Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
tour de francia

El Sky secuestra el Tour

Geraint Thomas se impone en la Rosiere tras rebasar a Mikel Nieve y es el nuevo líder con un Froome lanzado que funde a Landa, que padece por un dolor de espalda

César Ortuzar - Jueves, 19 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Geraint Thomas atacó a cinco kilómetros de la cima para llevarse la etapa y el liderato mientras Froome controló la situación.

Geraint Thomas atacó a cinco kilómetros de la cima para llevarse la etapa y el liderato mientras Froome controló la situación. (Foto: Afp)

Galería Noticia

Geraint Thomas atacó a cinco kilómetros de la cima para llevarse la etapa y el liderato mientras Froome controló la situación.Geraint Thomas se dispone a cruzar la línea de meta, ayer en La Rosiere.Geraint Thomas entrando en la meta de La Rosière como ganador de etapa. Fotos: EfeEl ciclista británico Geraint Thomas, del equipo Sky, celebra la victoria tras cruzar la línea de meta.EPA2875. LA ROSIERE (FRANCIA), 18/07/2018.- El ciclista británico Geraint Thomas, del equipo Sky, se aproxima a la línea de meta de la 11ª etapa de la 105 edición del Tour de Francia, disputada entre Albertville y La Rosiere Espace San Bernardo, en Franci
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

LA ROSIÈRE- Tieso, doliente, desencajado, con la espalda hecha jirones, sosteniendo a duras penas el peso de una derrota, asomó Mikel Landa en el calvario de la Rosière, un montaña alfombrada en rosa, una pasarela para el Sky, un túnel oscuro para el de Murgia, crucificado por los sepultureros del Tour, que acentuó el deje británico de la Grande Boucle. “Se me ha hecho durísimo el día. Me ha empezado a doler la espalda en el primer puerto y en esta parte final no podía seguir el ritmo”, dijo Landa con el deterioro del dolor físico y el emocional, corroída la moral en el Tour que más deseaba. A Landa el alma se le partió por el espinazo. Roubaix aún le duele al alavés, que probablemente tenga que pensar en otras guerras en un Tour que apunta a Gran Bretaña. “Cycling is coming home”. La misma serenata. “Tendremos que evaluar la carrera, descansar y ver cómo amanecemos. Habrá que seguir intentándolo”, lanzó Landa desde una montaña que fue muy grande para él y una juerga para el Sky, que no hace prisioneros. Esa es su consigna aunque altere el método. El imperio británico contraatacó con toda la artillería en la segunda etapa de los Alpes. Ahora, entre el Sky y el resto cabe el Tour. Geraint Thomas manda en la general con 1:25 sobre su jefe Froome, el patrón del Tour y a su espalda se arremolinan Tom Dumoulin a 1:44;Nibali a 2:14;Roglic a 2:23. Landa pierde 2:56, Bardet 2:28 y Quintana 3:16.

La pirotecnia en la Rosière se recordará durante años como una exhibición sin parangón del Sky, que acumula varios tomos de la Enciclopedia Británica en su idilio con el Tour. “Fue algo que decidimos en el momento, pero tenía sentido, era perfecto. Ni siquiera teníamos que hablar, era lo correcto para Geraint, atacó y siguió adelante. Dejé que se fuera y que fuesen los demás quienes siguieran su rueda”, estableció Froome, que tiene por delante a su lugarteniente. Geraint Thomas es el nuevo líder tras remachar a Mikel Nieve a un dedo de la gloria. Un clavo para el de Leitza, aplastado por el martillo del galés a 300 metros de las ramo de flores. “Ha sido una lástima no ganar porque quedaba muy poco para la meta”, expuso Nieve tras completar una etapa mayúscula que le rebañó el tremendo Thomas, subido en sputnik en la bocana de la cumbre alpina. “No estaba planeado”, indicó el galés, teñido de amarillo, que construyó una cruz para Landa, agrietado por el dolor, fundido a negro a expensas de lo que dictamine su estado físico. Landa se quedó en la mitad y el Sky manda el doble. Primero y segundo en la general. El Tour que no quería a Froome tiene que soportar al británico y al galés. En esa ecuación solo Tom Dumoulin se sostuvo al lado de Froome, con el que pujó hasta sisarle la bonificación de meta. Fue el único fleco suelto que dejó el Sky. Migas para los hambrientos. Para Cavendish y Kittel ni las hubo. Ambos fuera de control. Tachados del Tour.

apuesta del movistarEn un día de sombras cortas, el sol enroscando voluntades en los Alpes, Alejandro Valverde se desprendió de su silueta. Se despegó el murciano, 38 años, como si la suya fuera la historia de Benjamin Button, más joven cuanto más viejo. Valverde surgió entre la ofensiva del Movistar en el Col de Pré, un fuera de categoría que quiso domar el Sky con Jonathan Castroviejo como jefe de pista. En su grupa se sentaba Mikel Landa, aún con el apósito que le recuerda Roubaix, el inicio de su quebranto. Froome no se inquietó cuando aceleró el Movistar. Castroviejo observó el potenciómetro y pensó que no le daban las cuentas. Continuó orquestando el Sky a su ritmo. Valverde, instintivo, estalló y se cosió a Marc Soler, el futuro, que circulaba por delante. Corredores de dos épocas para atacar la era de Froome y el Sky, que dejó hacer. Guerra psicológica en una jornada trepidante.

El jaque del Movistar puso en guardia al Bahrain de Nibali, al que no le convienen demasiados intrusos. Pellizotti, otro veterano, se cuadró para lijar las ansias de Valverde, ahuecado bajo el ala protectora de Marc Soler, el caballo de tiro, que galopaba. Pozzovivo se detonó después para exigir aún más sobre la punta del Cormet de Roselend, un puerto maravilloso en su descenso de lazos, que desató a Dumoulin, el único esgrimista que se intercaló en la tiranía del Sky. Kamikaze, Dumoulin siguió a la estela de Kragh Andersen, que actuó como lanzadera para aterrizar sobre Valverde y Soler antes de que asomara la nariz de La Rosière, la montaña que conquistó Pello Bilbao en el Dauphiné, y que Nieve descubrió con buenas piernas y el olfato de cazador intacto.

El leitzarra, incrustado en la fuga mañanera, compartía plano con Caruso, Valgren y Barguil en la ruleta por la etapa hasta que el danés se cayó del reparto. Entraron Dani Navarro y Herrada. Por detrás, Dumoulin arengaba a Valverde, que tuvo que renunciar ante el empuje del holandés en la Rosière, donde el Sky, rearmado, entró echando chispas, dispuesto a incendiar la carrera. No tardó en propagarse el fuego. Se quemaron Valverde, Fuglsang y Landa, encolado a duras penas a cola del grupo de favoritos, se agarraba como podía. Pinzado por el ritmo infernal del Sky y el pellizco en la espalda que le atrapó desde el amanecer, se le vino encima la montaña. Provocó la avalancha Geraint Thomas, el lugarteniente de Froome, que se disparó. Con el galés desatado, Landa sacó la bandera blanca y se dispuso a pelear consigo mismo.

Froome, sobrado, amagaba y jugaba con Quintana, siempre hablando por los codos: “Hemos querido jugar, pero la verdad es que no nos encontrábamos como esperábamos. Fue un ritmo muy duro todo el día y hemos perdido unos segundos que espero no sean demasiados como para intentar seguir peleando por la carrera”. Nibali, Roglic, Kruijswijk y Bardet. El francés lanzó varias salvas que silenció Froome de inmediato. El Sky movía los hilos y Mikel Nieve rezaba porque hubiera paz escaleras abajo. En esto Dan Martin tocó la corneta. El estridente sonido alertó a Froome, que se abrazó al irlandés. Quintana iba sin ir, esperando un relevo. Hablando por los codos. Entre los favoritos no había más que el lenguaje gutural de los jadeos. Thomas, por delante, bufaba persiguiendo a Dumoulin y a Nieve. Froome y Martin despacharon al resto. Landa era una isla sin Robinson. Retorcido por el dolor, los pulmones arenosos, trató de sobrevivir. Eso era todo. Lo que quiere el Sky. Thomas se lanzó como un poseso y sepultó a Nieve mientras Froome daba caza a Dumoulin en un Tour secuestrado por el Sky.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus