Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
cerca de 3.000 llamadas al año

Una voz amiga que sigue escuchando

El Teléfono de la Esperanza se sobrepone a las dificultades económicas y al déficit de voluntariado
La asociación atiende cerca de 3.000 llamadas al año
El aislamiento y la soledad de muchas personas mayores preocupan al colectivo

Carlos Mtz. Orduna Jorge Muñoz - Miércoles, 18 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

La sede del Teléfono de la Esperanza y la Amistad y de la Fundación Itxaropena, que le da soporte, se ubica en pleno barrio de Adurza. Sobre estas líneas, el presidente y también voluntario de la asociación, José Antonio Cristóbal, atiende la llamada de u

La sede del Teléfono de la Esperanza y la Amistad y de la Fundación Itxaropena, que le da soporte, se ubica en pleno barrio de Adurza. Sobre estas líneas, el presidente y también voluntario de la asociación, José Antonio Cristóbal, atiende la llamada de una persona en situación de dificultad.

Galería Noticia

La sede del Teléfono de la Esperanza y la Amistad y de la Fundación Itxaropena, que le da soporte, se ubica en pleno barrio de Adurza. Sobre estas líneas, el presidente y también voluntario de la asociación, José Antonio Cristóbal, atiende la llamada de ude adurza a cualquier casa

“Las instituciones a veces no se dan cuenta de que somos de utilidad pública” “Es importante mitigar el desconocimiento que ahora mismo hay de este recurso ” “No tenemos una varita mágica, pero se trata de escuchar a la gente y darle opciones para salir”

vitoria- La crisis y la consiguiente reducción de ayudas públicas estuvieron cerca de acabar con él en el año 2012. Pero todavía hoy, gracias al tesón de las personas que de una forma u otra contribuyen a su sostenimiento, el Teléfono de la Esperanza y la Amistad de Álava sigue ofreciendo una voz amiga al otro lado a cualquier persona que sufra una situación de grave necesidad o tensión. Una voz amiga que, por descontado, también escucha. Basta con teclear el número 945147014 para encontrarla. La entidad, pese a las dificultades económicas y a los problemas para renovar un censo de voluntarios cada vez más mayor, atiende en la actualidad alrededor de 3.000 llamadas al año. Y eso que ha tenido que reducir drásticamente las franjas horarias en las que está disponible. En su momento más álgido, cuando podía cubrir las 24 horas del día y los 365 días del año, eran entre 6.000 y 7.000.

“Pero aquí seguimos, permanentemente. A pesar de nuestras limitaciones somos como los Bomberos”, apunta el presidente de la entidad, José Antonio Cristóbal, que ha abierto sus puertas a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA. Lo acompañan Eva María Fundazuri, voluntaria de la asociación desde hace una década y también integrante de su junta, y Leticia Suárez, trabajadora social que acaba de incorporarse al colectivo gracias a la ayuda municipal de 24.000 euros que el Teléfono de la Esperanza recibirá este año. La entidad también percibe una subvención de la Fundación Vital y ha recuperado esta legislatura otra de la Diputación para sus gastos de mantenimiento, aunque apenas llega “a la mitad” de todo lo que podía asumir antes de la crisis.

Con todo, nada sería posible sin la quincena de voluntarios que a día de hoy siguen dando lo mejor de sí al otro lado del teléfono y al centenar de personas socias que aportan su cuota. “Las instituciones a veces no se dan cuenta de que somos de utilidad pública y se nos ha tratado como si fuésemos una empresa. Hace un tiempo, mucha gente llegaba a nosotros porque la propia Policía Local o la Ertzaintza les daba nuestro teléfono”, rememora Cristóbal.

Otro hecho demuestra la buena labor que el Teléfono de la Esperanza alavés ha desempeñado durante su larga existencia, que llegará hasta los 40 años el 5 de abril de 2019: Nunca se ha cerrado a las llamadas que pudieran llegar desde fuera del territorio y ha escuchado -y sigue escuchando- a personas de Andalucía, de Barcelona, de Madrid... “He atendido hasta de Canarias”, apunta Fundazuri, pese a que numerosas provincias del Estado cuentan con su propio Teléfono de la Esperanza. La mayoría depende de una federación estatal establecida en la propia Madrid, pero también hay muchos independientes, como precisamente es el caso del de Álava.

El local de Adurza desde donde se descuelga es también sede de la Fundación Itxaropena, nacida en los años 90 para dar soporte económico a la asociación y realizar otros programas concretos muy ligados a ella, como de prevención del suicidio o del alcoholismo. Dos situaciones con las que el voluntariado del Teléfono de la Esperanza debe trabajar constantemente. Otros dos muy importantes son la soledad y el aislamiento, muy habituales en los tiempos que corren y sobre todo entre las personas mayores. No obstante, el canal está abierto “a cualquier persona que lo pueda necesitar”, sea cual sea su edad, ideología política o religión, si las tuvieran.

de lunes a viernes “No tenemos una varita mágica, pero se trata de escuchar a la gente, de hablarle, de que sea consciente de lo que le pasa y de darle opciones para salir”, expone Fundazuri, quien reconoce que su labor como voluntaria en la asociación le ha ayudado a crecer “mucho” personalmente, tras años de labor profesional en la empresa privada. En la actualidad, por regla general, el teléfono está disponible de lunes a viernes de 9.00 a 13.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas, además de una noche al mes durante la que hace guardia un voluntario. “Mucha gente me dice que llaman a la noche y quieren hablar, pero no hay nadie. Y no sabemos qué hacer para conseguir más voluntarios. Ésa es la base. Mientras el de arriba me dé energías, yo ahí seguiré”, promete Cristóbal, que a sus 81 años suma casi media vida en la asociación, a la que se unió poco después de su fundación en Álava.

“Mucha gente te dice que hacemos una labor muy importante, pero que no se ven capaces. Ven una labor maravillosa, pero luego no se deciden”, asegura el presidente. En los últimos años también se han sumado temporalmente a la nómina de voluntarios del Teléfono de la Esperanza bastantes personas jóvenes u opositoras que necesitan créditos o puntos, pero que por desgracia dejan la asociación cuando cumplen el tiempo requerido. “Ya no tenemos personas jóvenes, pero es vital que llegue gente nueva para que esto siga”, remarca Fundazuri. “Hay que hacer todo lo posible para que el barco siga a flote”, añade por su parte Suárez, que además de atender al otro lado del teléfono tiene varias importantes misiones más por delante ahora que se ha incorporado al colectivo. “Voy a intentar llegar a esa juventud, organizar actividades, dar asesoramiento e información... Es importante mitigar el desconocimiento que hay de este recurso ahora mismo”, expone la trabajadora social.

Una de las actividades que la asociación tiene previsto desarrollar tras el periodo estival es una suerte de “café-te” ocasional con el que pretende, por un lado, darse a conocer un poco más en el barrio donde se asienta y, por otro, servir como punto de encuentro para las personas que viven en él, muchas de ellas mayores y también solas. Además, el colectivo pretende desarrollar nuevos talleres al margen de la que seguirá siendo su labor fundamental: Hablar y, sobre todo, escuchar.

al detalle

Labor histórica. A pesar de la crisis y la consiguiente reducción de ayudas públicas, que amenazaron su continuidad, el Teléfono de la Esperanza y la Amistad sigue ofreciendo desde hace casi cuatro décadas una voz amiga al otro lado a cualquier persona que sufra una situación de grave necesidad o tensión. Basta con teclear el 945147014.

Necesidades recurrentes. El teléfono atiende problemas de soledad, de depresión, de prevención del suicidio, crisis derivadas de conflictos familiares, marginación y exclusión social, alcoholismo...

El soporte. Tras cerrarse el grifo de las ayudas públicas, el colectivo ha recuperado esta legislatura subvenciones del Ayuntamiento y de la Diputación alavesa, a las que suma otra de la Fundación Vital. No obstante, su labor no sería posible sin sus cerca de 15 personas voluntarias y 100 socias, que aportan una cuota.

Nuevas actividades. Junto a su labor principal, la asociación tiene previsto desarrollar tras el periodo estival un “café-te” ocasional con el que pretende darse a conocer un poco más en el barrio donde se asienta y servir como punto de encuentro para las personas que viven en él, muchas de ellas mayores y solas.

el año

1979

El Teléfono de la Esperanza de Álava inició su actividad el 5 de abril de este ejercicio, hace ya casi 40 años.

la cifra

7.000

En sus momentos de mayor actividad, 24 horas al día, llegó a rondar este número de llamadas anuales.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus