Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Javier Carro director-gerente de bomberos forales de álava

“Abrir todos los parques de bomberos las 24 horas era un déficit que había que cubrir. Álava no podía estar tan desangelada”

El máximo responsable de los Bomberos Forales de Álava firma “tener un verano como el del año pasado, con muchas salidas pero ningún incendio potente”.

David Ortega Jorge Muñoz - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:04h

En la fotografía principal, Javier Carro posa en el interior del nuevo parque central de los Bomberos Forales de Álava

En la fotografía principal, Javier Carro posa en el interior del nuevo parque central de los Bomberos Forales de Álava

Galería Noticia

En la fotografía principal, Javier Carro posa en el interior del nuevo parque central de los Bomberos Forales de Álava

IRUÑA OKA- ¿Tranquiliza empezar un verano con todos los parques de bomberos de Álava abiertos las 24 horas?

-Hay algo más de tranquilidad sí. Es como tener al hijo más crecido (ríe). Con los seis parques del territorio abiertos 24 horas, unidos al de Vitoria, ahora la población alavesa tiene siete parques de bomberos disponibles las 24 horas para cualquier problema que pueda surgir este verano.

Además, tenemos ya el parque central de Nanclares, cuya dotación de bomberos es el doble que en el resto para que haga funciones de apoyo a los otros parques. Estamos mucho mejor preparados, ya sea para llevar agua, por los incendios, o para sacarla, como en las inundaciones de hace unos días. También este verano empezamos a coger nosotros algunas competencias en el área forestal de forma paulatina -hasta ahora dependientes del Departamento de Agricultura- y hemos estado preparándonos.

Hace poco hicieron un simulacro en Rioja Alavesa en ese sentido.

-Hicimos una práctica de trabajo conjunto de las instituciones públicas que estamos implicadas, con dos aviones del Ministerio que tienen en La Rioja, en Agoncillo, con un radio de trabajo de 75 kilómetros, por lo que tenemos cubierta mucha parte del territorio con esos aviones, que el Ministerio los pone disposición tres meses, de julio a septiembre.

¿Confían en tener un verano parecido al de 2017, con muy pocas hectáreas quemadas?

-El verano pasado fue bastante tranquilo porque hubo varios conatos de incendio pero las hectáreas que se quemaron fueron muy pocas con respecto a otros años. Este año firmaríamos que fuera similar al de 2017, tener muchas salidas pero con conatos muy pequeños y que se quemen pocas hectáreas, sin ningún incendio potente. Ahí tenemos la ventaja de estar conveniados con Navarra, La Rioja, con Miranda de Ebro, Gipuzkoa, Bizkaia, también para Trebiño... Al final te cubres las espaldas unos a otros, porque la inmediatez es importante en estos casos.

¿Seguimos teniendo la imagen del bombero sólo como apagafuegos o está ya extendida la realidad de su labor, que va mucho más allá?

-Siempre se asocia al bombero con el fuego, es cierto, pero cada vez más los fuegos se van reduciendo y van apareciendo de forma importante otra serie de servicios. Por ejemplo, la gente cada vez hace más deporte y han crecido los avisos por accidentes de ciclistas en la montaña, o de los propios montañeros. Cada vez toca realizar más actuaciones en el monte, y en situaciones que muchas veces son bastante problemáticas, como ciclistas que tienen un accidente con la bici de montaña y se clavan el manillar, se rompen una costilla...

¿También acuden más a accidentes de tráfico?

-Sí, cada vez tenemos más vehículos circulando por las carreteras y más accidentes a los que acudir, porque si las personas han quedado encarceladas en el coche la responsabilidad de los bomberos es estar ahí. Además, con los coches cada vez son más potentes y hay accidentes graves, porque como choques de frente con un coche potente tienes poco margen para salir.

¿Se ha reducido la presencia de la avispa asiática en el territorio?

-Como esta avispa entró por el norte de Francia, tanto Bizkaia como Gipuzkoa llevan más años con ella. En Álava le ha costado entrar, pero tenemos zonas como Ayala donde ya están saturados porque están continuamente atendiendo casos. Es una especie a la que al final nos tendremos que acostumbrar. Aquí en Álava se ha hecho la segunda recogida de reinas, que ha hecho Medio Ambiente tanto con sus técnicos como con las asociaciones de apicultores, y dentro de poco tendremos datos de capturas. Esperemos tener menos actuaciones.

Lo que cada vez también hay más son abejas, este año hay más enjambres de abejas en Álava.

¿Alguna actuación que le haya dejado marcado desde que pusieron en marcha el nuevo organismo de Bomberos de Álava?

-Hay de todo, porque en toda situación de emergencias que te encuentres va a aparecer un bombero. Hace poco tuvimos que acudir a una residencia de ancianos en Bernedo porque se había estropeado el ascensor y no tenían solución alternativa. Al final tuvieron que subirles haciendo de ascensoristas.

(...)

-También hemos tenido actuaciones complicadas en algún accidente de tráfico, que es donde te das cuentas de que igual hay que pulir el sistema un poco más, porque una vez nos dejamos guiar por un conductor que había sufrido un accidente y nos decía que estaba bien y que el copiloto estaba también bien, que no hacía falta que fuera una ambulancia, pero al llegar los bomberos al lugar del accidente resultó que el copiloto no estaba tan bien. Salvó la vida por los pelos, se lo tuvo que llevar el helicóptero. Al final cuando tienes un accidente que no parece muy grave igual te ves bien fruto de la adrenalina que generas, pero las consecuencias pueden aparecer después. Por eso los bomberos una vez que salen les obligamos a acudir al lugar del accidente sí o sí, no sólo si el conductor está atrapado.

¿Y en cuanto a incendios?

-En Nanclares acudimos a rescatar a una mujer a la que se le estaba quemando la casa. Había tomado pastillas para dormir. Los bomberos entraron, la sacaron y la mujer no se despertó hasta que estaba ya fuera, no fue consiente de nada. Libramos por minutos. En Valdegovía también libramos de milagro con un matrimonio de personas mayores a las que se les quemaba la casa de madrugada pero no se dieron cuenta hasta que su perro se subió a la cama y les ladró para que se despertaran. La casa se acabó viniendo abajo. De ahí también nuestra preocupación por las zonas rurales, con una población cada vez más envejecida.

Precisamente hace unos meses pusieron en marcha un programa piloto en los pueblos con un sistema que detecta el fuego en una vivienda y envía un aviso directo a los bomberos para que acudan. ¿Cómo ha funcionado?

-Lo quisimos poner en marcha sobre todo por lo que hablábamos del problema de despoblamiento en las zonas rurales y el envejecimiento de la población, pero la verdad es que nos ha salido rana. La idea era muy buena porque el sistema se comunicaba por ondas de radio con nosotros para informarnos de si había humo en la casa, algo que para nosotros es un avance increíble al ser Álava un territorio con zonas rurales muy alejadas y desprotegidas, con mucha gente mayor. Pero cuando lo pusimos en marcha, en el pueblo de Jokano, con varias casas de piedra como las que hay en todos los pueblos de Álava, algunas con muros gruesos, y comprobamos que la cobertura del sistema y su alcance no era lo que esperábamos. Nos desilusionamos bastante, así que ahora estamos a la busca y captura de otro sistema que nos permita tener lo que queremos y facilitar la vida a las personas mayores. Mientras tanto promoveremos la instalación de un sistema más común de prevención de humos, y hay ayuntamientos que ya nos han solicitado información y asesoramiento.

¿Qué objetivos se marcan dentro del organismo de Bomberos Forales de Álava, ahora que ya tienen los parques abiertos 24 horas y las OPE están en marcha o finalizadas?

-En realidad seguimos con el coche a toda velocidad. Hemos avanzado mucho pero tenemos cosas pendientes, como la OPE de dieciocho bomberos, que acaba el próximo día 13 y que es para cubrir las plazas de los dos parques últimos parques que hemos puesto en funcionamiento las 24 horas, Agurain y Campezo, el pasado día 1. Ya hicimos la primera OPE el año pasado, con 94 plazas, que los tenemos en prácticas hasta octubre, y en cuanto finalicen la prácticas vamos a sacara una OPE interna de 33 puestos de mandos, para que nos liberen así plazas de bombero y poder llevar a cabo otra OPE para esos puestos. Llevamos ya año y pico trabajando y aún seguimos teniendo a todo el mundo bajo presión.

¿Están satisfechos con el resultado del proceso de creación del nuevo organismo?

-No cabe duda de que a los alaveses esto les ha generado y les va a generar un gasto de dinero continuo en el tiempo, por lo que siempre hay que dimensionar este tipo de gastos, como son abrir 24 horas todos los parques, las OPE para formar una plantillla... No puedes tener un parque de bomberos en todos los pueblos, pero tampoco podías tener Álava un poco... desangelada, como estaba hasta ahora en esta cuestión. Disponer de un servicio como éste era un déficit que tenía el territorio y que era necesario cubrir, dando así más cobertura a la población rural.

¿Cuántos efectivos tiene ahora el cuerpo de Bomberos Forales?

-Desde el jefe de bomberos hasta el último efectivo, más los dos oficiales de mantenimiento para las reparaciones, son 184 personas. No las tenemos a todas físicamente porque estamos creando tres puestos de subinspector e inspector, pero los otros 180 restantes están. Si le sumas el personal de prevención, dos arquitectos y el personal laboral suman en total 194 personas. Realmente somos ya un cuerpo potente. De cómo empezamos en diciembre de 2016, con justo el cuerpo de Llodio y los parques abiertos doce horas, a ahora, ha habido un cambio muy importante.

No han tenido suerte con uno de sus objetivos, conseguir más mujeres bombero en la última OPE.

-Creemos que nuestra filosofía es correcta, pero como en todos los aspectos de la vida, tenemos que ir sembrando poco a poco para que las mujeres se crean de verdad que en Álava pueden ser bomberos, como sucede en el norte de Europa. En las pruebas físicas de la primera OPE hubo un cuello de botella en lagunas pruebas físicas, en las que establecimos unos mínimos que toda persona debía alcanzar. Limaremos un poco más los tiempos porque vimos que muchas no llegaron por unas décimas de segundo, y otras no comentaron que no habían entrenado algún ejercicio específico, como el de saltar una puerta, que tiene mucho de técnica.

“En 2019 veremos si necesitamos otro parque”

La posibilidad de construir un séptimo parque de bomberos en Gorbeialdea está sobre la mesa.

¿Está sobre la mesa la posibilidad de construir un séptimo parque de bomberos en la cuadrilla de Gorbeialdea?

-Cuando se crea la norma foral de bomberos las Juntas Generales establecen una serie de hitos a alcanzar, y para 2019 el objetivo marcado era analizar si, una vez estuvieran abiertos las 24 horas todos los parques que tenemos, estudiar la posibilidad de construir ese nuevo parque para atender la zona Gorbeialdea, que de ser necesario podría construirse en la entrada de la autopista de Altube. Por el momento vamos a ver cómo funcionamos dejando la zona norte al parque de bomberos de Vitoria, porque al estar situados cerca de Abetxuko su salida natural es ir por la N-622, o la carretera a Legutio, pudiendo salir rápidamente y llegar en unos tiempos de unos 20 minutos a Murgia, Legutio... En principio hacerlo en Legutio o Aramaio está descartado, porque ya tememos el de Vitoria, y a Aramaiona por ejemplo llegamos desde el parque de Gipuzkoa en un momento, además de que ahora se trasladan y el que nos da cobertura estará ubicado más cerca de Mondragón. Otra cosa son las poblaciones de Gorbeialdea más alejadas. En 2019 analizaremos si es necesario construirlo o no para llegar mejor a los pueblos más allá de Murgia, como Izarra. Lo iremos viendo. Luego una cosa son las poblaciones y otra los accidentes en carretera.

¿En qué sentido?

-Para las poblaciones es más sencillo determinar desde qué parque se acude, pero en las carreteras por las que sólo puedes entrar por determinados lugares, dependiendo de la dirección, y acudir así de un parque u otro.

¿Hay alguna carretera que les dé un trabajo especial?

-Tenemos una zona, el Valle de Kuartango, con unas rectas en las que tenemos bastantes accidentes. No sé si es que la gente se relaja una vez que ha pasado el túnel de Techa, pero en las rectas que hay para llegar a Altube la gente se nos sale de la carretera tanto en un sentido como en el otro. Por tanto, esta carretera de Álava nos da un trabajo especial. - D.O.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus