden internacional de detención del individuo, una medida que resultaría mucho más efectiva si se encontrase en Europa y no en África.

Precisamente fue cuando su imagen se parecía más a la primera fotografía cuando Guillermo Fernández Bueno fue juzgado en Vitoria. El 14 de diciembre de 2000 se hallaba el cadáver de la limpiadora Ana Rosa Aguirrezabal, degollada y con signos de violación, dentro de la cafetería vitoriana Acua, a la que acudía a trabajar cada mañana. Las huellas halladas, tanto digitales como de calzado, situaban al individuo en el escenario del crimen. El detenido, de origen cántabro y procesado por otra agresión sexual cometida un mes antes, tenía aún en su poder una cazadora con rastros de sangre suyos y de la víctima.

Durante la vista oral que se siguió en la capital alavesa, su defensa argumentó que la Policía le había aislado hasta arrancarle una confesión, aseguró que las declaraciones de los testigos habían sido dirigidas, y esgrimió la ausencia de pruebas concluyentes, como la inexistencia de semen del detenido y de huellas dactilares en el cuchillo empleado en el asesinato. Su estrategia no convenció a los jueces, que le condenaron a 26 años y medio de prisión. La Fiscalía, que presentó testimonios de varias personas que aseguraron haber visto a un hombre corpulento y con coleta cerca del bar Acua en la mañana del crimen, reclamó para Guillermo Fernández Bueno 30 años de cárcel por los delitos de agresión sexual y asesinato.

Desde su ingreso en el penal de El Dueso, su buen comportamiento le permitió lograr beneficios penitenciarios. En 2012, se le comenzaron a conceder permisos y siempre regresó puntualmente a prisión. Participó en un total de siete programas voluntarios de reinserción, algunos específicamente dirigidos a agresores sexuales y otros encaminados a aprender a rechazar la violencia o a evitar los suicidios. También completó un módulo de formación como auxiliar de enfermería.

Solicitó el tercer grado penitenciario y se le denegó en dos ocasiones consecutivas. Antes de fugarse, dejó su celda prácticamente vacía y repartió algunos de sus objetos personales entre los reclusos.

Las autoridades penitenciarias dan por confirmado que Fernández Bueno ha huido con su pareja, una educadora social que trabajó como educadora social voluntaria y a la que conoció hace años en la prisión provincial de Santander. La mujer no es empleada pública ni entró en El Dueso para participar en ninguno de los programas de reinserción en los que colaboran trabajadores y educadores sociales. Ahora, todos los esfuerzos policiales se centran en capturarles, una tarea complicada ya que ambos llevan una semana de ventaja a los agentes.

las cifras

las claves

La Junta de Tratamiento de la cárcel se opuso a concederle beneficios, pero un juez acabó concediéndoselos

vitoria- La Junta de Tratamiento de la prisión de El Dueso, en Cantabria, se opuso en repetidas ocasiones a los permisos otorgados al violador y asesino que no regresó el pasado domingo a la cárcel tras disfrutar de una salida de una semana de duración. El recluso, Guillermo Fernández, cumplía una condena de 26 años y medio por violación y asesinato. Fuentes de Instituciones Penitenciarias confirmaron que en 2012, cuando solicitó el primer permiso, la Junta de Tratamiento emitió un informe desfavorable. Posteriormente, el preso recurrió la decisión y el juez de vigilancia le dio la razón, aprobando su permiso.

Las mismas fuentes aseguraron que la situación se repitió con las sucesivas solicitudes presentadas. La Junta de Tratamiento de El Dueso se oponía y el juez de vigilancia iba levantando los vetos impuestos. Ante esta situación, la Junta decidió no emitir más informes desfavorables en los siguientes permisos al ser rectificados en varias ocasiones por una instancia superior.

Además de la condena de 26 años y medio por el asesinato y violación de la empleada de una cafetería de Vitoria en el año 2000, el hombre contaba con otra condena de nueve años por una agresión sexual cometida un mes antes de aquel crimen.

Las fuentes consultadas apuntan a que la huida ha sido planificada por el preso y su pareja sentimental, una educadora que conoció hace años en prisión, después de que al recluso le fuera denegado hace unos meses y por segunda vez el tercer grado penitenciario o régimen de semilibertad tanto por parte de la Junta de Tratamiento como por el juzgado de vigilancia penitenciaria.

Desde el pasado jueves por la tarde, el preso tiene en vigor una orden internacional de detención por quebrantamiento de condena, por lo que Interpol ha incluido sus datos con notificación roja, el distintivo empleado para solicitar la localización y detención de una persona buscada por las autoridades judiciales de un país determinado o un tribunal internacional.

Los psiquiatras que evaluaron la situación de Guillermo Fernández Bueno y que participaron como testigos durante el juicio que se llevó a cabo en 2002 en Vitoria, declararon ante los jueces que este individuo es una persona potencialmente muy peligrosa con rasgos psicopáticos y sádico-agresivos. - E. P. /Efe

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus