Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Setién estaba en lo cierto

Por Txema Montero - Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Quien no haya conocido a don José María Setién llegará a quererlo y quienes lo hemos conocido, nos llenamos de recuerdos. Tenía el físico general de un alazán, la agudeza de un águila, la ternura de un cordero y la timidez de una paloma. Había algo en su presentación que aparentaba superioridad intelectual, cierto. Tan cierto, y lo digo sin ninguna reserva, como que ha sido uno de los intelectuales vascos más potentes de los últimos cien años de nuestra historia. Pero era tímido en igual medida. Su timidez se enrocaba en cierta frialdad de trato que desaparecía cuando el interlocutor pasaba el filtro de la solvencia personal.

Setién, lo rotundo de la sonoridad de su apellido se impone para los laicos sobre cualquier otro tratamiento, calibraba, pesaba y medía a quien tenía enfrente. Pensamiento en estado de emergencia, pedía a quien argumentaba con una frase a no olvidar: “Antes de concluir lo que dices, primero deberías probar que…” Y ahí el interlocutor, yo mismo sin ir más lejos, se encontraba sometido a examen de consistencia y de conciencia.

A partir de entonces nuestra relación pasó a ser más continua y creciente mi admiración por él. En cierta ocasión, hablando por teléfono, le encontré abatido. Esa es la palabra. Resultaba que un exministro le había llamado públicamente “piedra de escándalo” para la Iglesia por su “equidistancia” con las víctimas del terrorismo. Como laico me parecía un asunto de escasa importancia, ¡tan corriente era por la época que su nombre fuese enfangado! A simple peso toda su obra escrita y sus pastorales contradecían aquel latiguillo acusador, pero no, él insistía en lo brutal de la descalificación porque era insufrible para un pastor de la Iglesia ser calificado como piedra de escándalo para su grey.

Por su formación clásica, latín y griego, distinguía perfectamente entre la romana Pax -pacto o acuerdo- y la griega Eirene -paz sosiego interior-. Esta última era la que Setién buscaba para todos los vascos. Acertaba Setién.

Setién era progresista en lo relativo a los derechos de los trabajadores y los derechos de los pueblos. Otra cuestión era su concepto de la moral sexual. En este punto me recordaba a G. K. Chesterton, quien afirmaba que la próxima herejía será simplemente un ataque a la moralidad;y sobre todo a la moralidad sexual.

Cuando el Mal se ha convertido en una realidad determinante, cuando asistimos a la banalidad del sexo y a una de sus consecuencias más insufribles como es la cosificación de la mujer, no puedo olvidar el dedo índice de Setién apuntando a ese peligro existencial. Con salvedades, estoy dispuesto a reconocer que en esto también acertaba Setién.

La fe de monseñor Setién, otro acierto, habría sido rubricada por un agnóstico como Unamuno quien en la Oración del ateo lo dejó así escrito: “Sufro yo a tu costa;Dios no existente, pues si Tú existieras;Existiría yo también de veras”.

Ha muerto el buen pastor don José María Setién, aquel que dio su vida por las ovejas (Juan 10.11). Goian Bego.

Con todo mi afecto y reconocimiento.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus