Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Igu Allnighter The Allnighters

“Haz música por gusto, placer y pasión como lo hacemos la mayoría de los que estamos en una banda”

Será este viernes a partir de las 19.15 horas cuando los gasteiztarras The Allnighters llenen de soul y rhythm and blues el recinto de Mendizabala

Una entrevista de Carlos González - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:04h

The Allnighters.

The Allnighters. (Fotografía Jorge Muñoz)

Galería Noticia

The Allnighters.

Vitoria- De 1988 a 1998 no hubo escenario que se les resistiera. Desde la capital alavesa, The Allnighters derrocharon sonidos hasta que decidieron abrir un paréntesis en su actividad que en la pasada década el Azkena Rock Festival intentó romper. Pero no era el momento. De hecho, no fue hasta 2012 cuando Igu Allnighter (también Dj y programador) y los suyos decidieron retomar el camino. Iba a ser, eso sí, para unos pocos conciertos. Claro que el público no les ha dejado que se vuelvan a escapar, a lo que ellos están respondiendo no sólo con sus directos sino también con la edición en 2016 de un nuevo disco, Everything is changing. En ese camino, esta vez sí, Iñigo Ortiz de Zárate, Ernesto García, Zigor Akixo, Ruper Díez e Igu (Iñaki García Uriarte) se encuentran este año con el ARF.

En realidad, el Azkena iba a ser el culpable hace unos años de su reunificación, aunque aquello no terminó de cuajar, ¿verdad?

-Aquella proposición se produjo de una manera indirecta, a través del actor, y además amigo, Iñigo Salinero Txaflas. Él estaba relacionado con la sala Azkena de entonces y nos comentó: oye, que me han preguntado si no habría alguna posibilidad de volveros a juntar para actuar... Pero nos pilló en un momento en el que, por planes personales y laborales, sabíamos que no era el instante adecuado. Lo estuvimos hablando, por supuesto, pero no lo terminamos de ver. Después de unos cuantos años, otro par de festivales (el Mojo Workin de Donostia y el Funtastic Dracula Carnival de Benidorm) nos hicieron la misma propuesta y resulta que nos pillaron en otra época vital distinta. Nos juntamos a ensayar para ver qué pasaba, si se daban las condiciones reales para juntarnos 15 años después. Vimos que la magia seguía ahí (risas) y venga.

Claro que la idea era dar unos pocos conciertos y punto.

-Además de verdad. No pensábamos que iba a darse tanta demanda. Pero de repente, cuando volvimos, nos empezaron a llamar de aquí y de allá. Así, hasta ahora.

Entre medio, además, ha salido un nuevo disco.

-Es que cuando ya llevábamos unos cuantos conciertos, nos empezamos a encontrar con que íbamos por segunda o tercera vez a determinados sitios y que queríamos cambiar el repertorio un poco. Vimos que si nos apetecía seguir adelante con fundamento y con la idea de darle coherencia al proyecto, era necesario grabar algo. Así que Iñigo, que ya tenía algunas cosas compuestas, se puso como loco a ello. Seleccionamos lo que vimos mejor, entramos en el estudio y la verdad es que el disco tuvo muy buena acogida entre la crítica. Otra cosa son las ventas, porque en estos tiempos que corren, ya se sabe. Hombre, hemos ido haciendo ventas poco a poco, eso no ha parado, y estamos contentos pero es evidente que la situación es otra.

¿Habrá un quinto disco?

-No te digo que no, pero tampoco tenemos ahora mismo ni canciones suficientes ni fechas para grabar. Sí es cierto que nos estamos planteando, porque algunos temas hay, sacar, como hacen algunas otras bandas, un single de vez en cuando. Los tiempos han cambiado mucho. Antes las cosas funcionaban con álbumes y parece que estamos volviendo un poco como a los 60 para basarnos en los singles. Al final, la gente está lanzando eso, junto con el vídeo correspondiente, en YouTube. Y va generando lanzamientos y respuestas y repercusión. Pero no sé, todavía no hemos tomado ninguna decisión, aunque la idea de volver al estudio está ahí.

De todas formas, ahora toca volver a subirse al escenario, después de su último concierto en marzo.

-Es que ahora llevamos la dinámica de hacer los bolos que nos interesan. Claro que nos llaman para hacer más pero, al final, aquí hay componentes que tienen otras ocupaciones, hay quien vive también fuera de Vitoria... y, hombre, si te dicen para tocar en un bar por 200 euros, pues como que no. No es una cuestión de dinero, que también, sino por logística, repercusión... Así que decides hacer pocos conciertos pero buenos y en unas condiciones. Por ejemplo, en Semana Santa estuvimos tocando en Bilbao con The Excitements en el Basque Fest Rock City y el Antzoki estaba lleno. Ahora nos llega el Azkena Rock Festival. En verano, volveremos a Bilbao, a tocar en la Txosna Algara junto a The Cherry Boppers, que presentarán nuevo disco. Si nos salieran más bolos en las condiciones que nos interesan, los haríamos. Pero, por lo demás, no tenemos prisas. Preferimos ir poco a poco.

Por cierto, ¿cómo va a ser el concierto del Azkena?

-Van Morrison actúa justo después, con lo cual, siendo el cabeza de cartel del viernes, habrá seguro muchísima gente que ya esté en Mendizabala para cuando salgamos. Así que, muchos de ellos, aunque no vengan a vernos a nosotros, nos van a oír. Es una oportunidad también para que mucha gente que no nos conoce, nos vea mientras espera a Van Morrison. Además, salvando las distancias y con todo el respeto del mundo, nosotros podemos tener una onda similar en cuanto a esa parte de R&B que él también trabaja. Quiero decir, que igual a algunos fans de Van Morrison, que es uno de los grandes, puede interesarles más la propuesta de Allnighters que la de una banda de hardcore o punk. En ese sentido, creemos que nos puede favorecer tocar tan pegados a él. A partir de ahí, el bolo lo hemos planteado de manera un poco diferente a nuestros conciertos. En las actuaciones siempre nos gusta charlar con el público, tomar una cervecita entre una canción y otra, y esas cosas. Pero en este caso, queremos concentrar el mayor número de temas posibles en la hora de actuación. Para el repertorio hemos escogido composiciones más enérgicas, aunque también vamos a meter un blues y una balada más soulera.

El ARF casi siempre ha tenido un hueco, más o menos pequeño, para este tipo de propuestas.

-Sí, sí. De hecho, yo he visto en el Azkena propuestas bastante interesantes. Me acuerdo el año en el que, prácticamente, se descubrió a Eli Paperboy Reed. Hizo un bolazo. Bueno, y ha habido otras propuestas por el estilo en estos años. No es un festival cerrado, sino que se entiende el rock and roll desde una mirada más amplia y lo mismo te pueden meter una banda de metal que otra de power pop.

¿Pero a una banda que no responde por completo al espíritu de un festival, le preocupa cómo puede reaccionar el público o estamos en 2018 y se impone una mayor amplitud de miras que en otros tiempos no tan lejanos?

-Sí, sí, hoy la gente, en general, tiene más amplitud de miras en este sentido. El fan del rock and roll, en general, ahora mismo tiene menos prejuicios de los que podía tener hace unos años. El soul y el R&B pueden estar dentro de sus intereses, aunque pueda consumir más stoner, rock sureño o rockabilly. Creo que el soul y el R&B son músicas más aceptadas dentro de la escena rockera que antes. Hombre, tampoco le puedes gustar a todo el mundo, eso está claro. Pero creo que en el Azkena encajamos bien, máxime el día de Van Morrison, como decía antes. Aunque el ARF tiene un público fiel y fijo que va siempre, los cabezas de cartel también marcan. Por ejemplo, el año de The Who era evidente que había un tipo de público que no estaría con, no sé, Joan Jett.

En los últimos años se ha hablado mucho del impulso de la llamada música negra en el Estado. ¿La ola está ya bajando o se mantiene?

-Es verdad que hace unos años hubo un revival bastante fuerte y salieron muchas bandas. Después, han ido apareciendo más grupos con algo menos de repercusión mediática. Es verdad que la escena está sana y hay bastantes cosas interesantes. Además, se mantienen festivales y, de hecho, aparecen nuevos. El año pasado se puso en marcha otro más en Leganés, por ejemplo. Lo que pasa es que igual la repercusión mediática que pudieron tener en su momento Aurora &The Betrayers o los discos nuevos de The Limboos, ahora no se da. En lo que se refiere al público, esto sigue funcionando bastante bien dentro de la situación actual porque es verdad que hay una saturación tremenda en la oferta de conciertos y eso repercute en la asistencia.

Si, por ejemplo, tras el concierto del ARF se le acerca alguna persona joven pidiéndole un consejo para dedicarse a esto de la música...

-No me lo tengo que imaginar, tengo un hijo de 21 años que toca la batería en dos grupos (risas). Lo que le digo es que estudie otra cosa. Además de seguir con la música, tienes que buscarte otro medio de vida. Vivir de la música en este país es casi imposible. Otra cosa es que estudies una carrera musical, hagas las oposiciones correspondientes y acabes en una orquesta. Vale, ahí vas a vivir de la música. Pero si estamos hablando de rock and roll y de la escena underground, olvídalo. Mira que conozco gente y llevo años en esto, y ahora mismo te puedo hablar de muy pocas personas que en este país puedan vivir de hacer rock and roll y alrededores. No sé, te puedo decir cuatro o cinco nombres, incluyendo a los M Clan que son amigos, a Sex Museum, también porque se multiplican en varios proyectos, The Limboos... pero porque son gente que se matan a trabajar. ¿Cuánto tiempo puedes aguantar eso? La música te da muchas satisfacciones y yo, si pudiera volver en el tiempo, repetiría todo lo que hecho. Pero al que quiera empezar en esto le diría muy claro que si su intención es vivir de la música, mejor que se olvide. Hazlo por gusto, placer y pasión como lo hacemos la mayor parte de los que estamos metidos en una banda.

las claves

“Al volver a juntarnos no pensábamos que iba a darse tanta demanda. Pero de repente nos empezaron a llamar de aquí y de allá”

“Para el Azkena hemos escogido composiciones más enérgicas, aunque también vamos a meter un blues y una balada más soulera”

“El fan del rock and roll ahora tiene menos prejuicios de los que podía tener hace unos años. El soul y el R&B pueden estar dentro de sus intereses”

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus