Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Echar el cierre no está en sus planes

El sector del pequeño comercio de Gasteiz dedicado a la cultura sobrevive, a sus ojos, a duras penas y sin apoyos institucionales, entre unos gigantes digitales que siguen arrasando e inflando su récord de ventas año tras año

Un reportaje de Vanessa Klie. Fotografía Jorge Muñoz, Josu Chavarri y Alex Larretxi - Domingo, 1 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Un hombre consulta un libro en una librería

Un hombre consulta un libro en una librería (Ruben Plaza)

Galería Noticia

Un hombre consulta un libro en una librería

Escribir sobre cultura puede ser una tarea complicada si se tiene en cuenta su irrefrenable desaparición. Lenta, pero constante. Las calles de Vitoria así lo demuestran. Los pequeños minoristas echan el cierre año tras año. Prueba de ello son los 40 establecimientos que se perdieron en el primer semestre de 2017 en la capital alavesa, según datos del Observatorio de Comercio Minorista. Se trata de un indicio más de que, para los vendedores locales, convivir con grandes almacenes y marketplace (plataformas con vocación de alcance masivo vía Internet) no es una buena opción. Pero es el campo de batalla y hay que sobrevivir. Un breve paseo por el centro de Gasteiz basta para encontrar lugares interesantes. Algunos de ellos, como Discoláser, Paso D Baile y Re-Read, son auténticos supervivientes culturales en una era en la que lo digital gana terreno a pasos agigantados.

Con semejante competencia, ¿qué puede ser tan fuerte como para impulsar a pequeños empresarios a seguir adelante? En un local de la calle Correría, repleto de tul y alfombras de pelo, Raquel Recio, encargada de Paso D Baile, tiene la respuesta a esa pregunta. Para ella, la pasión es la cerilla que prende la mecha a su rutina. “Me apasiona mi trabajo” -confiesa-. “Para mí es una forma de vida”. Pero la profesora de ballet no es la única en encontrar su motivación en el entusiasmo. Justo Jiménez, dueño de Discoláser, una tienda situada en la calle Gorbea dedicada a la venta de discos y vinilos, admite que la pasión también fue el motor que le impulsó a crear su negocio 32 años atrás. “Mis clientes han crecido conmigo”, reconoce. Jesús Silvestre, co-fundador de Re-Read, comercio dedicado a la venta de libros de segunda mano en Gasteiz, comparte dicha ilusión.

Sin embargo, la pasión puede no ser suficiente para sacar un negocio adelante. Recio, con rabia e indignación en sus ojos, comenta lo difícil que se le hace continuar. “En muchas ocasiones me he planteado cerrar” -reconoce- “Las cosas están muy mal, no es rentable. Esto tampoco puede ser un pasatiempo. Hay que comer y pagar facturas”. Justo entonces, corrige sus palabras, pues, según ella, sería como quitar una parte de sí misma.

A pesar de lo romántico que pudiera parecer, el terror de los minoristas salta a la vista. Jiménez conoce bien ese sentimiento, sobretodo el temor a las grandes plataformas digitales. “Sería vivir en los mundos de yupi si no tuviera miedo”. Silvestre, quien lleva poco menos de un año con su negocio, tiene claro que su objetivo no puede ser competir contra los gigantes en el sector. “No podemos llegar a gente de todo el mundo como hacen ellos, sería como arrancar migajas de un trabajo que ya dominan”.

Además de las grandes superficies, se encuentra el peligro del consumo digital. “Tengo miedo de Internet, no puedo competir contra él”, afirma Recio. No le faltan motivos. La venta online y la proliferación de grandes superficies son las principales amenazas del pequeño comercio. A ello se le suma la falta de relevo generacional y la propia conciencia de los consumidores. “Es todo muy frío, la gente sólo quiere lo inmediato”, declara Jiménez tras el mostrador. La rapidez, ahorrar tiempo y simplificar la experiencia de compra son las pautas en alza. Es por ello que el futuro de la distribución tradicional no está del todo claro.

Por si fuera poco, aún son más los obstáculos por parte de las instituciones. “Hay que implicarse más”, reclama Jiménez a la vez que sacude unos cuantos folletos de la iniciativa Hemengo Shopping: “No hacer este tipo de panfletos, sino en apoyar directamente al consumo, como con el Bono Cultura”. Silvestre también es testigo de la falta de orientación, formación y apoyo que sufren los pequeños empresarios. “Hemos tenido que hacerlo todo nosotros, no hemos visto un fomento del pequeño negocio traducido a políticas reales”. En cuanto a impuestos, Recio recuerda con amargura los casi 2.000 euros que tuvo que gastar para trasladar su negocio a la acera de enfrente. “Sabemos que los proyectos que quieren hacer no se materializarán”, aclara.

Sin lugar a dudas, se trata de una situación crítica para el pequeño comercio, que afronta tiempos de cambios. Para algunas personas la solución está en unificar el sistema tradicional de ventas con el digital. Para otras, se trata de poner en marcha proyectos de apoyo como Piensa en plural, compra en singular (campaña que dio visibilidad y prestigio al comercio minorista), o de concienciar a los consumidores.

Lo que sí está claro es que los ciudadanos alaveses tienen el futuro de muchas tiendas en sus manos. Un clic puede provocar un cloc en la bajada de la persiana de otra tienda más. Para frenar la sangría de cierres que azota a la capital alavesa, reflexionar en los beneficios de comprar en las tiendas a pie de calle respecto a hacerlo en las plataformas digitales puede ser una opción. Jiménez lo tiene muy claro al mencionar el “placer de hablar con el tendero, escuchar un disco en tiempo real, tocarlo”, una experiencia que sólo posible acudiendo a locales de a pie.

Sin duda, los pequeños comercios culturales sobreviven como pueden ante grandes competidores que, día tras día, siguen batiendo récords en ventas. La ilusión, el aguante y la constancia son cualidades que los comerciantes de Gasteiz comparten. Sofía Abaitua, profesora de danza que acompaña a Recio, agrega: “Vitoria está muerta”. Sólo el pequeño comercio aporta personalidad a una ciudad que, cada año, sufre la desaparición de decenas de negocios. Una urbe que, como tantas otras, está pecando de dejar a la cultura en un segundo plano.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus