Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Comienza la fiesta, ruedan las barricas

La celebración del Día de Santiago dio fe de las ganas de fiesta que tiene Gasteiz. Los vecinos de la capital alavesa llevan un año esperando a vestirse de blusas y neskas y ayer apuraron hasta la última gota del aperitivo de La Blanca.

Un reportaje de Axier Burdain. Fotografías Josu Chavarri / Jorge Muñoz / Pilar Barco / J.R. Gómez - Jueves, 26 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Los ganadores de la tercera edición de la Carrera de Barricas de Vitoria, pertenecientes a Basatiak, celebran la victoria tras cruzar la meta.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

el de ayer fue uno de esos días en los que la ciudadanía toma conciencia de que en Vitoria reside casi un cuarto de millón de personas y que la costumbre de congregarse en el cogollo de la ciudad sigue tan arraigada como antaño. El Día del Blusa y de la Neska, el de Santiago, el que muchos esperan con fervor para rescatar del armario el uniforme de fiestas antes de las fiestas, no sólo no defraudó sino que en muchos sentidos sorprendió para bien.

Todos los actos previstos para la jornada se desarrollaron a las mil maravillas, las terrazas de los establecimientos del centro rebosaron de clientes, el ambiente fue magnífico y aunque el sol se retrasó, el clima invitó a echarse a la calle, ataviado o no con el traje tradicional. Desde la celebración de la feria agroganadera de Santiago en la zona de las universidades, hasta la de los ajos en Portal del Rey y Cuesta de San Francisco, pasando por el txoripintxo solidario y las carreras de barricas -en sus modalidades de txikis y adultos-, llenaron Gasteiz de color y algarabía. Y como remate, las kalejiras de la tarde. No se pudo pedir más al preámbulo oficial de las Fiestas de La Blanca, que ya asoman a la vuelta de la hoja del calendario.

Sin duda, uno de los eventos que resultó más sorprendente fue la III edición de la Carrera de Barricas, tanto por su excelente organización como por la magnitud que ha cobrado en sólo tres años. El equipo de voluntarios de Gaztedi Rugby Taldea, asistido por representantes de la Federación Alavesa de Atletismo y apoyados por las instituciones locales y un nutrido grupo de patrocinadores, supo dar empaque a un evento en el que no faltaron novedades para dotarlo de mayor espectacularidad.

La primera innovación llegó de la mano de 11 parejas de chavales de entre 10 y 12 años que, a las 10.00 horas, tomaron el centro de la Plaza Nueva para iniciar la primera carrera txiki. Varios pertenecían al club Gaztedi, pero otros se apuntaron ayer mismo, deseosos de participar y pasarlo bien. La organización, para equiparar fuerzas, mezcló a los contendientes y formó los equipos. También cerró un circuito en forma de “circo romano” alrededor del cual dieron vueltas los chicos y chicas. Los padres jalearon con ganas tanto a sus hijos como a los rivales, haciendo gala de su deportividad, y los jóvenes competidores disfrutaron de lo lindo mientras descubrían que la física está reñida con la idea de hacer rodar un tonel en línea recta. Las parejas fueron saliendo con una cadencia de 15 segundos y los representantes de la Federación Alavesa de Atletismo fueron tomando, como más tarde harían con los adultos, los tiempos de cada tanda. Una vez terminadas las vueltas, tocó esperar a que los mayores disputaran su competición para conocer el nombre de los ganadores.

En la versión adulta, los relevos resultaron ser una grata sorpresa. Los equipos, masculinos, femeninos y mixtos, estuvieron compuestos por cuatro integrantes y efectuaron tres intercambios con reglas estrictas para completar las cuatro vueltas al circuito, de 400 metros de cuerda. Al igual que sucede con las escuderías de la Fórmula 1 en los grandes premios, se habilitó una zona de “boxes” a la que las parejas debían llegar haciendo girar las barricas y, una vez allí, tocaba ponerlas de pie y entregar un banderín al siguiente tándem. Si el procedimiento no se realizaba conforme a lo estipulado, cabían penalizaciones.

Antes de arrancar, los 26 equipos se acercaron a la meta para hacerse la foto de familia de rigor. Luego, el speakerfue nombrando uno a uno a los grupos, que protagonizaron un “paseíllo de la fama” hasta su puesto de salida con posado incluido ante las cámaras. Una vez en sus plazas, el padrino de la prueba, Martín Fiz, hizo ondear la bandera, sonó un disparo y los 26 toneles echaron a rodar vertiginosamente.

La salida estuvo de lo más disputada y al final de la primera recta ya se formó un embudo del que salió victorioso el equipo número 2, perteneciente a la cuadrilla Basatiak. Encabezó la carrera desde el primer momento ya no abandonó el primer puesto hasta que cruzó vencedor la meta.

El derroche de esfuerzo demostrado por los corredores enardeció los ánimos hasta el punto de que el animador de la prueba no dudó en elevarlos a la categoría de “gladiadores”. Al término de la primera ronda las diferencias entre los que se habían preparado a conciencia y los que lo llevaban más improvisado resultaba palpable. Justo antes de enfundarse los guantes reglamentarios, Peio, uno de los miembros del equipo que a la postre se alzaría con la victoria, explicaba que llevaban dos meses entrenando los domingos en el frontón de Zuia. Y como el año pasado también ganaron, han empleado la barrica que recibieron como premio para adquirir mayor destreza en su manejo.

Una vez que los grupos completaron la prueba y después de que los árbitros confirmaran los tiempos y las posibles penalizaciones, el speaker,desde lo alto del escenario instalado frente a la Casa Consistorial y rodeado de los representantes institucionales y de las firmas que apoyan el evento, desgranó el listado de vencedores haciendo gala de un inusual sentido del suspense. Los ganadores de la carrera txiki fueron Carla y Lucas, que se llevaron sendos trofeos y un premio consistente en una visita a una bodega acompañados de adultos. El primer equipo femenino que cruzó la línea de meta fue el compuesto por Ohiane, Ane, Iratxe y Ana, de Zoroak, por lo que recibieron una caja de botellas de Mitarte y 4 experiencias enogastronómicas en Rioja Alavesa. El primer equipo masculino, de Hegotarrak, estuvo integrado por Borja, Ander, Jon y Ander, y obtuvo dos cajas de vino: una de Bodegas Mitarte y otra de Arabako Txakolina.

Peio, Maialen, Mario y Oihane, de Basatiak, se alzaron con el triunfo absoluto y con el de la categoría mixta. Recibieron libros de Álava, magnums de Arabako Txakolina, las txapelas de ganadores y una barrica de 225 litros que a buen seguro emplearán para mejorar su tiempo de cara al año que viene. Aritz, también de Basatiak y autoproclamado portavoz del talde vencedor, revelaba el secreto del éxito: “desayunar huevos fritos con chorizo en el chino de Dendaraba”. Que tomen nota los rivales.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus