Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
residencia de Oion

Libres de ataduras

Los mayores con problemas de dependencia de la residencia de Oion viven la experiencia de estar sin sujeciones y en un edificio adaptado

Un reportaje de Pablo José Pérez - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Residencia sin ataduras en Oion.

Residencia sin ataduras en Oion.

Galería Noticia

Residencia sin ataduras en Oion.Amaia López de Mendiguren, directora de la residencia de ancianos Nuestra Señora de las Viñas de Oion.

Todas las personas que integran el equipo de trabajo de la residencia Nuestra Señora de las Viñas, en Oion, con el apoyo de la Diputación Foral de Álava, se han volcado en convertir esta instalación en un centro que ha transformado la comodidad de mantener con cinturones o medios estáticos a los mayores a procedimientos seguros para los residentes, pero que les mantienen sin cinturones, sin ninguna clase de sujeción a la cama o a la silla.

Y es que este edificio es el primer centro residencial de la red pública en el Estado que ha recibido la acreditación de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma), certificando que ha logrado erradicar por completo las sujeciones físicas en la atención a las personas usuarias.

Nuestra Señora de las Viñas es un centro residencial gestionado por el Instituto Foral de Bienestar Social (IFBS), dependiente del Departamento de Servicios Sociales de la Diputación Foral de Álava, y dirigido a personas mayores dependientes con diferentes niveles de discapacidad física y/o psíquica, algunas de las cuales presentan deterioro cognitivo, enfermedad mental y demencias. Consta de 30 plazas de residencia y 4 de atención diurna, con una media de edad de las personas usuarias que supera los 84 años. Un total de 26 profesionales forman parte del equipo que las atiende.

Cuenta su directora, Amaia López de Mendiguren, que la filosofía de este proyecto parte de la atención y el cuidado de la persona, “a quien ponemos en el centro de los cuidados”. Para lograrlo llevan ya 14 años en formación con CEOMA (Confederación Española de Organizaciones de Mayores), que es la entidad que los ha acreditado como centro libre de sujeciones, una organización que cuenta con una notable historia de formación de profesionales en todas las residencias del área de personas mayores, y de todo tipo de profesionales. “Ellos han hecho la formación más específica al equipo de Oion y al de la residencia de Samaniego, durante los meses de enero, febrero y marzo de este año”, lo que ha obligado a realizar una serie de modificaciones en el edificio y procedimientos de trabajo para conseguir la acreditación.

Ser un centro libre de sujeciones significa que no se van a utilizar ninguna sujeción física en el cuidado a las personas mayores, ya que “creemos que eso atenta contra la dignidad de las personas mayores. Ellos no podrían tener opción a tocar su propio cuerpo y las evidencias científicas indican que no hay ningún beneficio de utilizar dichas sujeciones;en cambio hay muchas muestras científicas de todos los beneficios que nos aporta cuidar y atender a las personas usuarias sin sujeciones físicas”, explica la directora.

Para entender de que se trata, basta saber que las sujeciones físicas son todo aquello que pone a una persona y le impide tener acceso a partes de su cuerpo, como muñequeras, cintos abdominales, muñequeras en los pies de modo que un usuario pueda estar en la cama y no moverse absolutamente nada. Además estaban las sillas de ruedas que llevan cintos abdominales para que los usuarios no puedan moverse ni cambiarse de postura;cintos pélvicos… “son sujeciones físicas todo aquello que ponemos a un usuario delante de él, bien sea unas mesas de madera (que si el objetivo es terapia ocupacional no se considera sujeción, pero si lo que queremos es que una persona no se mueva si lo es) y otros dispositivos que solo se usan para inmovilizar. Eso es lo que hemos modificado y consideramos que el trato que reciben de nuestra parte ahora es mucho más digno”, detalla.


Beneficios Es digno, pero también tiene otros muchos beneficios para la salud física y mental de los mayores dependientes. Según explica López de Mendiguren, el estar sin las tradicionales sujeciones disminuyen el riesgo de úlceras por presión, lesiones por humedad, estreñimiento, anquilosis, rigidez… “Si no están atados, aprenden a caerse, porque potencias la movilidad: un usuario que está intentando levantarse y yo le ayudo va a ejercitar más las piernas y en un momento dado podrá hacerlo él solo;si está atado no podrá aprender nunca”, aclara. A esa mejora se suman los beneficios psicológicos relacionados con la experiencia que tienen ellos de vivir con una sujeción: “ira, ansiedad, agresividad, vejación humillación, depresión. A nivel social, lo mismo, lo que sienten ellos al estar atados. Nosotros mejoramos su calidad de vida y protegemos sus derechos fundamentales”.

Sin embargo, de vez en cuando aparece la excepción. “En principio no vamos a atar a nadie, pero eso no quiere decir que, en un momento, alguien que está sufriendo un ataque psicótico, precise una sujeción”, especifica.

Para llevar a cabo esta residencia sin sujeciones se han puesto en marcha alternativas a los métodos tradicionales para retener a las personas que hasta ahora tenían que sufrirlas: dispositivos de camas de cota 0, sin barras ni pieceros;alfombras de seguridad;sensores de movimiento;luces en los pasillos o una serie de reformas ambientales, porque antes tenían las escaleras al aire. “Nosotros atendemos personas con demencia, deterioro cognitivo, problemas espaciales… De lo que se trata es de asegurar una seguridad física pasiva. Esto quiere decir que ellos estén seguros y no tengan que hacer nada”, remarca.

Los cambios no han supuesto obras, sino el reacondicionamiento del edificio y la adquisición de material, como camas de cota 0, con escasa o nula distancia al suelo. “Tenemos que garantizar un circuito para las personas errantes, de manera que ellos estén seguros, con la puerta de acceso a la calle cerrada. A los usuarios con deterioro cognitivo y riesgo de fuga se les pone una pulsera de seguridad, de manera que en cuánto pasan por la entrada, nos pitan los teléfonos”, explica.

Con la certificación, la residencia de mayores de Oion entra en un nuevo modelo asistencial que mejora la dignidad de las personas que residen en él o de quienes utilizan el Centro de Día. “Todos recibimos la formación pero el espacio contribuye mucho a que podamos aplicarlo y, por supuesto, la actitud de los que trabajamos aquí es esencial. Nada se podía haber logrado sin la colaboración de todos los que formamos el equipo de trabajo”, resalta.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus